sábado, 24 de abril de 2021

El buen padre. Santiago Díaz.

Gracias a la lectura conjunta que hemos llevado a cabo en Twitter dentro de la iniciativa de #SoyYincanera, he podido acercarme al último libro publicado por Santiago Díaz, El buen padre. Algunos de los miembros del grupo tuvieron la oportunidad de disfrutar en su momento de Talión, su primera novela, pero aunque yo no lo he podido leer, no me arrepiento de haber conocido al autor con este libro, con el que hay que tener mucho cuidado, porque si te descuidas, lo devoras casi de tirón.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: El buen padre
Autor: Santiago Díaz Cortés
Editorial: Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.
Reservoir Books
Roja & Negra
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-17910-99-0
Primera edición: enero de 2021
Segunda reimpresión: marzo de 2021
416 páginas
PVP.: 18,90 €

Sinopsis (tomada del propio libro)

Después de recibir una llamada de alarma, la policía encuentra en un chalé de una urbanización madrileña a un hombre manchado de sangre y un cuchillo con sus huellas junto al cadáver de su mujer.
Un año más tarde, un anciano se entrega a la policía afirmando ser el secuestrador de tres personas desaparecidas: el abogado y defensor de su hijo, la jueza que le condenó y una joven estudiante que testificó en su contra en el juicio. Convencido de que los tres fueron sobornados, el hombre asegura que morirá uno cada semana hasta que detengan al verdadero asesino de su nuera y su hijo sea liberado.
La inspectora Indira Ramos, de una ética tan inquebrantable como su fobia a los microbios, solo tiene tres semanas para resolver el caso antes de que «el buen padre» lleve a cabo su macabro plan.

Datos sobre el autor

Santiago Díaz Cortés (Madrid, 1971) es guionista de cine y de televisión con veinticinco años de carrera y cerca de seiscientos guiones escritos. Su primera novela, Talión, ganó el Premio Morella Negra 2019 y el Premio Benjamín de Tudela 2019, ha sido traducida a varios idiomas y está siendo adaptada como serie de televisión. Su segunda novela, El buen padre, inicia la serie protagonizada por la inspectora Indira Ramos, y sus derechos de traducción se han vendido al extranjero antes de su publicación.

(Biografía del autor tomada del propio libro)
Fotografía del autor: ©️ Miguel Garrote


Impresiones sobre el libro

Como he dicho más arriba, hay que tener cuidado con este libro porque si te descuidas lo devoras de una sentada, porque si algo tiene "El buen padre" es intriga y acción. La historia arranca fuerte en sus primeras páginas, con la policía acudiendo a un chalé de Madrid donde descubren el cadáver de una mujer, Andrea Montero, a todas luces asesinada a manos de su marido, y todo esto desarrollado en apenas tres páginas. La historia que narra el libro se inicia un año después de estos hechos, y el lector pronto conocerá a la inspectora de Homicidios Indira Ramos, una persona peculiar obsesionada con la higiene, que sufre un trastorno obsesivo-compulsivo que le impide comportarse como alguien normal, algo que en un primer momento puede resultar extraño, pero que arranca alguna que otra sonrisa en el lector.

La inspectora de Homicidios Indira Ramos examina el vaso de zumo con detenimiento, buscando alguna marca que le haga sospechar que no está tan limpio como debería. La camarera se arma de paciencia ante una escena que se repite todos los domingos desde hace casi medio año.
¿Qué? ¿Está a su gusto o no está a su gusto?
El vaso lo has lavado a mano con jabón neutro, ¿verdad?
Sí, señora... responde harta, igual que los cubiertos, el plato y la taza de café. ¿No cree que va siendo hora de que confíe en mí?
En lo relativo a la higiene, Indira no confía ni en la camarera ni en nadie, y eso que cuando su psicólogo le puso como ejercicio obligatorio salir a desayunar una vez a la semana, eligió esa cafetería porque era la más limpia que encontró, a pesar de que está en la otra punta de Madrid. Cuando a una le han diagnosticado un TOC (un trastorno obsesivo-compulsivo que le impide tener un comportamiento medianamente normal), cualquier precaución es poca.

La inspectora pronto va a convertirse en el eje central de la trama, especialmente tras la aparición de una maleta que contenía el cadáver de una mujer que alguien intentó hundir en el estanque del Buen Retiro. La inspectora se va a poner al frente de esta investigación junto a su equipo, con el que no parece tener mucha relación, porque simplemente la soportan, aunque no entiendan sus excentricidades ni su rectitud en el trabajo, que le llevó a denunciar a un policía que puso pruebas falsas para facilitar la detención de un culpable. La inspectora Ramos no sentía que con ello traicionara a nadie, porque lo importante para ella era cumplir las reglas por encima de todo, especialmente en el trabajo, y esa actitud hará que se fije en ella un anciano, Ramón Fonseca, que había abandonado un año antes Málaga para trasladarse a Madrid, para estar cerca del Centro Penitenciario Madrid II, en Alcalá de Henares, donde cumple condena su hijo Gonzalo, detenido por haber acuchillado a su mujer hasta matarla un año antes. Ramón Fonseca está convencido de la inocencia de su hijo, y como "buen padre" va a hacer todo lo posible para que el verdadero culpable pague por lo ocurrido; para conseguir que se retome la investigación va a poner contra las cuerdas a la policía, declarándose culpable del secuestro de tres personas cuya búsqueda abre todos los informativos de la televisión. El carácter recto que la inspectora Indira Ramos ha demostrado en su trabajo le hace merecedora, a ojos del anciano Ramón Fonseca, de retomar la investigación que llevó a su hijo a la cárcel buscando al verdadero culpable. Las víctimas del secuestro no están elegidas al azar, son responsables según Ramón del desenlace que está viviendo su hijo: Juan Carlos Solozábal, el abogado que no lo defendió como debía, Almudena García, la jueza que lo condenó, y Noelia Sampedro, una joven escort que declaró contra él en el juicio. Ramón Fonseca está convencido de que estas tres personas actuaron mal, dejándose sobornar para que su hijo pagara por algo de lo que estaba convencido no era culpable, y para acelerar la salida de su hijo de prisión pone un plazo de tres semanas para cerrar la investigación, que pide que caiga bajo la responsabilidad de Indira, que cree que será la única capaz de llegar a la verdad por su rectitud sin dejarse sobornar ni manipular por nadie hasta dar con el culpable.

