jueves, 15 de junio de 2017

Tres minutos de color. Pere Cervantes.

Aprovechando la prórroga de la #YincanaCriminal2017, y como reto personal, ya que me he propuesto reseñar al menos todas las novelas que he leído para esta iniciativa, aunque quizá no consiga completarla, vengo ahora con una de las novelas que hemos comentado largamente en twitter, pero de la que yo no había publicado aún la reseña. Ha sido todo un placer conocer esta historia y acercarme por primera vez a su autor. 

Sin más, vamos con los datos del libro:

Título: Tres minutos de color
Autor: Pere Cervantes
Editorial: Alrevés, S. L.
Formato: Rústica con solapas
Primera edición: febrero de 2017
ISBN: 978-84-16328-90-1
352 páginas
PVP: 20€


Sinopsis de la editorial:

En Tres minutos de color la estéril lucha contra el tiempo y la muerte cobra un significado muy distinto.
Coque Brox, el protagonista de a historia, es un inspector de mediana edad, separado, parco en palabras, amante de todo aquello que conserve su esencia y acromatópsico, o lo que es lo mismo, percibe la vida en blanco y negr. Herido de por vida tras sufrir una pérdida irreparable, solo le alienta la lucha por recuperar el cariño de su hija adolescente. En una Barcelona en caída libre, cuyos locales de diseño no logran acallar la apremiante nostalgia de sus habitantes, investigará la violenta desaparición de Palma, amigo y compañero de profesión. Durante el tiempo que duren las pesquisas se las verá y deseará para mantener engañado a un suspicaz comisario que no lo quiere en la investigación, sufrirá los persistentes intentos de suicidio de su exmujer, y conocerá muy de cerca qué es una ECM (experiencia cercana a la muerte). Lejos de las clásicas novelas de procedimiento policial, el inspector Coque Brox se verá obligado a visitar un terreno verdaderamente desconocido para él y para el resto de los mortales. Lo que un descreído como él nunca imaginaría es que hay lugares sobrenaturales que albergan la verdad, aunque el camino que conduce a ellos todavía siga siendo un misterio. Y como dijo Jorge Luis Borges: "Lo sobrenatural, si ocurre dos veces, deja de ser aterrador".
Tres minutos de color explora una cuestión para todos inevitable: ¿qué hay después de la muerte? No es una novela escrita solo para que te guste, sí lo es para que te estremezca, te haga dudar y reflexiones.
La densidad psicológica de los distintos personajes que la integran servirán de contrapunto a una trama policial hasta la fecha inédita.

Sobre el autor

Pere Cervantes nació en Barcelona y se crió a caballo del Poble-sec y el barrio marinero de la Barceloneta. Tras veinticinco años pateando las calles de este país con una placa en su bolsillo y un arma de fuego en su cintura (prefiere no imitar al inspector Méndez, de González Ledesma), afirma disponer de una mirada en modo grabación que le sirve de primera mano para crear sus novelas.
En su paso por los Balcanes como miembro de las Naciones Unidas, aprendió que la hostilidad, al margen de etnias y religiones, suele atemperarse con la lectura.
Tres minutos de color es su tercera novela policíaca después de haber publicado las veneradas No nos dejan ser niños  y La mirada de Chapman, ambas editadas con Ediciones B.
Desde el año 2016 es colaborador habitual en la Cadena SER (SER Cat), en "3-14-16: La nit que no s'acaba", y coguionista del largometraje La soledad de las ballenas, del director de cine Rodolfo Carnevale, en la actualidad en fase de preproducción en Argentina.

Impresiones sobre el libro

He tardado mucho en ponerme a hacer la reseña de "Tres minutos de color" de Pere Cervantes, y se me ha echado el tiempo encima. Hoy mismo termina la #YincanaCriminal2017, esa experiencia tan gratificante que hemos llevado a cabo algunos "locos" blogueros, así que si quiero reseñar los dos títulos que me faltan para completarla debo hacer una reseña rápida del libro, así que he decidido comentar cuáles han sido mis impresiones al acercarme a su lectura, e intentar contar el motivo de que me haya gustado tanto.

