lunes, 10 de enero de 2022

Reto Autores de la A a la Z (edición 2022)

Esta año 2022 me he propuesto darle algo más de vida al blog, y la mejor manera de hacerlo en sin duda publicando reseñas. Dando una vuelta por la blogosfera me he encontrado con el Reto autores de la A a la Z, en su edición de 2022, y me he animado a apuntarme.

Este reto es un viejo conocido para mí, porque participé dos o tres veces hace ya bastante tiempo, y si bien es cierto que no llegue a completarlo, sí pude participar en algunos de los sorteos al finalizar el año porque había completado bastantes letras del abecedario.

La administradora del blog Lecturápolis vuelve a convocar este reto en su edición 2022. Si queréis más información sobre las bases del mismo no tenéis más que pinchar en el título del reto que aparece más arriba, pero a modo de resumen puedo decir, por si alguien aún no conoce en qué consiste, que se trata de leer y reseñar libros de autores cuya inicial del primer apellido coincida con cada una de las letras del abecedario. En principio habría que leer 24 libros, porque se excluyen las letras  Ch, Ll, Ñ, X e Y para que sea más fácil completarlo, aunque si se leen libros de autores con estos apellidos se consiguen puntos extra. Como he indicado antes, si queréis más información sobre las bases de este reto no tenéis más que pinchar en el enlace que hay más arriba. 

Mis autores y lecturas

A. -
B. -
C. -
D. -
E. -
F. -
G. -
H. -
I. -
J. -
K. -
L. -
M. -
N. -
O. -
P. -
Q. -
R. -
S. -
T. -
U. -
V. -
W. -
Z. -

Letras extra:

Ch. -
Ll. -
Ñ. -
X. -
Y. -



jueves, 23 de diciembre de 2021

La artista de henna. Alka Joshi.

Nueva reseña en el blog de la mano de la última lectura conjunta que hemos llevado a cabo desde el grupo #SoyYincanera.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: La artista de henna
Título original: The henna artist
Autora: Alka Joshi
Traductora: Ana Belén Fletes
Editorial: Maeva Ediciones
Formato: Tapa dura
ISBN: 978-84-18184-64-2
Primera edición: noviembre 2021
392 páginas
PVP.: 21,90€

Sinopsis (tomada del propio libro)

Jaipur, India, 1955. Con tan solo diecisiete años, Lakshmi escapa de su marido y se dirige a la vibrante ciudad de Jaipur. Tras años de duro trabajo, se convierte en la artista de henna más solicitada y en la confidente de las mujeres de las castas superiores. Además, sabe cómo aliviarles todo tipo de dolencias gracias a los remedios naturales y a los sabios consejos aprendidos de su suegra. Las clientas creen incluso que la henna de Lakshmi tiene el poder de seducir a sus esposos y de concebir un hijo.
Pero la reaparición de su marido junto a una joven, que dice ser la hermana pequeña de Lakshmi, altera completamente la vida que tantos años de esfuerzo le ha costado construir.

Datos sobre la autora

Alka Joshi nació en la India y se crio en Estados Unidos. Estudió Literatura en la Universidad de Stanford y obtuvo un posgrado en el California College of Arts.
La artista de henna es su primera novela y enseguida entró en los primeros puestos de los libros más vendidos en The New York Times; también fue elegido por la actriz Reese Whiterspoon para su club de lectura. Esta novela ha estado nominada para el Center for Fiction First Novel Prize y se convertirá en una serie de televisión.
Hasta la fecha se han vendido más de 250.000 ejemplares de este debut solo en Estados Unidos, y se publicará en veinticinco países.
Según la nota de prensa de la editorial, la autora se inspira en su madre para crear el personaje de Lakshmi. Los padres de Alka Joshi, Sudha Latika Joshi y Ramesh Chandra Joshi, eran cariñosos y respetaron los roles convencionales del país para mujeres y hombres. Trasladada la familia a Estados Unidos en 1967, la madre de Alka Joshi observó que las mujeres estadounidenses tenían mucha más voz en sus vidas que las indias, así que animó a su hija a rechazar sus limitaciones culturales nativas, animándola a que se asegurara de que podía mantenerse económicamente antes de casarse, consejo que la autora siguió. Esperó hasta los 37 años para casarse, y trabajó en publicidad y marketing durante 30 años, llegando a tener su propia agencia. Después, obtuvo un máster en escritura creativa.


Impresiones sobre el libro

La artista de henna constituye un viaje por las tradiciones milenarias de la India, que se mantenían a pesar de haber estado el país sometido al dominio británico durante bastante tiempo. En la época en la que la autora desarrolla la trama, allá por 1955, ya habían dejado de lado el sometimiento británico, lo que podía haber dado pie a una amplitud de miras en cuanto a tradiciones y aperturismo, pero las tradiciones se mantenían y este libro es un canto a las tradiciones, y un acercamiento del lector al universo hindú, reflejado en remedios curativos, el poder de la henna y las diferencias sociales entre las distintas castas que poblaban la India.

No estoy muy acostumbrada a leer libros que tienen como escenario la India, o que estén protagonizados por hindúes. Creo que es bien sabido por todos aquellos que siguen este blog que lo que verdaderamente me gusta es la novela negra, y si leo novela histórica, con la que también disfruto, últimamente cojo libros que tienen España, Hispania o al-Ándalus (que de muchas formas puede decirse según la época) como escenario, y tuve mi época en la que las novelas históricas que devoraba se desarrollaban en el Antiguo Egipto, pero reconozco que la India no es un escenario al que esté habituada para mis lecturas. De todos modos, me fio bastante del criterio de las promotoras del grupo #SoyYincanera, así que cuando propusieron la lectura conjunta de La artista de henna me uní sin pensarlo mucho, y bueno, he disfrutado del libro, aunque la verdad es que no esperaba demasiado de esta lectura, no porque creyera que el libro no lo merecía, sino porque trataba un tema algo alejado de lo que suelo leer, y que iba a suponer para mí todo un descubrimiento, así que he acabado dejándome arrastrar por las tradiciones indias, he aprendido de pigmentos y remedios caseros de la mano de la protagonista, Lakshmi, y me he dejado llevar por lo que ella nos cuenta. 

Será Lakshmi la encargada de contar su historia al lector, en primera persona, a excepción del prólogo, que se desarrolla en Ajar, en septiembre de 1955, narrado en tercera persona. El libro está estructurado en un prólogo, veintidós capítulos que conforman las cuatro partes en que está dividida la trama, desarrolladas en la ciudad de Jaipur entre noviembre de 1955 y noviembre de 1956, y un epílogo final que se desarrolla el 5 de noviembre de 1956. Si digo que el libro es un acercamiento a las tradiciones y la cultura hindú no os estoy engañando. De la mano de la protagonista vamos a conocer diversos poderes curativos de las plantas, algunos de los cuales se siguen usando hoy día. Reconozco que más de una vez he buscado información en internet buscando si tal o cual remedio era real o producto de la imaginación de la autora. Debo reconocer que el libro ha levantado mi curiosidad en este sentido. La henna es protagonista indiscutible de la historia, no hay duda, y Lakshmi consigue gracias a ella alejarse de un pasado lleno de tormento y labrarse un porvenir como pintora de henna en manos y pies, consiguiendo un prestigio entre mujeres más acomodadas que no dudan en abrir la puerta de sus casas y buscar los remedios que Lakshmi les ofrece para acabar con los males que les afligen y tomando a la protagonista como confidente en muchas ocasiones. Los servicios de Lakshmi son muy apreciados por las mujeres de castas sociales elevadas, y su prestigio va creciendo, como pintora de henna en fiestas, como creadora de mandalas, etc., lo que hace que pueda ver cumplido su sueño de ver construida una casa donde vivir, que sería el orgullo de unos padres a los que abandonó, una vez que dejó atrás un pasado que destacaba por un matrimonio concertado que no le dio nada de felicidad, más bien malos tratos e incomprensión, del que solo sacó como parte positiva los conocimientos de curación que pudo transmitirle su suegra, y que ella ahora aplica a las mujeres que buscan su don con las plantas, y sus esmerados y originales dibujos con la henna.