Cada semana irá muriendo uno de los secuestrados, sin que el anciano revele su ubicación. Esa cuenta atrás impuesta por el secuestrador imprime agilidad a la trama, en la que los acontecimientos van desarrollándose de forma rápida. A pesar de eso, en la novela encontramos crítica social, asistimos a la vida en el interior de las prisiones, con las peleas propias entre reclusos, cuyos cabecillas quieren imponerse sobre otros grupos, aunque el pago para ello sean vidas humanas. Se hace una crítica al poder del dinero que como siempre parece que todo lo compra. Se habla de infidelidades, del peligro del juego y de como los vicios pueden arruinar la imagen de las personas ante la sociedad, de sobornos, de la prostitución como medio para salir de la pobreza, de la especulación inmobiliaria y de los pocos escrúpulos de algunos empresarios por llevar a cabo sus obras sin importar las consecuencias ni a quien se lleven por delante, y asistimos también al desprecio por el arte y la cultura, prevaleciendo sobre este último aspecto el ansia de algunos por ganar dinero a toda costa. Como puede apreciarse, son muchos los temas que encontramos en esta historia en la que cada detalle está perfectamente ligado, convergiendo las historias de cada uno de los personajes que aparecen en la trama, de forma que el lector puede ir comprendiendo cómo se desarrollaron los diferentes hechos, encontrando motivos para sospechar de unos y otros, y temiendo por la vida de algunos de los personajes que desfilan por la historia, y no únicamente por la vida de los secuestrados, que parecen vivir una cuenta atrás a priori imposible de parar. Los secuestrados están aislados, y no sabrán muy bien el motivo de su secuestro, pero a medida que avanzamos en la trama vamos a ir conociendo detalles de la vida de los mismos y vamos a poder seguir el hilo que los une.

Aunque puede parecer que estoy contando demasiado de la historia, todo esto que comento se desarrolla muy al principio del libro. El autor ha sabido tejer una trama que no deja nada al azar, los personajes que van apareciendo guardan secretos que van a ir saliendo a la luz a medida que avanzan las páginas, de forma que como lector vas dudando en cada momento de qué es lo que ha pasado realmente en la vida de los protagonistas, dudas de quién es culpable y de qué lo es, porque en las vidas de los protagonistas que ha creado Santiago Díaz hay luces y sombras: los secuestrados guardan secretos, los malhechores con los que se cruza la policía en las investigaciones que van llevando a cabo intentan salvarse por todos los medios, y la propia policía, empezando por la inspectora y también su equipo se presentan como gente de a pie, con numerosos defectos y problemas. Entre el equipo policial destacamos al subinspector Iván Moreno, que mantiene una tensa relación laboral con la inspectora Indira Ramos, a la que no perdona que delatara a un buen amigo, haciendo todo lo posible por no facilitar la relación de la inspectora con el resto del grupo, aunque en este tira y afloja vamos a asistir a acercamientos entre los dos motivados por el propio trabajo que desempeñan, que van a tambalear los sentimientos y los prejuicios de la inspectora con respecto a los que la rodean.

Toda la historia ideada por Santiago Díaz es muy cinéfila, se nota su oficio de guionista de series de televisión. Aunque la historia está dividida en cinco bloques, son ochenta y nueve los capítulos que la componen. Estamos ante capítulos cortos, que dan agilidad a la trama, con giros continuos de guion y sorpresas que va encontrando el lector a medida que avanza en la lectura. El acto que lleva a cabo "el buen padre" tratando de salvar a su hijo es desesperado. El autor nos plantea un dilema moral en esta historia, ya que uno de los protagonistas toma medidas desesperadas para tratar de salvar a su hijo, en cuya inocencia cree totalmente, aunque para ello deba sacrificar la vida de tres personas, que tendrán sus defectos (que iremos conociendo a medida que avancemos en la lectura), pero que quizá no merezcan morir sin saber el motivo de su secuestro ni quién se beneficia de su posible muerte. Sus hechos son censurables, no hay duda, pero cabe preguntarse qué haríamos nosotros ante esta situación. ¿Qué no haríamos por salvar a un hijo o allegado de cuya inocencia estuviéramos totalmente convencidos si creyéramos que la justicia no ha actuado bien en su causa? ¿Llegaríamos a secuestrar y amenazaríamos con matar a los que consideráramos responsables? Es un dilema complicado, casi seguro que a priori contestaríamos que no, pero para eso está la ficción, para plantearnos en ocasiones dilemas y hacernos disfrutar con los problemas de otros protagonistas. El autor ha sabido tejer tan bien los hilos de la historia que apenas nos da tiempo a plantearnos qué hubiéramos hecho en el lugar del buen padre. Las páginas del libro se van sucediendo de manera magistral, las distintas escenas se van ligando entre sí, los personajes están más relacionados de lo que puede parecer en un principio, y todo acaba conformando un puzle perfecto en el que no queda ninguna pieza al azar. 

Estamos ante una lectura trepidante, adictiva, que se devora, con una historia bien hilada, y muy bien descrita, con capítulos cortos que favorecen la lectura, mucha dosis de intriga y acción, con numerosos personajes que aportan mucho a la trama porque a medida que avanzas vas notando la relación que tenían unos y otros y las alianzas que se van forjando entre ellos. Nada queda al azar, todo encaja a la perfección y como lector vas sintiendo diferentes sensaciones. Aunque la inspectora protagonista es un poco peculiar en su forma de actuar, acabas conociendo los motivos de su comportamiento, y la acabas entendiendo, y quieres saber más de ella, quedas con ganas de que al autor se le ocurran nuevas aventuras protagonizadas por ella, y más teniendo en cuenta lo que se relata en el último capítulo del libro. Quedas con ganas de ver esta historia en pantalla, porque tiene ritmo, porque vas visualizando todo lo que se va narrando con mucha facilidad, y porque la historia tiene gancho. Creo que se nota que la he disfrutado, y no me he arrepentido para nada de leerla. Los capítulos cortos ayudan a que la historia avance, y como he dicho, tiene mucho ritmo y es una novela muy visual. Si a eso le sumamos que hay asesinatos, secuestros, el día a día de una prisión y varias investigaciones policiales, tenemos un conjunto apetecible que a pesar de que se puede leer casi de tirón, se disfruta.

