jueves, 20 de agosto de 2015

Campos de fresas. Jordi Sierra i Fabra.

La presente reseña supone un nuevo acercamiento a la figura del escritor Jordi Sierra i Fabra, aunque esta vez nos encontramos ante un libro dedicado especialmente al público juvenil (aunque bien puede ser disfrutado por el público adulto dada la temática que trata), escrito hace ya algunos años.

"Campos de fresas" es uno de esos libros recomendados como lectura para los alumnos de la E.S.O., y es precisamente por ese motivo por el que me he acercado a sus páginas (era lectura obligada para una sobrina e hicimos una especie de competición para leer el libro, y lo devoramos las dos en un fin de semana). Me gusta mucho Jordi Sierra i Fabra como autor, disfruto mucho con su faceta de escritor para adultos, y le estoy siguiendo la pista a su personaje, el inspector Mascarell, cuyas aventuras se desarrollan en los últimos coletazos de la guerra civil y en la postguerra española. Sé que el autor tiene muchos libros publicados, y poco a poco voy acercándome a su obra, porque muchos títulos de la literatura juvenil que han salido de su mano tienen muy buena pinta. Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:


Título: Campos de fresas
Autor: Jordi Sierra i Fabra
Editorial: Ediciones SM
Colección Alerta Roja, gran angular, nº 10
Formato: rústica
ISBN: 84-348-5286-1
Primera edición: febrero 1997
Cuarta edición: julio 1998
144 páginas


Sinopsis (trasera del libro)


Amanece. En un hospital, Luci está en coma. ¿Motivo? Un golpe de calor debido a un éxtasis, la droga de diseño más de moda. Sus amigos comienzan a reflexionar sobre lo sucedido el día anterior; su mejor amiga, bulímica, se enfrenta finalmente a sí misma; el chico que está enamorado de Luci busca al camello que suministró la pastilla con la esperanza de ayudarla a salvar la vida. La policía también le busca, y un periodista se dispone a destapar todo el dramatismo de la historia. En unas horas, todo se dispara, y cuantos conocen a Luci luchan por ella, pero también por algo más. El vértigo concluirá con la explosión final en esta historia trepidante y, por encima de todo, actual, demasiado actual.
Campos de fresas es una novela realista sobre las drogas de diseño y las discotecas, su marco propagador, a través de una historia tan contundente como explosiva.


Impresiones sobre el libro

El autor se acercaba con este título a un tema por desgracia bastante de moda en los años noventa, aunque estamos hablando de un tema atemporal; las drogas siempre han estado al alcance de aquellos que se han querido tentar por ellas, y cada día salen al mercado nuevos ejemplos de lo que se ha dado en llamar drogas de diseño. El tema está tratado en este libro desde el punto de vista de unos jóvenes que ven golpeado un fin de semana que se prometía divertido por acercarse a un mundo que no es el suyo.

La historia habla de las drogas y de los peligros de acercarse a ellas, del tráfico de estupefacientes al menudeo en discotecas y zonas de marcha, de la investigación policial que pretende atajar el problema de una partida de droga al parecer adulterada, de la lucha de unos médicos por intentar sacar del coma a una joven, de la lucha de unos amigos que se sienten culpables por lo ocurrido y quieren buscar al responsable de todo... y trata fundamentalmente de la amistad.

Luciana es una chica brillante, buena estudiante y campeona de ajedrez, amiga de sus amigos, con pareja, y el pilar en el que se apoya Loreto, su mejor amiga, que necesita a Luci para superar la bulimia que padece.  A pesar de ser buena chica, es una adolescente más que se deja llevar por el grupo por no desentonar, algo que le traerá serias consecuencias. Eloy, el novio de Luci, un chico responsable, se quedó estudiando y Luci salió con amigos a la zona de marcha, donde un joven al que habían visto varias veces les pasó unas pastillas para mejorar la fiesta. Aunque en principio Luci no estaba por la labor de tomarlas, aceptó, y como consecuencia acabó en coma en el hospital; solo Luci salió perjudicada, el resto de amigos no reaccionaron mal ante la droga, pero ya se sabe que cada cuerpo es un mundo y que lo que a uno sienta bien a otro puede causarle estragos. La historia empieza con una llamada de teléfono a los padres de Luci desde el hospital, y a partir de ahí se desarrolla todo la trama, en una búsqueda contra reloj de la sustancia que ha causado el coma a la chica, para intentar salvar su vida.