La aparición en un momento de su vida del que era su marido, Hari, acompañado de una niña de trece años, Rhada, que decía ser su hermana, cambiarán bastante la vida de Lakshmi. Rhada se quedará a vivir con Lakshmi, aunque en principio no tenga nada que ver con su hermana mayor. Lakshmi desconocía la existencia de esa hermana, que viene con tristes noticias sobre el destino final de sus padres. La adaptación de la una a la otra no será tarea fácil, pero Rhada ayudará a Lakshmi en sus labores con la henna, conseguirá plaza en una escuela de prestigio y su inocencia la llevará a ser protagonista de un episodio que pondrá en relevancia las dificultades de relacionarse con personas de clases sociales más altas, cuyas familias mantienen las tradiciones en cuanto a matrimonios concertados con personas de su propia casta. 

Si creo que con este libro se aprende, además de disfrutar de su lectura, a ello contribuye un glosario de términos que encontramos al final del libro, que nos sirve para descubrir el significado de algunos vocablos que mantienen su grafía original, una breve explicación sobre la historia de la henna, la receta de Radha para elaborar la pasta de henna, y un breve acercamiento al sistema de castas en la India. Todo esto que encontramos al final del libro contribuye a que aprendamos algunos datos más sobre este país; a mí personalmente, la lectura de este libro me ha acrecentado la curiosidad, y no descarto, eso sí, si encuentro tiempo, buscar hueco para leer algún título que tengo pendiente en mi estantería y a los que no me he acercado creo que por pereza. 

El libro está bien escrito, la autora sabe envolvernos en los ambientes más distinguidos y en el día a día de los menos favorecidos. Es una novela de hindúes protagonizada por hindúes. La autora presenta las tradiciones de su país de la mano de la protagonista, y no las critica en exceso, las asume. Seremos los lectores, desde nuestro punto de vista occidental los que valoremos o no estas costumbres en ocasiones tan alejadas de lo que conocemos. El libro entretiene, se deja leer, y cumple su cometido haciendo que pasemos un buen rato y aprendamos sobre un país y una época tan alejada de nuestro presente y nuestra forma de pensar.

Si te gusta la India, si disfrutas con las tradiciones, y quieres introducirte en un ambiente lleno de olores y colores, no dudes en acercarte a la lectura de este libro, que se lee de forma rápida, y si eres de los que como yo, no conoces demasiado de este país, te vendrá bien su lectura para acercarte a su cultura y tradiciones. No está mal el plan, ¿no os parece? 

¡Nos leemos!

domingo, 12 de diciembre de 2021

El hombre del balcón. Maj Sjöwall y Per Wahlöö.

Continuamos con la #YincanaCriminal2021 y ahora nos vamos al norte de Europa. Tengo varios libros escritos por esta pareja de escritores suecos, pero los tenía un poco abandonados, así que de nuevo la yincana ha servido para aligerar pendientes.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: El hombre del balcón
Título original: Mannen pa balkongen
Autores: Maj Sjöwall y Per Wahlöö
Traducción: Martin Lexell y Manuel Abella
Editorial: RBA Libros, S. A.
© Maj Sjöwall y Per Wahlöö, 1967.
© traducción, Martin Lexell y Manuel Abella, 2008.
© traducción prólogo: Carmen Montes, 2008.
© de esta edición: RBA Libros, S.A., 2008
Sexta edición: noviembre de 2011
ISBN: 978-84-9867-476-7
Formato: Tapa blanda con solapas
256 páginas.

Sinopsis (tomada del propio libro)

Alguien se dedica a asesinar niñas en los ya no tan pacíficos parques de Estocolmo: las asesina después de haber abusado de ellas. Los ciudadanos están preocupados y temerosos. El inspector de policía Martin Beck tiene dos testigos: un insensible maleante que no piensa hablar y un niño de tres años que no puede decir demasiado.
El abnegado trabajo de la policía parece no conducir a ninguna parte, y cada día que pasa, mayor es la probabilidad de que se produzca otro asesinato. Pero entonces Beck recuerda a alguien -o recuerda algo- que conoció u oyó por casualidad.
Un thriller de ritmo implacable, que mezcla el más inhumano de los crímenes con la humanidad de los hombres que deben resolverlos. La perseverancia, la frustración y el horror se entretejen en una labor policial tan conmovedora y creíble como cautivadora.

Datos sobre los autores (tomados del propio libro)

Maj Sjöwall (Estocolmo, 1935) y Per Wahlöö (Gotemburgo, 1926 - Estocolmo, 1975).
Son quizá la pareja de novelistas más conocida de la historia de la literatura. Sjöwall, que a principios de los sesenta trabajaba en una importante editorial sueca, conoció al periodista de sucesos Per Wahlöö cuando esta ya había publicado algunas novelas de temática política. La pareja se unió en 1962 e inició una brillante carrera literaria conjunta, esencialmente dedicada al género negro y criminal. Simpatizantes ambos de la izquierda comunista, sus novelas se mueven entre la ficción policíaca, el realismo social y el mensaje político. Algunos de los títulos publiados en España por RBA, Roseanna, El hombre que se esfumó, El policía que ríe, El coche de bomberos que desaparecióAsesinato en el Savoy, El abominable hombre de Säffle, todas ellas publicadas en la colección Serie Negra.

Impresiones sobre el libro

El libro se inicia con un prólogo de Jo Nesbø en el que el escritor viene a decir que todos los autores de de novelas policíacas actuales están en deuda con Sjöwall y Wahlöö. Este libro se escribe en 1967, y está basado en un hecho real, tal como relata Nesbø en el prólogo: «El verano de 1963, dos niñas sufrieron abusos sexuales y fueron asesinadas en Estocolmo por un sujeto que les apartó con engaños del parque en que jugaban; este suceso del mundo real fue el punto de partida de la novela».

Reconozco que no sabía qué iba a encontrar en este libro cuando me decidí a leerlo para la yincana. Tengo varios títulos de estos autores, que adquirí de segunda mano hace algún tiempo, esperando turno de lectura. Los compré porque la editorial RBA tiene un extenso catálogo de novela negra y me dieron buena espina, aunque dejé apartada su lectura. La verdad es que el título del libro no resulta demasiado impactante para lanzarse a leerlo sin más; si indagas un poco más en la sinopsis y entiendes que la historia está basada en hechos reales, ya te animas a leerlo sin duda. Creo que soy una de esas lectoras (y no autoras) que está en deuda con la pareja de escritores suecos; había visto sus nombres, pero no me había acercado a su obra, y no sabía que los demás autores les tuvieran tanto que agradecer.

"El hombre del balcón" es ante todo una historia real y fácil de creer, quizá porque está basada en eso, en hechos reales, pero Sjöwall y Wahlöö consiguen que entremos en la trama de una manera natural, sin demasiado artificio, relatando el día a día de una ciudad, Estocolmo, y de sus habitantes, allá por el mes de junio de 1967. Desde la primera página aparece un protagonista anónimo, el hombre del balcón, a través del cual vamos a comprobar cómo despierta la ciudad. Es un hombre de estatura media y constitución normal, con un rostro corriente, y solo sabemos de él que observa desde su balcón qué es lo que pasa a su alrededor. Sabemos que va a ser una pieza clave en la historia, porque es el protagonista del título del libro, pero vamos a ir viendo cómo se desarrollan los acontecimientos y cuál es la importancia de este personaje a medida que se avanza en la trama.