A mí no me importaría encontrar de nuevo a la inspectora Indira Ramos y a todo su equipo al frente de nuevas investigaciones ideadas por Santiago Díaz, y si alguien se anima a hacer una adaptación como serie de televisión o película, bienvenida sea. Creo que se va a hacer una serie basada en Talión, la anterior novela del autor, así que espero leerla antes de que esto ocurra. Si queréis un consejo, corred a leer "El buen padre" antes de que acabe en pantalla grande, porque la historia y los personajes creados por el autor lo merecen. En #SoyYincanera hemos disfrutado mucho con el libro, creo que va a ser la tónica unánime de todas las reseñas.

Como siempre, agradecer a #SoyYincanera el haberse fijado en este libro para una lectura conjunta y que hayan hecho posible que me haya llegado un ejemplar, al autor por escribirlo y a la editorial Reservoir Books por facilitarnos los ejemplares para la lectura conjunta. Ha sido todo un placer que espero se pueda repetir en un futuro no muy lejano.

¡Nos leemos!


Esta reseña participa en la #YincanaCriminal2021, en el apartado Made in Spain. La acción transcurre en Barcelona o Madrid.
(Aunque tengo cubierta la casilla con Barcelona, ahora incluyo Madrid por si de aquí a que acabara el año me diera tiempo a duplicar las reseñas para la yincana).  ¡Optimista que es una!

#SeguiremosBailando

jueves, 8 de abril de 2021

Los muertos no saben nadar. Ana Lena Rivera.

Tercera entrega protagonizada por la investigadora de fraudes fiscales, Gracia San Sebastián, tras "Lo que callan los muertos" y "Un asesino en tu sombra", ambos títulos reseñados en el blog, y que he podido disfrutar de nuevo gracias a la iniciativa de #SoyYincanera.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: Los muertos no saben nadar
Autora: Ana Lena Rivera
Editorial: Maeva Ediciones
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-18184-24-6
472 páginas
PVP.: 21 €

Sinopsis (tomada de la página de la editorial)

La tercera novela de la autora de Lo que callan los muertos, ambientada entre Oviedo y Gijón. Una nueva investigación de Gracia San Sebastián, que ahora colabora con la policía.

En pleno mes de diciembre, en la playa de San Lorenzo de Gijón un niño encuentra el brazo amputado de un hombre en el agujero del muro donde guarda sus secretos.
El brazo pertenece a Alfredo Santamaría, que estaba siendo investigado en la comisaría central de Oviedo por una presunta estafa piramidal. El jefe de la Policía del Principado asigna el caso al comisario Rafael Miralles. Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes contratada por la policía para indagar en las finanzas de la víctima, tiene que desentrañar un complejo entramado de blanqueo de dinero en el que interviene un poderoso grupo de mafiosos rumanos sin escrúpulos. En su vida personal, la relación con Rodrigo sigue viento en popa para disgusto de su exmarido, Jorge, que viene de visita desde Estados Unidos para gestionar un ambicioso proyecto empresarial.

Datos sobre la autora (tomados del propio libro)

ANA LENA RIVERA nació en Oviedo en 1972. Estudió Derecho y Administración de Empresas en ICADE, en Madrid. Después de veinte años como directiva en una multinacional, cambió los negocios por su gran pasión coincidiendo con el nacimiento de su hijo, Alejandro. Junto a él nació también Gracia San Sebastián, la investigadora protagonista de su serie de intriga.
Anteriormente se han publicado Lo que callan los muertos, galardonada con el Premio Torrente Ballester, y Un asesino en tu sombra, ambas protagonizadas por Gracia San Sebastián.                 Foto de la autora: ©️ Aurelio Martínez

Impresiones sobre el libro

Sábado, 7 de diciembre de 2019. 10:00. Playa de San Lorenzo. Gijón.
-¡MIRA, PAPÁ! MIRA lo que he encontrado.
-¿Qué es eso, Isma? -preguntó el hombre extrañado al ver a su hijo acercarse con lo que parecía la mano de un maniquí viejo y sucio.
El horror que sintió cuando el pequeño le entregó su recién encontrado tesoro le persiguió durante varios días. Los momentos siguientes se fijaron de manera caótica en su memoria: cómo arrojó el brazo putrefacto de una patada lejos de su hijo, los ojos llorosos de este ante la reacción de su padre, la confusa llamada a emergencias, la carrera desenfrenada y torpe por la arena con el niño en brazos, la cara de los agentes cuando les explicó que había dejado un brazo humano en la playa, el traslado a comisaría para tomarles declaración después de examinar el brazo y de permitirles recoger su pelota abandonada.

Está claro que el libro arranca con fuerza. Ya desde el principio aparece un brazo desmembrado en el hueco de un muro. Es difícil creer que el brazo ha llegado ahí por sí solo. Y si aparecen los restos de una persona, es fácil pensar que hay un cadáver. ¡Y lo que nos gusta a los miembros de #SoyYincanera que aparezcan cadáveres! Eso es sinónimo de investigación, y a los que disfrutamos con los libros de intriga nos encantan las investigaciones, y más si estas vienen a cargo de personajes ya conocidos por nosotros, como es el caso de la protagonista de este libro, Gracia San Sebastián, una investigadora de fraudes fiscales a la que ya tuve el placer de disfrutar en sus dos aventuras anteriores.

Aunque las tres historias protagonizadas por Gracia se pueden leer de forma independiente, porque estamos ante historias autoconclusivas, recomiendo que si podéis acercaros a las dos anteriores antes de leer esta, lo hagáis sin dudarlo, para entender mejor la evolución personal de la protagonista y de aquellos que la rodean, especialmente familiares y amigos, que aunque son personajes secundarios en las tramas que protagoniza Gracia, son un gran aporte para las historias que se narran.