Pere Cervantes es un autor que escribe muy bien, sabe contar historias, y en este caso ha creado un personaje de lo más entrañable, el inspector Coque Brox, que como buen protagonista de historias policíacas de intriga arrastra consigo un pasado duro. Separado de su mujer desde hace varios años, pasó por el trance de la pérdida de un hijo pequeño, hecho que aún no ha podido superar su ex mujer, lo que da lugar a que Coque haya asistido a varios intentos de suicidio por su parte. El inspector preferirá mantener las distancias con la parte más negativa de la que fue su mujer, pero ambos tienen una hija adolescente en común y Coque tratará de acercarse más a ella. También tendremos la suerte de conocer al padre del inspector, El Aspas, músico jubilado y experto en informática que ayudará al inspector en su investigación. No solo Coque será un personaje peculiar al que cogeremos cariño, tampoco se quedan atrás el conjunto de personas de su entorno, entre familiares y amigos. Además de los problemas familiares que Coque arrastra consigo, tendrá que hacer frente a graves problemas de salud. Diagnosticado de acromatopsia, ve el mundo en blanco y negro. aunque sus jefes no tienen idea de qué problema arrastra, y en ocasiones le será complicado disimular su estado, aunque para ello cuente con la ayuda de Jalil, intérprete de árabe de la Jefatura, que en ocasiones le sirve de chófer. Coque arrastra su problema desde hace medio año, el mismo día que desapareció su amigo y compañero Palma, cuya desaparición va a ser investigada por Coque al margen de sus superiores; ese mismo día Coque sufrió un traumatismo craneoencefálico que convertirá el daltonismo que padecía en acromatopsia.

El autor ha sabido crear un personaje entrañable en la figura de Coque Brox, un hombre que lucha con las dificultades que se le plantean a lo largo de su vida, y que se empeña en investigar la desaparición de su amigo Palma, compañero de profesión, aun yendo en contra de las órdenes recibidas de sus superiores, que lo mantienen alejado del caso. Su jefe, Paco Palomares, ordena la investigación de la desaparición a Valcárcel, pero el inspector tratará por todos los medios de realizar su propia investigación, porque ante todo no está dispuesto a dejar a su amigo en la estacada. La investigación de esa desaparición sacará a la luz delitos de prostitución y corrupción en los que se verán involucrados personajes de cierta importancia de la sociedad barcelonesa, porque si hay algo que destaca en la trama es la importancia de la ciudad de Barcelona como escenario de los hechos que han salido de la imaginación de Pere Cervantes. La acción se desarrolla entre el viernes 6 de agosto y el miércoles 13 de octubre del año 2004 en Barcelona, quince meses antes de que los Mossos d'Esquadra tomaran el relevo y desaparecieran muchos de los despachos de la Jefatura de Policía, y por ende el grupo de Desaparecidos donde trabajaba Coque.

La novela está dividida en tres partes, que se desarrollan en un total de cincuenta y cuatro capítulos, y cada una de estas partes está narrada de tal forma que parece que asistamos a tramas independientes que bien podrían dar lugar a una película. Además de los temas típicos de investigación criminal, con pesquisas en los bajos fondos de la ciudad buscando desentrañar el misterio de la desaparición de Palma, se habla de corrupción, prostitución, drogas, e incluso de abuso de menores, y como responsables de estos hechos, personajes muy bien relacionados en la burguesía y política barcelonesa. La aparición en escena de un forense amigo de Coque, Oliver Edo, con el que comparte piso y una afición inmensurable por un juego virtual creado por el propio Oliver, World of Warcraft, y de una cirujana cardiovascular, Nadia Blasi, amiga de ambos, introduce en la historia un apartado interesante, las experiencias cercanas a la muerte (ECM), y si leéis el libro entenderéis con mayor claridad el sentido del título y aplaudiréis la elección del mismo. Reconozco que cuando leí el título y vi la portada, no tenía claro de qué iba a ir la historia, pero siguiendo el buen criterio de las organizadoras de la #yincana, luché por conseguir el libro y debo decir que lo he disfrutado. Quizá la sinopsis cuenta demasiado de qué va la historia, pero lo mejor es ir leyéndolo poco a poco (algo difícil porque el libro se devora), disfrutando cada una de las partes, que debo decir que dejan huella en el lector, porque acaban de forma explosiva, y en ocasiones no quieres seguir leyendo, no porque la historia no lo merezca, sino porque los personajes principales pasan por hechos traumáticos que dejan en vilo al lector. Algo muy importante pasa en la historia, que ayudará a descubrir la realidad de la desaparición de Palma, pero esas páginas que transcurren entre un lunes de verano un jueves de invierno resultan apreciables en la trama y dan un punto sobrenatural que se agradece, porque aporta matices diferentes a lo que suele leerse en novelas policiales.