La policía de Estocolmo, encabezada por el inspector Martin Beck, debe hacer frente a una oleada de robos, ocho en los últimos quince días, que se están produciendo en la zona, cada vez de forma más frecuente, y con víctimas variadas, la última un jubilado que paseaba a su perro y que fue golpeado por detrás.

Como lectores vamos a asistir al modus operandi del atracador, que observa a sus víctimas hasta tener claro que puede conseguir algo de ellas sin temor a que lo identifiquen. Por un lado tenemos al misterioso hombre del balcón, que parece tenerlo todo controlado desde las alturas, y por otro lado al misterioso atracador. ¿Son la misma persona? Ese interrogante se nos va a plantear mientas entramos de lleno en la trama, que se nos va presentando de forma pausada, sin atropellos, cual devenir de los acontecimientos. Los autores van a llevarnos al interior de la comisaría, y van a narrar el día a día de sus responsables, que deben hacer frente al atracador que está sembrando el pánico en la ciudad, aceptando llamadas telefónicas de posibles testigos, que pueden resultar esclarecedoras si se les presta toda la atención que se debiera, pero que en ocasiones se pierden entre las complicaciones del día a día a las que deben enfrentarse los policías. Por si el tema de los robos no fuera lo suficientemente complicado, se descubre en las proximidades de un parque el cuerpo sin vida de una niña de unos nueve años. ¿Tendrá algo que ver el ladrón con esa muerte? ¿Alguien habrá visto algo? ¿Y qué papel tiene en todo esto el hombre del balcón?

La trama está servida. Los acontecimientos se van desarrollando de manera milimétrica, asistimos a las conversaciones que tienen lugar en la comisaria entre los policías encargados de investigar los hechos, somos partícipes de los interrogatorios. Abundan los diálogos en la historia, las descripciones no son demasiado extensas, solo las justas para entender el entorno y los hechos que se relatan. Los policías son presentados como personas normales, con sus defectos y sus virtudes. No son héroes a los que difícilmente nos creemos, afrontan las investigaciones con los pocos recursos con los que cuentan, perseverando y equivocándose, pero su forma de actuar y el desarrollo de los hechos ideados por la pareja de autores sueca hace que como lectores nos creamos la trama y disfrutemos con el desarrollo de la misma. Los rasgos de los policías están apenas perfilados (las descripciones de los protagonistas no son lo más importante en la historia), no sé si en entregas futuras se darán más pistas sobre ellos, supongo que sí, pero lo que se deja entrever de la personalidad de cada uno resulta suficiente para disfrutar con su manera de actuar y que la investigación llegue a buen puerto. 

No sé si os he convencido mucho de que esta serie merece la pena. Desde luego, este libro en concreto se lee bien, la trama mantiene su ritmo y hay varios frentes abiertos que mantienen nuestra expectación. Abundan los diálogos y los personajes son bastante creíbles, y por si fuera poco, los autores han sabido relatar de forma precisa la normalidad de la ciudad de Estocolmo allá por la década de los sesenta del siglo pasado, y como lectores asistimos a esa realidad como si la estuviéramos viviendo, siendo muy fácil imaginar la trama que el libro relata. Es el primer libro que leo de Maj Sjöwall y Per Wahlöö, pero teniendo en cuenta que me ha gustado y que tengo algún título más en mi poder, no dudaré en repetir experiencia. Me ha gustado el inspector Martin Beck, al que he encontrado bastante cercano, y no me importará encontrármelo de nuevo en otras historias, así como al resto de sus compañeros. En ocasiones nos centramos demasiado en las novedades y dejamos de lado a los que podemos considerar autores o títulos clásicos del género, y creo que esto es lo que me ha pasado a mí. Sin duda, les daré una nueva oportunidad en un futuro espero no demasiado lejano.

¡Nos leemos!


Con este título participo en la Yincana Criminal 2021, dentro del apartado "Ocurrió en Europa", en la casilla "Una novela de un escritor/a nórdico o que la trama transcurra en la Europa Septentrional".




jueves, 9 de diciembre de 2021

Alguien a quien conoces. Shari Lapena.

Y seguimos con reseñas para la #YincanaCriminal2021. Este libro hacía tiempo que estaba en mi poder, fue un regalo de un familiar que sabía que disfruto mucho con los libros de intriga y no sé cuál es el motivo real de que no me hubiera acercado a su lectura, a pesar de que había leído antes a la autora y sabía que sería una lectura fácil. Como ocurre muchas veces, los compromisos van haciendo que dejemos de lado algunos libros que van entrando en casa por distintos motivos y cuesta en ocasiones hacerles un hueco.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: Alguien a quien conoces
Título original: Someone We Know
Autora: Shari Lapena
Traductor: Martín Schifino
Editorial: Suma de Letras
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
Primera edición: enero de 2020
ISBN: 978-84-9129-404-7
384 páginas

Sinopsis (tomada del propio libro):

QUIZÁ NO CONOZCAS A TUS VECINOS TAN BIEN COMO CREÍAS.
En un tranquilo barrio residencial de Nueva York, un barrio de calles arboladas y acogedoras familias, algunos hogares han recibido una nota anónima.
«Me resulta muy difícil escribir esta carta. Espero que no nos odie. Hace poco mi hijo entró en su casa cuando usted estaba fuera...»
Un chico ha estado curioseando en las viviendas y en los ordenadores de sus dueños. ¿Quién es y qué ha descubierto? Mientras los rumores empiezan a circular y las sospechas aumentan, una mujer aparece asesinada y la tensión llega a un punto insostenible.
¿Están relacionados estos hechos? ¿Quién sabe más de lo que deja entrever? ¿Y hasta dónde están dispuestos a llegar estos simpáticos y apacibles vecinos para proteger sus secretos?

Datos sobre la autora

Shari lapena trabajó como abogada y profesora de inglés antes de dedicarse a escribir. Su primera novela de intriga, La pareja de al lado (Suma de Letras, 2017), se convirtió en un éxito internacional del que se han vendido más de 3.000.000 de ejemplares. Posteriormente ha publicado Un extraño en casa (Suma de Letras, 2018) y Un invitado inesperado (Suma de Letras, 2019), que también ocuparon los primeros puestos de las listas de best sellers.
©Fotografía de la autora: Tristan Ostler


Impresiones sobre el libro

Ya conocía a la autora de un libro anterior, "La pareja de al lado", que tuve la oportunidad de reseñar en el blog, y si bien no estamos ante una literatura sesuda, la verdad es que el libro que en su momento leí como este que hoy traigo son libros fáciles de leer, en cuya lectura se avanza de forma ágil, una vez que te metes en la historia. Cuando me regalaron "Alguien a quien conoces" leí de golpe más de 50 páginas, y me metí en la trama, pero no sé cuál fue el motivo de que no lo retomara. Le había dado una primera leída, de esa que hacemos en las librerías para saber si nos gusta el estilo de un libro, y por tanto si hay posibilidad de que lo compremos. Creo que precisamente, por ser un regalo (y no un libro que tenía que devolver a la biblioteca, o un libro cuya lectura corría prisa porque me había comprometido a una reseña), su lectura se ha ido retrasando en el tiempo, y ha tenido que ser la #YincanaCriminal2021 la que lo saque del olvido. Y me da rabia, porque es un libro que se lee muy bien, que apenas me ha durado entre las manos, y me acuerdo de la persona que me lo regaló, y de lo que he tardado en disfrutar de su regalo.

La autora sitúa la trama en un vecindario acomodado, en el valle del río Hudson, en el estado de Nueva York. Ya desde el principio, en el prólogo, asistimos a un asesinato. La víctima es una mujer, y alguien se encarga de contarnos, en presente, como acabó con su vida. No hay mejor forma de atraer la atención del lector, eso está claro. En muy pocas líneas la autora consigue que nos metamos en la historia. Estamos acostumbrados, por las series y películas estadounidenses principalmente a las urbanizaciones situadas en las afueras de las ciudades donde en cada una de las viviendas parece que se guardan secretos. Pueden parecer urbanizaciones idílicas, pero la imaginación de algunos escritores puede sacar un gran partido a la ambientación. Aquí se plantea un gran dilema: ¿hasta qué punto conocemos a nuestros vecinos? En España estamos más acostumbrados a edificios en altura, con varios pisos por planta, y está claro que de puertas adentro cada familia es un mundo, y seguro que también se esconden secretos, pero estas urbanizaciones estadounidenses, de casas independientes, son ideales para imaginar una buena trama de intriga.