Estamos ante historias ágiles, de esas que vuelan en nuestras manos nada más iniciar su lectura, así que si os sentís en la necesidad de iniciar la lectura de la saga desde el principio no dudéis en buscar los libros previos, que están disponibles en formato bolsillo y que seguro podréis encontrar en las bibliotecas que frecuentáis, porque de hacerlo así, descubriréis más matices de la protagonista, que va cogiendo peso a medida que se van desarrollando las historias a las que se enfrenta. Y si leyendo en orden vais a descubrir cómo ha ido evolucionando el personaje, no vais a sentiros defraudados por el elenco que le acompaña, haciendo especial mención de su madre Adela, su amiga Sarah, su hermana Bárbara y su pareja Rodrigo, con el que parece afianzar una relación que ya se intuía en el libro anterior, sin dejar de lado la aparición de Jorge, aún marido de Gracia y del que se está separando; el entorno amistoso y familiar de Gracia se verá completado por sus relaciones profesionales, y al frente de ellas el comisario Rafael Miralles, amigo personal de Gracia y su jefe en este caso, porque aunque Gracia se nos presenta como investigadora de fraudes para la Seguridad Social (casos proporcionados por Rodrigo en las entregas anteriores), ahora trabaja para la policía investigando un presunto caso de estafa piramidal que tiene como principal sospechoso a Alfredo Santamaría, el dueño del brazo que aparece en escena nada más iniciar la lectura del libro.

Y si la protagonista ha evolucionado, también se nota la evolución de la autora a la hora de la construcción de tramas. Si el primer libro presentaba un caso más sencillo, a cuya resolución se llegaba gracias a las relaciones de Gracia con su familia y entorno, los dos casos siguientes son algo más complicados, especialmente este que aquí traemos, con el que más he disfrutado en cuanto a trama. La investigación llevada a cabo por Gracia sobre una posible estafa piramidal que tiene como epicentro la empresa InverOriental, al frente de la cual está Alfredo Santamaría, cuyo brazo desmembrado se encuentra en una playa de Gijón a principios de diciembre de 2019, conecta la empresa investigada con mafias de la Europa del este, con lo que ello conlleva de posibles delitos de extorsión, asesinatos por encargo, prostitución... Los acontecimientos que se narran en el libro, que tienen lugar durante los meses de diciembre y enero, en plenas fiestas navideñas, conectan con unos hechos acontecidos meses antes, el día de San Valentín de ese mismo año, con el atropello y muerte de una joven a pocos metros de llegar a su casa, sin que el responsable pagara por ese crimen. Como suele pasar en los libros de intriga, hechos del pasado y del presente van a compartir un nexo de unión, y nuestra labor como lectores va a centrarse en ver qué sentido tienen los acontecimientos, qué los provocan y cuál es la relación entre los distintos personajes que aparecen en la historia, así como tratar de desentrañar el crimen, que de esto último vamos servidos en esta historia.

Se nota que la autora ha evolucionado, ha arriesgado haciendo algo más complicada la trama, de forma que no pierda ni un ápice de interés para el lector, que va recorriendo junto a los personajes las ciudades de Gijón y Oviedo, especialmente esta última, escenarios principales de la novela, aunque sin dejar de viajar al extranjero, en este caso a Rumania, donde conoceremos la maldad con la que se mueve algún que otro secundario y lo fácil que resulta para algunos acatar órdenes sin importar las consecuencias.

Estamos ante una novela mucho más negra, donde se notan las diferencias sociales entre los distintos personajes, sobre todo por el tema económico, primando el dinero y el prestigio para que algunos se consideren superiores a otros, como las familias ricas que aceptan que una mujer pobre cuide de sus hijos pero que no estarían dispuestos a emparentar con ella por cuestiones amorosas; se hace hincapié en lo poco que vale la vida humana para algunos, dispuestos a acabar con algunas personas sin ningún remordimiento a cambio de dinero; encontramos estafas, chanchullos empresariales, venganzas de la mafia rumana ante el asesinato de uno de los suyos, sin importar las consecuencias, hay algo de justicia poética porque se acaban pagando los delitos que habían quedado impunes... 

Son muchos los temas que encontramos en este entretenido libro que nos resulta complicado soltar una vez que hemos iniciado su lectura, porque la trama avanza rápidamente, con capítulos cortos y muchos diálogos que agilizan la lectura; además, como los temas que se plantean resultan interesantes y las intrigas no decaen en ningún momento, estamos deseando saber qué pasa finalmente con cada uno de los personajes y cómo se cierran los acontecimientos. Hay dos claros frentes abiertos: la resolución de un crimen del pasado que parece conectar con los hechos acaecidos en diciembre con los que se inicia la historia, todo ello bajo la investigación por fraude que lleva a cabo Gracia ayudando con ello a la policía, y por otro lado la propia vida personal de la protagonista y de aquellos que forman parte de su círculo más íntimo, que también aportan a la historia un toque especial que personalmente he disfrutado. Si Gracia se presenta como una persona muy segura en su trabajo, en su vida personal es mucho más frágil, y aunque en este libro está intentando llevar adelante una relación con Rodrigo, la aparición del que aún es su marido, Jorge, alterará un poco su vida, aunque venga dispuesto a firmar los papeles del divorcio y a finiquitar los bienes comunes. El tira y afloja al que vamos a asistir como lectores entre Rodrigo y Jorge hará que conozcamos más detalles de estos personajes que la propia protagonista, a la que a veces dan ganas de gritar para que se dé cuenta de cómo son en realidad uno y otro (vamos a encontrar matices de ellos que no acabarán de gustarnos, al menos eso es lo que a mí me ha pasado con estos dos personajes). La novela está narrada en tercera persona, excepto los pasajes contados por la propia Gracia, escritos en primera persona y que sirven de enlace entre las distintas historias. 

La autora se ha superado a sí misma, aunque espero que tenga en la recámara alguna historia más protagonizada por Gracia San Sebastián, y que no tarde en publicarla, porque personalmente quedo con ganas de saber cómo evolucionará la vida personal de la protagonista, y quiero saber más de esos personajes creados por ella que son ante todo personas cercanas y creíbles, que tienen luces y sombras, como cualquiera de nosotros y de los que nos rodean, y con los que no me importaría ir a pasear por las calles de un Oviedo que no tengo el placer de haber visitado, ni de tomar algo en su compañía en cualquiera de los establecimientos que se citan en la novela. Y si ya tuviera la oportunidad de conocer a alguien como Adela, la madre de la protagonista, sería genial. Todo esto despierta la novela, así que si tenéis oportunidad de acercaros a ella no lo dudéis, que Gracia es mucha Gracia, y las tramas en las que participa valen la pena. Deseando leer una próxima aventura.