"Tres minutos de color" es una novela policíaca, pero también es una novela de sentimientos, los personajes principales tienen un alto grado de amistad entre ellos, y el compañerismo que entre ellos se establece les lleva a sufrir en sus carnes muchas dificultades. La desaparición de Palma tendrá que ver con unos hechos por él investigados que tienen bastante relación con su amigo Coque, y la amistad que Coque profesa hacia Palma le llevará a complicar su vida para tratar de resolver la desaparición de su amigo. Amistad, compromiso, amor, necesidad de dejar todos los temas zanjados, intentos de un padre por recuperar la atención de su hija, relaciones entre padres e hijos, historias de amor que duran más allá de la vida... todos estos temas son tratados en el libro de forma magistral, y todo ello aderezado con historias de ecm que aportan el guiño sobrenatural a la trama y que diferencia a esta novela de las que solemos leer los que gustamos de leer novela negra; además de todo eso, estamos ante un libro muy cinematográfico, y eso se agradece de verdad.

Como me está pasando a lo largo de la #yincana, no había leído nada de Pere Cervantes, pero teniendo en cuenta que he disfrutado con su manera de narrar, con su lenguaje claro y conciso y con su imaginación, y siempre llevada por las recomendaciones de otros blogs, ya tengo en mis manos "No nos dejan ser niños", que espero disfrutar este verano.

Si tenéis oportunidad de acercaros a esta novela no lo dudéis, porque todos los yincaneros la hemos disfrutado y algunos tenemos intención de repetir con el autor. Teniendo en cuenta que la trama de la historia se desarrolla en Barcelona, esta reseña participa en la #YincanaCriminal2017 en el apartado "La historia transcurre en una gran ciudad".

Algunas citas sobre el libro:
"-Cuando yo era pequeño el peligro estaba en las calles, jefe. Ahora las calles están dentro de casa.
Coque pensó en ello y sintió vértigo ante la saturación tecnológica en la que todo vive instalado." (Pág. 77)
"-Madero, te lo voy a decir más claro -volvió a tomar aire-. En la muerte hay gente que enferma de debilidad, hasta que desaparece. -Coque no pudo evitar exhibir una mueca de incomprensión-. Nacemos, morimos y desaparecemos. Y allí es donde entras tú. ¿Quién mejor que el jefe de Desaparecidos para saber adónde van los muertos que desaparecen? Nunca me dio miedo morir, pero te confieso que sí me da miedo saber qué hay después de estar muerto. Si tú me ayudas, te ayudo. Ya sabes, palabra de confite. No te voy a engañar, no puedo ayudarte a encontrar a quien no quera estar contigo. Te he de advertir que la memoria es muy cabrona. Así que no me vengas con preguntas tontas." (Pág. 187)

3 comentarios:

  1. No me importaría leerla, leí La mirada de Chapman y me gustó. La apunto.
    BEsos

    ResponderEliminar
  2. Me lo regalaron y tengo muchas ganas de leerlo, son todo reseñas positivas, a ver si me pongo las pilas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada del autor y no me importaría probar con este.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasarte! ¡No te vayas sin comentar!