Desde las primeras páginas ya sabemos que hay una víctima. Un marido, Robert Pierce, denuncia la desaparición de su mujer, Amanda Pierce, aunque en la comisaría de Aylesford a la que acude no le prestan demasiada atención, pensando que su mujer le ha abandonado sin más. Por otra parte tenemos al joven Raleigh, un chico de dieciséis años obsesionado con entrar en las casas de sus vecinos cuando estos no están, para observar cómo viven y para burlar la seguridad de sus ordenadores. Pero Raleigh será descubierto por su madre por unos mensajes de móvil que intercambia con un compañero de clase, interesado por sus actos. Olivia Sharpe, la madre de Raleigh, siente que su hijo no ha actuado bien y que debe pedir disculpas a los propietarios de las dos casas en las que su hijo le reconoció que había entrado, y desde el anonimato escribe una carta dirigida a sus dueños disculpándose por la mala acción de su hijo. Los padres de Raleigh, conscientes de que lo que ha hecho su hijo es ilegal y para evitar problemas mayores, deciden buscar la ayuda de un abogado, para que los asesore sobre qué hacer y cómo actuar. El abogado, Emilio Gallo, recriminará la actitud de Raleigh, pero le recomendará no hacer nada, una vez que se asegura que nadie más conoce sus actos, más allá de sus padres y el compañero que había mandado los mensajes preguntando por sus andanzas. Olivia envía las cartas antes de la visita al abogado, al margen de su marido, y una de las casas en las que su hijo se coló sin permiso fue la de Robert y Amanda Pierce. La cosa se complica cuando aparece de forma fortuita el cadáver de Amanda escondido en el maletero de su propio coche, que aparece hundido en un lago cercano.

La trama está servida. Alguien ha matado a Amanda, de eso ya teníamos noción en el inicio del libro, pero lo difícil va a ser descubrir quién es el o la culpable de tal acto. En la urbanización todos parecen guardar secretos, desde el marido de Amanda hasta el propio Raleigh. Pero también parecen guardar secretos el resto de los vecinos, tanto hombres como mujeres, en una urbanización donde todos parecen perfectos, con buenos trabajos y bien situados económicamente. Amanda era una mujer atractiva que atraía las miradas y las envidias de muchos, y a medida que avanza la investigación se va a descubrir que podía tener enemigos, que su matrimonio no era todo lo idílico que podría parecer, y que algunos vecinos esconden más de lo que cuentan.

Shari Lapena ha conseguido crear una historia adictiva, muy fácil de leer, muy rápida, con mucho diálogo, y en la que los acontecimientos y las sospechas que van cayendo sobre unos y otros se van sucediendo de una manera eficaz. Como lectores vamos haciendo cábalas intentando saber qué pasó y quién es el responsable, qué descubrió Raleigh en sus muchas incursiones a casa de sus vecinos, y si tuvo algo que ver con la muerte de Amanda. Muchos de los vecinos serán interrogados por los encargados de la investigación, y como lectores vamos a ir sospechando de unos y otros. La trama se mantiene hasta el último momento, los secretos se suceden y varios son los sospechosos que la policía va a ir interrogando para llegar al desenlace final. En esta urbanización es fácil pasar de persona que colabora con la policía aportando datos para la investigación, a sospechoso, y más de un vecino tendrá que buscar ayuda legal para preservar sus intereses.

En la historia abundan los diálogos, las especulaciones, los secretos narrados por unos y por otros, y la novela vuela entre las manos. A mí apenas me duró un par de tardes, así que me arrepiento bastante de no haberme acercado antes a ella. Al menos esta yincana criminal está sirviendo para que le dé una oportunidad a esos libros que se han quedado relegados esperando turno. En este libro no estamos hablando de literatura con mayúsculas, pero sí de un título que entretiene, y que cumple su cometido. Supongo que seguiré leyendo a la autora se se cruza de nuevo en mi camino, es sinónimo de pasar un buen rato. ¿La habéis leído vosotros?


Esta novela participa en la #YincanaCriminal2021, en el apartado "Todo es posible en América", en la casilla "En la trama interviene un abogado".


miércoles, 8 de diciembre de 2021

Causa de muerte. Patricia D. Cornwell.


Queda poco del año 2021, y no tengo muy claro que me vaya a dar tiempo a terminar la #YincanaCriminal2021 a la que me había apuntado, pero al menos sí quiero intentar reseñar los libros que he leído para intentar completarla, porque si no lo hago así, me temo que son títulos que quedarán sin comentar, y al menos he conseguido que dejen de tener la etiqueta de pendientes que caía sobre ellos.

Datos sobre el libro

Título: Causa de muerte
Título original: Cause of Death
Autora: Patricia D. Cornwell
Traductor: Hernán Sabaté
© 1996, by Patricia Daniels Cornwell
© 2008, de la presente edición RBA Coleccionables, S. A. Traducción cedida por Ediciones B
ISBN: 978-84-473-5800-7
Formato: Tapa dura
400 páginas

Sinopsis

Patricia D. Cornwell, con su dominio magistral del género del suspense, atrapa la atención del lector con un nuevo caso laberíntico: la muerte de un periodista mientras realizaba una investigación. El cuerpo sin vida de Theodore Andrew Edding es encontrado bajo el agua. Por lo visto Edding murió durante una sesión de inmersión. La doctora forense Kay Scarpetta se encarga del caso y empieza a ser el centro de más de una situación extraña: llamadas telefónicas de alguien que se da a conocer con una identidad suplantada, comportamientos sospechosos de los detectives y el departamento de policía de Norfolk -a cuya jurisdicción pertenece el caso- e intrigantes visitas nocturnas a los alrededores de su casa  y molestos sabotajes a sus pertenencias. Para poner orden a este caos, la doctora Scarpetta se dedica a lo que mejor sabe hacer: encerrarse en su laboratorio y no dejar indicio sin investigar. Para ello cuenta con la ayuda de la joven Lucy, que no cesa de prosperar en sus habilidades profesionales.

Datos sobre la autora

Patricia Daniels Cornwell, nacida como Patricia Carroll Daniels, es una escritora de misterio estadounidense, conocida principalmente por su serie de novelas protagonizadas por la médica forense Kay Scarpetta. Nació el 9 de junio de 1956 en Miami, Florida (Estados Unidos). Si buscáis por internet, hay mucha información sobre la autora. En este mismo blog podéis ampliar los datos de su biografía, porque hace ya bastante tiempo reseñé dos de sus libros, protagonizados por Win Garano, otro de los personajes creado por esta autora: "ADN asesino" y "El frente". Os animo a pasar por esas reseñas si queréis ampliar información.

Impresiones sobre el libro

Creo que ya lo he comentado. Cuando me apunté a la #YincanaCriminal2021 lo hice para divertirme, claro está, pero también con la idea de darle una oportunidad a los libros que permanecían en mi estantería con la etiqueta de pendientes y que que no encontraban un hueco para ser leídos, porque tenemos tendencia a leer las últimas novedades y no siempre encontramos tiempo para los libros que amontonamos por esa idea de comprar por encima de nuestras posibilidades de tiempo. Afortunadamente, voy leyendo de vez en cuando alguno de los títulos pendientes de mis estanterías, no siempre de novela negra, porque como lectora me gusta casi todo, pero estos títulos que voy leyendo para aligerar pendientes no suelen acabar reseñados en el blog, cuyo espacio parece estar limitado a las novedades a las que me comprometo por uno u otro motivo. 