Gracias a la editorial Maeva, a la autora y a la iniciativa #SoyYincanera por darnos la oportunidad de seguir disfrutando de esta protagonista a la que hemos cogido tanto cariño.


Con esta reseña participo en la #YincanaCriminal2021 en el apartado Made in Spain: La acción transcurre en cualquier ciudad española, excepto Barcelona o Madrid.

#SeguiremosBailando

jueves, 25 de marzo de 2021

Tierras de niebla y miel. Marta Abelló.

Nueva entrada en el blog gracias a la iniciativa #SoyYincanera. Como suelo decir, un placer acercarse a autores cuya obra no conocía; merece la pena salir de la zona de confort que muchos tenemos y descubrir otros nombres de la literatura.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: Tierras de niebla y miel
Autora: Marta Abelló
Editorial: Planeta, S.A.
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-08-23725-9
Primera edición: enero de 2021
PVP.: 19,90 €
528 páginas.

Sinopsis (trasera del libro)

Año 1899. La joven Martina de Icaza regresa a su Cádiz natal huyendo de un matrimonio fracasado. Pero al desembarcar descubre que se ha quedado huérfana y sin hogar.
Desamparada, tiene que trabajar como sirvienta en la humilde pensión de su tía Balbina, hasta que un buen día su prima Candela desaparece.
A partir de entonces, Martina se ve envuelta en una trama de intrigas, aventuras, crímenes y pasiones que la lleva a adentrarse en la Casa Baena, una imponente mansión malagueña llena de secretos y misterios.
En una España de contrastes donde se conjuran criadas y señoras, bandoleros y burgueses, Martina deberá impedir un crimen tiempo atrás profetizado, enfrentarse a un amor imposible y alcanzar su propio destino, aunque este la transforme para siempre.

Datos sobre la autora (tomados del libro)

Marta Abelló (Barcelona, 1972). Apasionada lectora, comenzó a escribir sus primeras historias a los ocho años alentada por su admiración por Enid Blyton. Ha participado en numerosas antologías de relatos en España y Latinoamérica, y ha obtenido diversos premios literarios.
Su novela Los hijos de Enoc se mantuvo en las listas de bestsellers de Amazon durante más de un año para posteriormente ser publicada por Booket en 2019. 
Tierras de niebla y miel es su sexta novela.


Impresiones sobre el libro

Reconozco que no tenía claro qué es lo que iba a encontrar en la lectura de este libro, pero como siempre, me dejé guiar por la intuición de las responsables del grupo y debo confesar que ha sido todo un placer adentrarme en esta trama de aventuras, amoríos, crímenes, desigualdades sociales, bandolerismo, mujeres que tratan de luchar contra lo que se espera de ellas en sociedad y prefieren dejar una vida acomodada y lanzarse a forjar su propio futuro y otras que se contentan con vivir lo que les ha tocado; se habla también de la figura del sacamantecas y se hace hincapié en ritos paganos que se daban por la zona en la antigüedad, toda una amalgama de temas que dan como fruto una historia muy bien hilada y con la que sin duda he disfrutado, creo que principalmente porque no tenía muy claro qué es lo que iba a encontrar, y he podido aprovechar la lectura sin tener la referencia de las expectativas, disfrutando a medida que pasaba las páginas, que es lo que mejor puede pasarte con un libro.

Aunque la acción de "Tierras de niebla y miel" se inicia en 1899 en un barco en medio del océano Atlántico, la trama pronto se dirige hacia la ciudad de Cádiz, siendo esta, junto con las tierras de la provincia de Málaga, escenarios principales de la novela, especialmente en esta última provincia la zona en torno al dolmen de Menga, punto clave en la trama.

La protagonista principal, Martiza de Icaza, se embarca hacia Cádiz, su ciudad natal, junto a su doncella Erlinda, huyendo de un matrimonio infeliz allá en Nueva Orleans. En las primeras páginas acompañaremos a Martina en ese viaje lleno de esperanza para volver a disfrutar junto a sus padres la felicidad que dejó atrás tres años antes cuando se embarcó rumbo a América con el que era su esposo Conrado Lefebvre.

La esperanza se trunca al llegar a la casa familiar, donde descubre que algo malo les ha pasado a sus padres, con lo que se verá obligada a pedir ayuda a su tía Balbina, la viuda de su tío, que regenta una pensión humilde, La Gaviota, donde ofrece cobijo a Martina y Erlinda a cambio de su trabajo en la pensión. Había desavenencias entre la familia de Martina y la propia Balbina, de modo que esta forma que la tía tiene de acoger a su sobrina no es más que un pago a la manera en que la familia la trató a ella. Están muy claras en el libro las diferencias sociales entre unos protagonistas y otros, y la forma en que estos se relacionan entre sí, haciendo la autora uso de un lenguaje refinado cuando es preciso, y de vulgarimos cuando vienen a cuento. Los dialectos andaluces que pone en boca de unos y otros también están conseguidos, con lo que en conjunto estamos ante una obra bien ambientada con numerosos personajes bien definidos, aportando cada uno su personalidad según dónde se haya criado.

Son varios los ambientes que vamos a conocer a lo largo de la trama, así como ya he indicado son muchos los personajes a los que vamos a enfrentarnos. Ese elevado número de personajes que aparecen hace que al principio pueda ser complicado entrar en la historia, pero poco a poco, a medida que se avanza en la trama se ve de forma clara cuál es la historia principal y cómo se van desarrollando los acontecimientos. La historia se sitúa a finales del siglo XIX, y la autora nos ofrece gracias a su prosa un retrato de una España llena de contrastes. La trama se desarrolla en el sur de España, en territorio andaluz, y los contrastes son evidentes en esta zona, con grandes diferencias entre la vida en las grandes mansiones y la miseria de las calles, el ambiente de los señores y las complicaciones a las que tienen que enfrentarse en el día a día sus criados, y el pueblo llano, que ve peligrar su vida por la rapiña de algunos que tratan de hacerse a toda costa con algunas de sus pertenencias. 