En noventa y cinco capítulos cortos, a modo de jugadas en una partida de ajedrez (en una edición más actual estos movimientos son sustituidos por un horario) se desarrolla la trama, en la que predomina el diálogo y la acción durante un escaso fin de semana, en el que conoceremos la forma de pensar de cada uno de los protagonistas, los familiares y amigos de Luci, con sus distintas formas de actuar ante el dolor, siendo partícipes también de los pensamientos de la propia Luci, escritos en letra cursiva, dedicados a los suyos y a sí misma, decidiendo si le interesa o no librar esa batalla en la que se ha visto inmersa:

   "No me gusta el dolor.
    Tal vez por ello no quiero volver.
    Ése es mi último miedo.
   Me toca mover. Pasa el tiempo y la partida está en tablas. Pero me toca mover. Mi rival acaba de lanzar un ataque sobre las posiciones de mi rey y mi reina. Es una situación comprometida. Debo hacerlo. Puedo sacrificar una torre para escapar, o meditar detenidamente mi propio ataque, lanzando el caballo sobre su alfil. ¿Y ese peón? Cuidado. Mi rival es bueno. Es el mejor que he tenido nunca.
   Porque ahora sé cómo es.
   Le he visto la cara.
   Mi rival es la muerte, y juega a ganar."

El título del libro está tomado de una canción de The Beatles, escrita por John Lennon, "Strawberry fields forever":
                                                "Nada es real,
                                                 no hay nada por lo que preocuparse.
                                                 Campos de fresas para siempre."


En un libro no demasiado extenso, con un lenguaje claro y sencillo, con abundancia de diálogo y acción, el autor nos acerca a los peligros que acechan a la juventud cuando se topa con las drogas de diseño. Podría tomarse como una advertencia basada en hechos reales (en los agradecimientos se habla de una chica británica de dieciocho años que falleció tras cinco días en coma por haber tomado una pastilla de éxtasis el día de su cumpleaños), pero es una historia principalmente de amistad, de lucha en familia y de amor a la vida. La investigación policial, la labor del personal del hospital, las reacciones de familiares y amigos, narradas en tercera persona, y los pensamientos de la propia Luci, que ella misma nos transmite, forman un conjunto redondo que agiliza la trama y hace que la historia se devore sin apenas notarlo, algo a lo que contribuyen sin duda los capítulos cortos y el buen oficio del autor, que hace que podamos disfrutar una trama dura por el tema que trata, haciéndonos reflexionar sobre los peligros que acechan a la juventud, y que sin embargo deja abierta una puerta a la esperanza.


Una lectura recomendable no solo para los jóvenes (a pesar de que en ocasiones sea una lectura obligada para ellos) con la que se disfruta, a pesar de tratar un tema duro y la situación dolorosa por la que pasa la protagonista, en la que encontramos sentimiento de culpa, rabia, investigación policial, acción, y sobre todo, amistad y lucha por la vida. Sin duda lo intentaré de nuevo con la faceta de escritor juvenil de Jordi Sierra i Fabra, porque los títulos a los que me he acercado hasta ahora no me han decepcionado. Si queréis ver los datos biográficos del autor, y echar un vistazo a la opinión que expresé de otro de sus títulos calificado de juvenil (aunque no lo tengo yo muy claro), no tenéis más que pasar por mi reseña de Ocultos.


6 comentarios:

  1. Es un autor muy prolífico. Me gusta mucho su serie sobre Mascarell, así que no descarto esta novela.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento todo lo que he leído de él me ha gustado, y tengo intención de retomar la serie de Mascarell en breve. Besos.

      Eliminar
  2. Tengo muy pendiente leer a este autor. Tengo un libro suyo en casa pero este me ha llamado mucho la atención a pesar de que no me guste nada leer sobre el mundo de las drogas.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anímate! La historia está más centrada en las consecuencias que puede traer el consumo. Es una llamada de atención a todos. Ya lo dice la portada: "No bailéis con la muerte".
      Besos.

      Eliminar
  3. Hola!!! no he leido todavia nada de este autor, pero la historia me parece un poco dura y en estos momentos necesito lecturas sencillas que no te hagan mucho de pensar. pero me la apunto para mas adelante. Gracias por la reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de la dureza del tema tratado es un libro que se lee bien. Si te animas con este autor tienes mucho donde elegir. De momento a mí no me ha decepcionado. Gracias por comentar, Jaime.
      Un abrazo.

      Eliminar

¡Gracias por pasarte! ¡No te vayas sin comentar!