¿Y todo este rollo para qué? Pues para decir que con el título que hoy os traigo se cumple la máxima antes expuesta. Hacía mucho tiempo que no leía a Patricia Cornwell, y de esta autora tengo casi todos los títulos protagonizados por la forense Kay Scarpetta, y podría leerlos en orden, pero aquí de nuevo me lo salto. Buscando títulos para la yincana encontré "Causa de muerte", y leyendo la trasera del libro ya sabía que me iba a valer, porque en una de las casillas que se desarrolla en América, la premisa es que en la trama intervenga un periodista, y aquí lo hace, aunque sea la víctima y su cuerpo apareciera bajo el agua en una sesión de inmersión que al parecer se complicó, y todo esto ocurra en los inicios de la trama.

Kay Scarpetta es forense jefe, y sustituye al doctor Philip Mant, forense ayudante jefe en el distrito de Tidewater, puesto del que se había tenido que ausentar por el fallecimiento de su madre en Londres, en la semana de Nochebuena. El cuerpo de un hombre es encontrado sumergido cerca de unas instalaciones pertenecientes a la Marina. La víctima resulta ser el periodista de investigación Ted Eddings, al que la forense Kay Scarpetta conocía porque no era rara la semana en la que el periodista no le preguntara por algún tema. Ted Eddings encontró la muerte en aguas en las que solo estaba permitido que hicieran inmersiones los hombres de la Marina, y la hipótesis que se barajaba es que hubiera hecho caso omiso de la prohibición buscando en esas aguas objetos de la Guerra de Secesión, que al parecer coleccionaba, pero la hipótesis de Scarpetta, como buena forense, va mucho más allá, y tendrá que luchar con la propia Marina, a cuya cabeza está el capitán Green, y con el detective encargado del caso, C. T. Roche, que no parecen ponerle las cosas demasiado fáciles. Lo que en un principio parecería un simple accidente va a ser investigado por la forense como asesinato. Para avanzar en la investigación contará con el apoyo del capitán Pete Marino, que desde el primer momento se suma a la causa de Scarpetta, investigando la casa del periodista en Richmond, y también con su sobrina Lucy, que trabaja para el FBI, aunque arrastre problemas personales de los que vamos a ir dándonos cuenta conforme vayamos avanzando en la lectura de la trama.

La forense y su sobrina tendrán que enfrentarse a merodeadores que no van a hacer su estancia demasiado fácil, y la muerte del periodista va a acabar destapando una trama con terroristas internacionales, secuestros, más muertes y la importancia de una especie de secta con bastante poder. Quizá todo esto haga que la trama se complique un tanto a medida que se van conociendo los motivos que pudieron desembocar en la muerte del periodista, y quizá la resolución del caso sea un poco acelerada al final, pero es un libro que se deja leer, y con el que personalmente he disfrutado, aunque tengo la ventaja de que ya había leído antes libros protagonizados por esta forense y me gustan las series televisivas de este estilo. Tiene bastante diálogo y la lectura resulta ágil, quizá se complica un poco al aparecer un caso de terrorismo que quizá no esperes, pero en conjunto se disfruta. Se nota una evolución de los personajes, en concreto de Lucy, de la que vamos conociendo cómo evolucionan sus problemas personales, y la propia forense retoma algo más que una vieja amistad con uno de los protagonistas que tendrán peso en la trama. Es por esto por lo que se recomienda leer los libros en orden, pero como suele ser caso perdido, solo puedo decir una cosa: si tenéis oportunidad de acercaros a los libros protagonizados por la forense Kay Scarpetta, da igual a qué título, no la perdáis, porque os espera una lectura entretenida, unas historias ágiles y con bastante ritmo, que seguro que os gustarán. Personalmente, voy a intentar retomar la serie pronto, y aunque no acaben reseñadas en el blog, espero ponerme al día con las historias protagonizadas por esta valiente forense, que no duda en realizar una inmersión, que puede costarle la vida por el peligro que ello supone, porque prefiere ver el cuerpo de una víctima en el lugar donde perdió la vida, antes que estudiarla en la camilla del depósito al que luego es trasladada. Es un personaje valiente y eso enriquece la trama, y se agradece que la historia se desarrolle de forma ágil. Sin duda, yo volveré a leer libros de Scarpetta. Y vosotros, ¿os animáis?


Esta reseña participa en la #YincanaCriminal2021, en el apartado "Todo es posible en América", en la casilla "En la trama interviene un periodista".



lunes, 29 de noviembre de 2021

Ardores de agosto. Andrea Camilleri.

Tengo un poquito abandonada la #YincanaCriminal2021, y me da rabia, porque estaba casi segura que la iba a completar sin problemas, y lo más importante, que iba a hacerla con libros que tenía en mis estanterías esperando turno. Está muy avanzado el año, y no sé si llegaré a completar la yincana, porque eso sí, me apunto a todas las lecturas conjuntas que organizan en #SoyYincanera, y eso quita tiempo para elegir otros libros, pero espero poder rellenar alguna que otra casilla, y animar así a las organizadoras a que la vuelvan a convocar en otros años.

Centrándonos en el apartado que se desarrolla en Europa, y tratando de leer algunos de mis pendientes, me he encontrado con Andrea Camilleri, autor al que hacía tiempo no leía, y un título que creo recordar compré de segunda mano, por aquello de conseguir novela negra que sé que me gusta a buen precio.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: Ardores de agosto
Título original: La vampa d'agosto
Autor: Andrea Camilleri
Traducción del italiano de María Antonia Menini Pagès
Editorial: Ediciones Salamandra, S. A.
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-9838-214-3
1ª edición, marzo de 2009
2ª edición, mayo de 2009
256 páginas.

Sinopsis (tomada del propio libro)

Un calor asfixiante arrasa Sicilia como una llamarada; durante el día el aire se vuelve irrespirable, las piedras queman y ni siquiera un baño en el mar ofrece algo más que alivio momentáneo. Con la ciudad sumida en un letargo incandescente, Salvo aguarda la llegada de Livia, que viene con unos amigos a pasar las vacaciones en una solitaria casita frente a la playa. Pero el idílico plan se tuerce cuando, oculto en los sótanos de la casa, aparece un baúl con un cadáver dentro. El macabro hallazgo desata los instintos investigadores del comisario, que muy pronto se ve envuelto en una maraña criminal de múltiples facetas que involucra a políticos, banqueros y empresarios, todos bajo la omnipresente tutela de la mafia. Y como si la canícula no fuera suficiente para causar estragos en el comportamiento de los personajes, la presencia casi mágica de una bellísima veinteañera hace flaquear la proverbial lucidez del propio Montalbano, hasta el punto de tentarlo a dar ese paso trascendental que había evitado hasta el momento.
Décima aventura de Salvo Montalbano, en la que el inimitable comisario sigue haciendo gala de ese vitalismo socarrón y melancólico mientras se asoma a los abismos más profundos del ánima humana.