En las páginas del libro encontramos riqueza y marginalidad, es patente la buena ambientación que consigue la autora con su prosa, haciéndonos partícipes de las muchas diferencias entre los dueños y señores de las casas de buena familia y los miembros de su servicio, así como las diferencias entre estos miembros del servicio y las personas allegadas que acuden a las casas para ayudar en el abastecimiento del hogar (también son patentes las clases dentro del servicio y la autora ha sabido reflejarlo muy bien). Queda muy marcada la diferencia entre el mundo rural y el de las clases pudientes, la de aquellos que luchan cada día con sus manos para conseguir el sustento de los suyos y aquellos que disfrutan de un desahogo económico desde su nacimiento, aunque eso no suponga que estén libres de todo mal, porque si algo queda claro en la novela es que las enfermedades no entienden de riqueza y pueden afectar a ricos y pobres por igual. El modo de afrontar los problemas será distinto según la posición económica de cada uno, teniendo los pudientes la posibilidad de acabar con sus males acudiendo a médicos, o en casos más estrictos, a sanadores que creen en la magia y en los ritos ancestrales para acabar con los problemas, sin importar qué medios sean necesarios para conseguir el fin. Porque sí, los ritos ancestrales tienen gran importancia en la trama, y en este caso el dolmen de Menga tendrá un papel destacado, así como los ritos que se supone tenían lugar en torno a él y al culto a Melkart, y a la diosa madre que veneraban los antiguos habitantes de la zona, ya desde el Neolítico. 

Ha sido un placer encontrar datos arqueológicos en el libro, así como citas a excavaciones en torno al dolmen, y hallazgos de vestigios pasados. Estos datos arqueológicos, unidos a la proliferación de leyendas y temas mágicos en la zona escenario de la novela han supuesto un gran aliciente para mí a la hora de disfrutarla. Si además añadimos que la época en la que se desarrolla la trama, finales del siglo XIX, era una época convulsa en España, con la pérdida reciente de las últimas colonias, las marcadas desigualdades sociales entre la población, el bandolerismo presente en territorio andaluz y que adquiere gran importancia en la trama, estamos ante una novela con la que disfrutamos sin duda.

Ya he comentado al principio que no sabía bien qué iba a encontrar tras las páginas de este libro. A priori podría parecer que estamos ante una novela histórica, porque hace referencia a acontecimientos pasados y los toma como base para desarrollar la trama, pero a medida que como lectores nos adentramos en las páginas del libro encontramos mucho más. No estamos ante una novela negra, pero casi, y digo esto porque serán varios los crímenes a los que asistiremos a lo largo de la trama, algunos fruto de la mente perturbada de un individuo ejemplo de lo que en la época se conocía como el "sacamantecas", con todas las consecuencias que ello pudiera acarrear; otros crímenes son casi sin sentido, por conseguir algo que otro tiene, sin que la vida de los habitantes de la zona sea muy tenida en cuenta, y también se habla de crímenes rituales, buscando un fin; todos estos ingredientes se pueden encontrar en este libro que ha sido una delicia descubrir.

A pesar de su extenso número de páginas, es un libro que se lee casi sin pensar, porque la historia está dividida en treinta y seis capítulos, subdivididos a su vez, y algunas partes son muy cortas, lo que favorece que se avance en la lectura. Además, como la intriga y la aventura están servidas desde casi el inicio de la trama, porque son muchos los secretos que los personajes guardan y muchas las ganas que tienen otros por descubrirlos, el disfrute está garantizado.

Por si fuera poco, además de los secretos que se guardan hay asesinatos principalmente de mujeres y el cuerpo de la guardia civil que investiga los hechos, tenemos bandoleros a los que acabas cogiendo cariño como si de Curro Jiménez y su banda se tratara, hay malos muy malos y buenos muy buenos, y sobre todo hay personajes con sus luces y sombras, todo ello muy bien combinado, que hacen de esta novela un libro que sin duda se disfruta. 

Sé que me repito mucho últimamente, pero ha sido un placer acercarme a esta historia escrita por Marta Abelló, y me he quedado fascinada al saber que este es su sexto libro, y yo no tenía el placer de conocerla. Sin duda, va a ser una autora a la que voy a tener que seguir la pista, y si alguna historia anterior suya cae en mis manos, no voy a dudar en leerla. En esta trama ha dado mucha importancia al dolmen de Menga, y a los ritos que en el pasado se hacían en torno a él. No sé si en sus otros libros hace alusiones también a temas del pasado, pero habrá que investigarlo y seguirle la pista. Hace muchos años tuve el placer de visitar el dolmen y el torcal de Antequera, también escenario de la novela, en un viaje cultural con mis compañeros de la universidad, y la lectura de este libro me ha dado ganas de volver por allí, Me he sentido transportada de nuevo, a mis estudios ya lejanos y a la zona que en su día visité. Me ha gustado la forma que ha tenido la autora de envolverme en la historia, mezclando diversos géneros y consiguiendo un resultado final más que notable.

No voy a contar qué pasa al final ni cómo se desarrolla la trama, ni voy a hablar de más personajes, que se podría hacer sin duda, porque creo que "Tierras de niebla y miel" es de esos libros que es mejor ir descubriendo poco a poco, sin que nadie te haya contado demasiado sobre él. No sé si sería aventurar mucho, pero se podría hacer una versión cinematográfica o televisiva del mismo, creo que la historia daría para ello. A ver si alguien con posibilidades lo lee y se anima. Mientras tanto, a la espera de una posible versión en pantalla grande, recomiendo la lectura de este libro a todo aquel al que le guste disfrutar de una buena historia que combine de forma magistral distintos ingredientes.

¡Nos leemos!


Este libro participa en la #YincanaCriminal2021 en el apartado Made in Spain. La acción transcurre en un ambiente rural.

#SeguiremosBailando





jueves, 4 de marzo de 2021

El libro de los crímenes. Santiago Castellanos.