Datos sobre el autor

Andrea Camilleri nació en Porto Empedocle, Sicilia, el 6 de septiembre de 1925. Acabó sus estudios de bachiller en 1943, y al año siguiente se inscribió en la Facultad de Letras sin finalizar sus estudios, ya que en esa época se dedicó a publicar cuentos y poesías, ganando el Premio St. Vicent. Posteriormente, estudió Dirección en la Academia de Arte Dramático Silvio d'Amico, y trabajó como director y libretista. En 1957 se casó con Roseta Dello Siesto, con la que tuvo tres hijas. Un año después ejerce de profesor en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma.
©Fotografía: Basso Cannarsa
Si bien dedicó más de cuarenta años al guion y a la dirección teatral y televisiva, debutó como novelista en 1978 con El curso de las cosas, la primera de un conjunto de novelas históricas ambientadas en la Sicilia del siglo XIX, pero no alcanzó notoriedad en su país hasta la publicación de una serie de libros de género policíaco centrados en su personaje Salvo Montalbano (nombre otorgado en homenaje al escritor Manuel Vázquez Montalbán, con quien ha sido comparado como autor en múltiples ocasiones) con el primer libro de la serie llamado La forma del agua (1994), notoriedad que se vio acrecentada gracias a su adaptación televisiva. Anteriormente consiguió éxito con su novela La temporada de caza, publicada en 1992.
Camilleri muestra en sus obras policíacas un intenso retrato de la sociedad siciliana mediante el uso de un léxico vivo plagado a la vez de dialectalismos y referencias enigmáticas, estilo que le sirve para oscilar entre lo cómico y lo grotesco, lo ridículo y lo trágico.
Aunque no finalizó sus estudios, obtuvo un título honorífico de la Universidad de Pisa en 1978. Fue ganador del Premio Internacional de Novela Negra RBA del 2008 con su novela La muerte de Amalia Sacerdote.
Falleció el 17 de julio de 2019, en el hospital romano del Santo Spirito, a los 93 años.
Ficha del autor sacada de la página de LECTURALIA.

Impresiones sobre el libro

Camilleri falleció, y reconozco que era uno de mis pendientes. Hace mucho tiempo leí el primer título protagonizado por Salvo Montalbano, La forma del agua, y recuerdo que me gustó. Lo compré en una edición en bolsillo que sacaron de sus obras, y mi intención era continuar con la compra y con la lectura de los títulos en orden, pero por circunstancias que se dan en la vida, otros libros y otras compras se inmiscuyeron en esta idea, y creo que leí un par de títulos más, pero sin seguir ningún orden. Hace tiempo que compro libros de segunda mano, y trato de hacerme con aquellos títulos de autores que sé que me gustaron en su momento, con idea de completar las series que en su día empecé, y de las que suelo tener algunos ejemplares aislados por casa. Retomando la idea de completar la yincana criminal a la que me apunté hace ya varios meses, con libros de mi propiedad, que han alcanzado el título de eternos pendientes, revisé las estanterías y encontré el libro que hoy os traigo, Ardores de agosto, sin saber muy bien qué iba a encontrar entre sus páginas. Casualmente yo no leí la sinopsis, preferí entrar de lleno en la historia. El libro estaba escrito por un escritor italiano, sabía que era novela negra, y seguro que había algún muerto. No se podía pedir nada más.

El libro está dividido en diecinueve capítulos y tiene mucho diálogo, con lo que se avanza rápidamente en su lectura, y lo más interesante es que, a pesar de los temas duros que trata, encuentras notas de humor en los inicios de la trama, en las conversaciones que Salvo mantiene con Livia, su pareja, sobre la búsqueda de una casa para que su amiga Laura, su marido y su hijo pequeño pasen unas vacaciones cerca del mar y de la propia Livia, ya que Salvo Montalbano no podrá abandonar Vigàta por circunstancias laborales. Esta búsqueda precipitada de alojamiento y el propio alojamiento encontrado supondrán una pincelada de humor que como lectora he agradecido.
Laura era la amiga del alma de Livia, aquella a quien le confiaba los misterios gozosos y también los menos gozosos de su vida.
一¿Vienen aquí?
一Sí. ¿Te molesta?
一Para nada, ya sabes que Laura y su marido me caen muy bien, pero...
一Explicame ese pero.
¡Bueno, ya empezaban!
一Yo pensaba que por fin podríamos pasar un poco más de tiempo solos y...
一¡Ajajá!
Estilo bruja de Blancanieves y los siete enanitos.
一¿Por qué te ríes?
一Porque sabes muy bien que la que va a quedarse sola seré yo, yo, ¿comprendes?, mientras que tú te pasarás todo el día y puede que también toda la noche en la comisaría con el asesinado de turno.
一No, Livia, pero qué dices, aquí en agosto, con el calor que hace, hasta los asesinos esperan a que llegue el otoño.
一¿Eso qué es, un chiste? ¿Tengo que reírme?

Pero nosotros como lectores sí vamos a reírnos, o al menos se nos va a escapar una media sonrisa a medida que nos adentramos en la lectura, porque el chalet alquilado por Salvo guarda sorpresas, que fui descubriendo a medida que avanzaba en la lectura, con invasión de escarabajos, ratones y arañas en días distintos, y la desaparición del pequeño Bruno, que al parecer había caído por una grieta de la casa. Y esto solo en el primer capítulo del libro. La casa alquilada guarda un secreto y ese secreto va a ser investigado por Salvo y sus compañeros de comisaría, aunque la investigación le lleve a remover hechos del pasado y a enfrentarse a empresarios sin escrúpulos, arquitectos que tienen mucho que esconder y jefes de obra a los que no importa para nada la vida humana.

En esta novela encontramos al calor del mes de agosto como un protagonista más, aunque el título no solo hace referencia a las temperaturas, más bien al ardor sexual. Montalbano se nos presenta como una persona cercana, con sus dudas y defectos, como cualquier mortal. La relación con Livia no parece pasar por su mejor momento, y la investigación a la que el comisario debe enfrentarse con la aparición del cadáver de una joven va a despertar sus instintos más humanos. Se va a sentir atraído por la hermana de la víctima y en su pensamiento se verá correspondido, aunque las incertidumbres a las que debe enfrentarse harán que descuide un tanto su faceta profesional.

Si en este libro encontramos a una víctima cuyo asesinato hay que investigar, también encontramos denuncia social, con casos de corrupción, arquitectos a los que no importa defraudar porque siguen la máxima de que todo el mundo lo hace, jefes de obra y empresarios que ponen por delante el ansia por ganar dinero a la propia vida de los que trabajan para ellos, casos en los que se demuestra que los que ostentan el poder abusan, si pueden, de los que dependen de ellos. Estos son algunos de los temas que vamos a encontrar en este libro para nada extenso, que se lee con facilidad, porque no hay demasiadas descripciones, y las investigaciones, a medida que avanzan, son narradas por los propios protagonistas a raíz de las conversaciones que mantienen entre ellos mismos. No te pierdes en la trama, que resulta ser bastante ágil y eso se agradece. Hay asesinato, investigación, denuncia social y hasta venganza. No se le puede pedir más a un libro ágil, con diálogos fluidos y un toque de humor que hace que disfrutemos de la lectura, toques humorísticos que encontramos al principio del libro, pero que nos animan a seguir leyendo. Y por si fuera poco, a los que conocéis a Salvo Montalbano, bien por los libros, bien por la serie de televisión, aquí se nos presenta como alguien muy cercano, como un hombre de lo más corriente, con sus dudas y defectos, capaz de caer en las garras de un mal entendido enamoramiento, con las consecuencias que ello puede acarrear en su forma de actuar.

Hay bastantes personajes en la trama, pero el autor no incide en ellos apenas. Al igual que no hay apenas descripciones de los lugares, no se incide en las descripciones de los compañeros de comisaría de Salvo Montalbano ni en los personajes con los que se cruzan. Lo que importa se cuenta a través de los diálogos que abundan en el libro, diálogos que sirven para que el lector no se pierda en las investigaciones que se llevan a cabo.

Estamos ante un libro ligero y fácil de leer, que presenta una faceta más humana del personaje protagonista, y que pone en jaque la relación que parece mantener con Livia. Tengo entendido que esta relación en un poco un tira y afloja a lo largo de la serie protagonizada por el comisario. Por eso me gusta leer los libros en orden, porque los personajes evolucionan, y también su relación con los otros protagonistas, pero en esta caso he leído pocos títulos y salteados, así que voy un poco perdida con esta relación de pareja.