No paran las lecturas simultáneas propiciadas por el grupo #SoyYincanera. En este caso, nos hemos trasladado a la Hispania del siglo V para buscar más víctimas, porque si a alguien no le ha quedado claro, en este grupo disfrutamos con los libros en los que haya una buena trama que requiera de una investigación.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: El libro de los crímenes
Autor: Santiago Castellanos
Editorial: Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U. (Ediciones B)
Formato: Tapa dura con sobrecubierta.
ISBN: 978-84-666-6887-3
Primera edición: febrero de 2021
464 páginas.
PVP: 21,90 €

Sinopsis (tomada del propio libro)

UN IMPERIO A LAS PUERTAS DEL OCASO
UNA SERIE DE VIOLENTOS ASESINATOS
UN LIBRO PERDIDO QUE PODRÍA CAMBIAR LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD

Año 447 d.C. «Me quieren matar» es el inquietante mensaje que recibe el joven Festo desde Asturica, Hispania. Hace unos años que su amigo Eugenio tuvo que huir de Roma tras ser acusado de apoyar doctrinas diferentes al catolicismo, la religión oficial de un imperio que se acerca a su fin, pero que hará cualquier cosa para mantener su poder.
Al llegar a Asturica para ayudar a Eugenio, la carrera por encontrar un manuscrito prohibido que recoge las enseñanzas secretas de Jesús une a Festo con un grupo de herejes llamados los Perfecti, con quienes se verá envuelto en una trama de intriga, traiciones y violentos crímenes.
Basándose en la existencia real del libro Memoria Apostolorum, Santiago Castellanos vuelve a recrear magistralmente en este thriller histórico el ocaso del Imperio romano, pero esta vez desde un prisma diferente: el de aquellos primeros herejes que nos demostraron que, tanto entonces como en la actualidad, el arma más peligrosa que puede empuñar un hombre contra un imperio son sus ideas.

Datos sobre el autor

Santiago Castellanos (Logroño, 1971) es profesor titular de Historia Antigua en la Universidad de León. Doctor en Historia por la Universidad de Salamanca, ha sido profesor invitado en las universidades de Oxford (Reino Unido) y de Notre Dame (Estados Unidos). Ha dirigido proyectos de investigación para programas de los ministerios de Educación, Ciencia y Economía. Ha sido ponente en medio centenar de congresos científicos y además ha impartido conferencias como invitado en numerosas universidades españolas e internacionales (de Estados Unidos, el Reino Unido, Italia, Argentina, Brasil o Alemania, entre otros países). Ha escrito diez ensayos académicos, entre ellos Los godos y la cruz (2007) o En el final del Imperio (2013), además de manuales universitarios como Los visigodos (2018). El último de ellos, The Visigothic Kingdom in Iberia ha sido publicado por University of Pennsylvania Press (2020). En Ediciones B ha publicado las novelas Martyrium, Barbarus, y Gothia. Muerte en Barcinona.
©️ Fotografía del autor: Virginia Aguado

Impresiones sobre el libro

Con "El libro de los crímenes" asistimos a una recreación histórica de cómo pudieron desarrollarse los acontecimientos narrados que el autor sitúa a mediados del siglo V en Hispania, concretamente en el año 447 d.C., aunque en las primeras páginas, en un prólogo que tiene lugar una década después, introduce un fragmento que da pie a la intriga que luego se desarrolla. Este inicio conectará directamente con el final del libro, ocho páginas a modo de epílogo, que tiene lugar diez años después, cerrando toda la trama que se desarrolla a lo largo de los cuarenta y cuatro capítulos anteriores. Por si no ha quedado claro, el libro cuenta con un prólogo, cuarenta y cinco capítulos (el último de ellos es el epílogo) y una nota del autor en el que nos cuenta que algunos de los hechos y personajes que aparecen en el libro están basados en datos reales, aunque él ha escrito una ficción histórica aprovechando algunos hechos de los que se tiene constancia, y tomando como referencia para el personaje principal otro histórico con distinto nombre. Los personajes reales que se citan en la trama tienen también su parte novelada, con idea de adecuar su carácter a la historia narrada, pero en conjunto hay que reconocer que el autor ha sabido crear un buen conglomerado donde aparecen buenos y malos, aunque los protagonistas, los principales y secundarios guardan matices, ingrediente imprescindible en toda buena novela de intriga, que hace que el lector vaya dudando de unos y otros a medida que avanzas en la trama.

El convulsivo siglo V está siendo objeto de muchas ficciones históricas escritas por autores españoles, y tuvimos oportunidad de leer sobre él en #SoyYincanera de la mano de José Zoilo y su libro "El Alano", que tan buenas vibraciones nos dejó. En este siglo se produjo la caída del Imperio romano de Occidente; suevos, vándalos y alanos pululaban por el territorio de la Península Ibérica, y los suevos también tendrán en esta novela que hoy reseñamos su protagonismo. Desde Roma, se intenta preservar el Catolicismo como la religión verdadera, y las persecuciones de herejes y de todos aquellos que vayan en contra de la fe tendrán vital importancia en esta época, como forma de mantener la fuerza de un imperio ya próximo a su fin, pero que está resultando ser una buena excusa para desarrollar libros en este período.

Las persecuciones de herejes por parte de Roma y el casi desmembramiento del Imperio serán la excusa que tome Santiago Castellanos para desarrollar la trama de esta historia, y ya nos avisa de ello en la nota del autor que encontramos al final del libro:

"El libro de los crímenes es una novela histórica: la trama y los principales personajes pertenecen a la ficción. Y, sin embargo, todo el libro es un reflejo de cuestiones, personajes, episodios y procesos que sí son realmente históricos.

Me refiero a la persecución contra herejes, haeretici, llevada a cabo en distintos lugares del Imperio romano a mediados del siglo V. No solo en la mismísima Roma por parte de su obispo, León Magno, sino también por prelados de ciudades como, por ejemplo, Toribio de Asturica."

Con "El libro de los crímenes" nos trasladamos a la Hispania del siglo V como escenario de la novela, principalmente a la ciudad de Asturica (la actual Astorga), aunque también se hace una incursión en Emerita. La acción sin embargo se inicia en Roma, lugar en el que reside Festo, el protagonista principal de la trama, un joven de buena posición que, como el resto de haeretici también está empeñado en la búsqueda de la Verdad.