¿Recomiendo el libro? Sí, es entretenido y se lee bien. Podría ser un libro para el verano, por el título, pero también viene bien ahora para subir la temperatura de estas tardes gélidas que nos esperan. De todas formas, si queréis seguir mi consejo, lo ideal será leer estos títulos en orden, porque los personajes evolucionan, y leyendo la serie sin seguir ese orden se pierden muchos matices. Por mi parte he conseguido un par de los objetivos que me había planteado, a pesar de no haber respetado ese orden: leer un título que esperaba su turno desde hace bastante tiempo en una de mis estanterías, y completar una de las casillas de la Yincana Criminal 2021 a la que me había apuntado.

¡Nos leemos!

Esta reseña participa en la #YincanaCriminal2021 en el apartado Ocurrió en Europa, para completar la casilla "Una novela de una escritor/a italiano o que transcurra en Italia". 


jueves, 11 de noviembre de 2021

La hija de las mareas. Pilar Sánchez Vicente.

Nueva entrada en el blog, de nuevo bajo la iniciativa #SoyYincanera. Esta vez el último libro de una autora a la que ya habíamos tenido el placer de disfrutar con una novela anterior, cuya lectura conjunta nos dejó un buen sabor en el grupo. Ese libro era "Mujeres errantes".

Pero hoy vengo a hablaros de "La hija de las mareas", un libro con el que también hemos disfrutado mucho con la lectura conjunta que hemos llevado a cabo el grupo de #SoyYincanera por Twitter.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: La hija de las mareas
Autora: Pilar Sánchez Vicente
Editorial: Roca Editorial de Libros, S. L.
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-18557-28-6
Primera edición: octubre de 2021
416 páginas
PVP.: 19,90€

Sinopsis (tomada del propio libro)

En el año 1820 Andrea Carbayo de Jovellanos escribe sus memorias para dejar constancia de las aventuras y desventuras que la llevaron al lugar donde se halla, perseguida por la intransigencia del inquisidor Valdés.
Reviviremos su infancia en Obiedo y viajaremos con ella a Oxford, donde, disfrazada de hombre, asistirá a la presentación de importantes descubrimientos para la medicina actual. En París vivirá de cerca la Revolución con su inseparable Olympe de Gouges, volcándose en la lucha por los derechos de las mujeres y en su trabajo en la imprenta. Un oficio, el de impresora, que ejercerá también en Gixón a su regreso. Será entonces cuando conozca a su padre y disfruten ambos de fructíferos paseos por el arenal. Directora de una escuela para niñas desfavorecidas, fundará un periódico que desempeñará un papel clave durante la guerra de la Independencia. Este conflicto bélico, que asolará la región convirtiéndola en un escenario dantesco, conducirá a Jovellanos a la muerte, facilitando que Valdés culmine su venganza sobre ella.
Ilustrada, intelectual, tertuliana, escritora, traductora, maestra... Andrea fue una precursora en muchos aspectos, sin que ello impidiera que fuera borrada de la Historia, como otras tantas mujeres en toda época y lugar.
En 2021, cuando se cumplen 210 años de la muerte del ministro y prócer gijonés Gaspar Melchor de Jovellanos, la publicación de este manuscrito y la extraordinaria revelación de una hija secreta agrandan la leyenda sobre tan ilustre personaje.

Datos sobre la autora

Pilar Sánchez Vicente es historiadora, documentalista y escritora. Ha sido guionista y presentadora de varios programas de TVE. Actualmente trabaja como archivera del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. Fue nombrada Comadre de Oro y ha recibido los premios Timón y 8 de Marzo en reconocimiento a su trayectoria personal y literaria. Entre sus numerosas obras destacan La diosa contra Roma, Mujeres errantes y La muerte es mía, todas ellas publicadas en el sello editorial Roca.
© Fotografía de la autora: Beatriz Montes Photographer
(Datos sobre la autora tomados del propio libro).

Impresiones sobre el libro

Los que nos seguís por twitter y conocéis algo del grupo #SoyYincanera sabéis que estamos llevando a cabo una #YincanaCriminal2021, básicamente porque en este grupo lo que más nos gusta son los crímenes y las novelas que giran en torno a ellos y las investigaciones que se proponen en los libros. Aunque nos encanta la novela negra, de intriga, misterio o como queramos llamarla, no le hacemos ascos a adentrarnos en otro tipo de historias, y también disfrutamos, y mucho, con la novela histórica, y mucho más todavía si ya habíamos tenido el placer de disfrutar de alguna novela anterior del autor. Este ha sido el caso de La hija de las mareas, la novela de la que voy a intentar contaros mis impresiones. Conocí a Pilar Sánchez Vicente con una anterior novela suya, Mujeres errantes, de la que también hicimos una lectura conjunta en el grupo, y la experiencia fue altamente gratificante. Por ese motivo, cuando desde #SoyYincanera se propuso la lectura conjunta de #LaHijaDeLasMareas, no dudé un momento en apuntarme, porque recordaba lo bien que escribe Pilar Sánchez Vicente y sabía que esta novela la iba a disfrutar sí o sí, como finalmente ha sido. 

Ya nos gana la autora en la dedicatoria, nada más empezar la lectura del libro:

A todas las mujeres protagonistas de sus vidas cuyo nombre ha sido borrado de la historia.
 Su anonimato no les resta grandeza y nuestro brillo no alcanza ni a su sombra.
Rescatar su memoria es vencer al tiempo y al olvido. Va por ellas. Va por todas.

Andrea Carbayo de Jovellanos será la encargada de hacernos llegar su historia y la de su familia, centrándose en las figuras de su abuela, Carola, y su madre, Gloria, dos mujeres fuertes que tuvieron que luchar en un mundo de hombres sometidas a las injustas leyes que las rodeaban y al papel importante de la Iglesia y de aquellos que defendían su forma de actuar. Las Carbayo eran conocidas como "las Encantadoras". Carola atesoraba conocimientos sobre el poder de las plantas como método de curación, y era capaz de asegurar, sin apenas equivocarse, qué mal aquejaba a las personas que pasaban por su "botiquina", un lugar escondido de los ojos de aquellos que trataban de brujería el que una mujer tuviera conocimientos de botánica y medicina y que pudiera poner los mismos al alcance de aquellos que acudían a ella en busca de alivio para sus males. Las mujeres Carbayo tenían ascendencia vikinga, y si había un rasgo que las identificaba era su melena roja y que daban a luz niñas. Carola ya lo pasó mal durante su infancia, pues su madre, que también era conocedora de remedios para sanar fue acusada de brujería y condenada a la hoguera, y Carola compartió cárcel con ella. Su hija Gloria, que también heredaría los conocimientos para sanar, fue fruto de la relación de Carola con Andrés, su primer marido, un ballenero que la aceptaba tal y como era pero que falleció luchando en el mar justo antes del nacimiento de Gloria. El fallecimiento de Andrés puso en dificultades a Carola, que tuvo que entrar a trabajar como ama de cría para una familia pudiente de Asturias, los Jovellanos, lo que hizo que Gloria pudiera criarse rodeada de conocimiento, aprendiendo de los profesores que acudían a enseñar a los hijos de esta familia, porque no había tanta diferencia de edad entre los niños de la familia Jovellanos y la propia Gloria, con lo que la niña pudo afianzar conocimientos y ayudar aún más a su madre en el futuro incierto que se les presentaba debido a su condición social.

La vida de Carola y Gloria transcurre en dos enclaves del norte de España principalmente, Obiedo y Gixón, en pleno siglo XVIII, y dos serán las familias aristocráticas con más importancia en este momento de la historia: la familia Jovellanos y la familia Valdés. La primera, abierta a las nuevas ideas que trae consigo la Ilustración; la segunda, más identificada con las ideas de la Iglesia y defensores a ultranza de las mismas. De ahí radicará la persecución que los Valdés van a infringir a la familia de las Carbayo, a las que considerarán responsables de una muerte que acontece en el seno de una de las familias, y a las que tachan de brujas y curanderas, obligando a estas mujeres a huir buscando una vida mejor, donde poder desarrollar sus capacidades curativas, sin hacer daño a nadie, más bien al contrario.

"En casa de los Jovellanos siempre se vanagloriaron de ser amables, cultos y tolerantes; en la de los Valdés se preciaban de ser la mano de Dios en la tierra. Don Francisco pisaba la capilla para asistir al oficio dominical porque no le quedaba otro remedio, mientras que en los Valdés eran de comunión y misa diaria".

"Cualquier manual que incite el progreso termina en el Index librorum prohibitorum. Para los religiosos cualquier novedad es pecado, pretenden ignorar los avances de la ciencia y que la propia medicina evoluciona cada día. El nombre de Dios ha sido utilizado para condenar a las mentes racionales, por eso en este país la mayoría embisten en lugar de pensar". 

En este libro vamos a encontrar sobre todo lucha, de gente pobre por sobrevivir, de personas que quieren hacerse un hueco en la profesión que han elegido, pero especialmente, una lucha de las mujeres por ser consideradas como un igual con respecto a los hombres, algo muy difícil en la España de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Aunque la autora ha tenido la pericia de no desarrollar toda la historia en el norte de España, haciendo que la protagonista y narradora de la trama viaje a Oxford y acuda a unas importantes charlas disfrazada de hombre, y viva en su propia carne la Revolución Francesa como una ciudadana más afincada en París, los hechos narrados en la trama nos hacen ver que daba igual de dónde fueras o dónde estuvieras, porque la mujer no era considerada como un igual, y esa será la lucha que mantenga Andrea a lo largo de toda su historia: conseguir la igualdad de todos, hombres y mujeres, sin importar diferencias de sexo o raza. A diferencia de su madre y su abuela, que se habían adaptado a las normas establecidas, y procuraban llevar a cabo sus labores de sanación sin que se fijaran demasiado en ellas, cuando podían y donde podían, el caso de Andrea sería diferente. A ella no le interesaba tanto la medicina ni la sanación por las plantas, ella quería aprender, y hacer que otras muchas mujeres aprendieran, así que acabaría siendo maestra, dando clases a aquellos niños y especialmente niñas menos favorecidas, porque era partidaria de que la educación llegara a todos, y no solo a las clases privilegiadas; del mismo modo, acabaría escribiendo una obra teatral contra la esclavitud que tanta fuerza tenía en esa época, aunque no pudiera publicarla con su nombre, y extendería sus ideas de igualdad imprimiendo octavillas y panfletos, así como un periódico que serviría de propaganda a las ideas que trajo consigo la Revolución Francesa.

"(...) un país que quiera salir del atraso necesita que sus féminas sepan hacer algo más que bordar y, desde luego, han de ser capaces de pensar por sí mismas".

La autora ha sabido crear una historia de mujeres, pero no está solo recomendada a mujeres. Estamos ante un libro que debería leer todo el mundo, porque resume muy bien las situaciones de desigualdad que se vivían en España, bajo el poder de los borbones, reflejado en las figuras de Carlos IV y Fernando VII, y la llegada al poder de José Bonaparte, gracias a la entrada en España de Napoleón. Hombres y mujeres no eran considerados por igual en estas tierras, y las desigualdades también quedaban patentes entre el pueblo llano y las familias privilegiadas, cuyos hijos acabarían ocupando cargos de poder o puestos importantes dentro de la Iglesia; familias que contaban con personas encargadas de su educación y de que aprendieran a leer y escribir, mientras a las clases trabajadoras no se les daba la posibilidad de aprender, porque era algo que a los pudientes no les interesaba, y debían trabajar para sobrevivir, a veces en pésimas condiciones, y eran las primeras víctimas si la miseria, la escasez o las enfermedades les atacaban. Pero la autora nos ha llevado también de la mano a Oxford y a París, y aunque se nos ha vendido que París era la ciudad de la libertad, de las oportunidades, como se dice vulgarmente en todas partes cuecen habas, y gracias a la prosa de la autora hemos comprendido las dificultades a las que también allí se enfrentaban las mujeres para intentar ser consideradas en igualdad con los hombres, aunque leyendo el libro parece patente que solo había una cosa que realmente igualaba a los dos géneros: la guillotina.

Es increíble la ingente documentación que ha tenido que manejar la autora para ofrecernos este libro tan redondo. Desarrolla la historia en doce capítulos bastante extensos, en los que Andrea va narrando anécdotas de su vida y de la vida de sus antepasados, siguiendo un hilo temporal que hace que como lectores rememoremos parte de la historia de nuestro país y del país vecino por las que en ocasiones se ha pasado casi de puntillas en los planes de estudio a los que nos hemos ido enfrentando a lo largo de nuestra vida. Si hay algo claro en los libros de Pilar es que la autora se prepara, tiene mucho que contar y sabe cómo contarlo. Aunque no abundan los diálogos precisamente, y hay mucha narración, las anécdotas que van sucediéndose en el libro y la forma que tiene el personaje de Andrea de hacérnoslas llegar hace que toda la trama se disfrute. Es una historia de mujeres luchadoras, contada con mucho realismo por la autora. Ha sabido combinar la aparición de personajes ideados por ella con personajes reales, lo que dota a la trama de mucha verosimilitud, de tal forma que te adentras en las páginas del libro y no sabes distinguir qué es real de lo que no lo es, y eso es algo que se agradece. Por otra parte, esta historia ideada por Pilar podría ser real; muchos hijos de familias nobles tenían descendencia con criadas o mujeres pertenecientes a una clase social inferior a la que ellos pertenecían. El supuesto padre de Andrea en esta trama no es otro que Gaspar Melchor de Jovellanos, personaje que existió realmente. La relación de Andrea con su padre cuando regresó de nuevo a Asturias tras su huida de París ayudan a explicar los convulsos acontecimientos que se desarrollaron en España a principios del XIX. Los que disfrutamos con la Historia alabamos este tipo de libros, porque nos hacen darnos cuenta de que siempre se puede indagar más en algo que creemos sabido, siempre hay cosas nuevas que aprender sobre nuestro pasado.

Como me ocurrió con el anterior libro que leí de la autora, me encanta la forma que tiene de describir los distintos escenarios de la novela y la fuerza de los personajes por ella creados. De nuevo me han dado ganas de trasladarme al norte de España, zona que sigo sin conocer, aunque creo que gracias a la literatura, si algún día puedo viajar por allí, ni Gixón ni Obiedo (manteniendo la grafía del libro) me serán desconocidas.

Recomiendo al 100% la lectura de este libro, porque toca muchos puntos y nos hace reflexionar sobre todo a lo que han tenido que enfrentarse nuestros antepasados, especialmente las mujeres, para que ahora gocemos de privilegios de libertad y una supuesta igualdad entre todos los seres humanos, sin importar su género, aunque está claro que no hemos alcanzado la perfección en este sentido y la lucha continúa. La autora ha hecho un recorrido por la historia de dos ciudades del norte de España, iniciando el periplo, a modo de anécdota, en septiembre de 1395 en Gixón, con las tropas de Enrique III de Castilla sitiando la ciudad, para transportarnos luego a finales del convulso siglo XVIII en España y Francia, pasando por Óxford, dejando a la protagonista, Andrea Carbayo de Jovellanos, escribiendo sus memorias en la villa de Gixón, en 1820. Es una lectura muy recomendable, y si te gustan las muertes, muchas vas a encontrar en este libro, fruto de las guerras, traiciones, abusos de poder, miseria y enfermedades que pululan a lo largo de sus páginas, tanto, que este libro bien podría participar en la Yincana Criminal que estamos llevando a cabo. Si se cruza en tu camino, no dudes en darle una oportunidad, la historia lo merece y la trama está muy bien contada. Ha sido un acierto repetir con la autora. 

¡Nos leemos!