"Festo no se considera un maniqueo. Pero hay ideas clave de esa creencia que le gustan. En especial la importancia de la diferencia entre el Bien y el Mal, y la influencia de la Luz en la vida del ser humano. La Luz en todas sus acepciones. Eso incluye el juego de los astros, pero también la iluminación interior que, cree, ha de ser alimentada día a día con la esperanza de ser un poco mejor. Va a encontrarse con amigos suyos que sí lo son, que son maniqueos convencidos, y que están aterrados. Lo sabe. Después de todo, él también lo está".

Festo no dudará en acudir en respuesta a la llamada de auxilio que le hace llegar Eugenio, un viejo amigo que tuvo que abandonar Roma, como consecuencia de las persecuciones llevadas a cabo por las autoridades contra todos aquellos que dudaban de la que en la capital del imperio consideraban la fe verdadera. 

Porque es un mensaje que emana del miedo y del terror. Del miedo y del terror de quien lo ha escrito.
«Me quieren matar.»
Y, tras él, una desesperada petición de ayuda.
«Ven. Te lo ruego, Festo. Ven.»

Así pues, Festo no dudará en acudir a la llamada de auxilio de su amigo y se traslada a Asturica, donde conocerá a un grupo de herejes a la cabeza del cual está Eugenio, todos ellos perseguidos por las autoridades porque dedican su vida a buscar la Verdad, yendo tras la pista de libros prohibidos que les ayudan a ampliar sus conocimientos en esa búsqueda, en contra de las normas establecidas por la religión imperante.

"(...) El Bien, el Mal, la Luz... todo le seducía por que le enseñaba senderos hacia la Verdad."

"(...) ellos, que son haeretici y delincuentes a los ojos del Imperio, no pretenden un regreso a esos templos que, como los restos que acaba de ver, un día pulularon por doquier por todo el mundo romano. Su templo es, más bien, la duda. Una duda constante. Una duda sobre la Verdad." 

Eugenio es el líder del grupo de herejes de Asturica, él mismo se considera un Perfecti. Hombre de aspecto imponente, proviene de una acaudalada familia de Emerita, a quien su buena situación económica permitió viajar y estudiar textos que no estaban al alcance de cualquiera en las provincias orientales del Imperio, Tuvo que huir de Roma ante la persecución que allí sufrió por apoyar doctrinas que chocaban con el catolicismo, y acabó estableciéndose en Asturica, donde mantenía cierto prestigio a pesar de sus ideales, conocidos por las autoridades de la zona. Envidiado por su situación económica o perseguido por sus ideas, él es quien lanza un mensaje de auxilio pidiendo la ayuda de Festo, una persona muy observadora, capaz de salvarlo en palabras de Eugenio por su "conocimiento del alma humana". Entre las autoridades que persiguen a Eugenio y a su grupo por sus ideas encontramos a Toribio, obispo de Asturica, y a su diácono Gargilio, hombre cruel que aspira a ascender en el mundo que le rodea. Ambos van persiguiendo encontrar el "Memoria Apostolorum", libro prohibido que recogía las supuestas enseñanzas secretas de Jesucristo a los apóstoles, del que están convencidos circulaba una copia en poder de los Perfecti. La persecución a la que los herejes se ven sometidos no tiene solo como fin cortar de raíz sus ideas en contra del catolicismo, sino también hacerse con cualquier copia de los llamados libros prohibidos no aceptados por la religión predominante con el fin de que acaben destruidos.

A este panorama va a tener que enfrentarse Festo, que sufrirá en su propia carne las persecuciones a las que será sometido el grupo, formado por gente dispar, hombres y mujeres, cada uno arrastrando un pasado que va dejando huella a medida que se desarrolla la trama, de manera que ante los atentados que se producen contra Eugenio y los crímenes que se van a suceder a lo largo de la historia, como lector vamos a ir desconfiando de unos y otros indistintamente, porque todos guardan secretos, todos siguen estrategias al margen del grupo y eso hace que aumente la intriga en la historia. Entre los personajes que forman parte del grupo destacan Prócula y Maura, dos mujeres de distinta edad que parecen no congeniar ni tener nada en común fuera de la búsqueda de esa verdad que todos buscan, porque son muy diferentes entre sí, y Avita, una joven de buena familia que en ocasiones parece como ida; en cuanto a los hombres, Zoilo y Floro serán dos de los personajes a destacar entre el grupo de herejes, con peso en la trama.

¿Qué decir de la novela? En conjunto me ha gustado, aunque si bien es cierto que la venden como un thriller histórico, personalmente dejaría de lado esta etiqueta, porque considero que la palabra thriller se aplica más a aquellos libros en los que no puedes parar de leer, y si hay algo que ha fallado en este libro que hoy traigo (es mi modesta opinión) es que cuesta un poco entrar en la trama. No tiene el ritmo vertiginoso que se espera de estos libros. Al principio cuesta un poco entrar en la historia, hay muchos personajes y se habla de libros prohibidos y de la situación del imperio, que puede resultar un poco tediosa, pero como punto positivo hay que señalar que todo avanza de un modo rápido a partir de que se produzca el primer asesinato (sí, os adelanto que hay más de uno) y Festo se centre en la investigación de ese crimen. Como lectores nos vamos a poner a investigar también, y vamos a dudar de unos y de otros y de las razones que llevan a cada uno de ellos a guardar secretos y actuar de la forma en que lo hacen.

Hay un fondo histórico en la trama, tomado de la realidad, y con ese mismo fondo he disfrutado especialmente, porque me gusta lo que se cuenta y cómo lo cuenta el autor. Está clara su labor como profesor de Historia, porque las descripciones que ha hecho de las ciudades de Asturica y Emerita han sido tan precisas que no era difícil imaginarse el deterioro de las mismas y el cambio radical que estarían sufriendo una vez perdido el influjo de Roma y con la llegada de nuevos pueblos dispuestos a quedarse por allí. 

"(...) los cambios de época, a veces, no son perceptibles por quienes viven en ella. Porque, metidos en su día a día, no pueden sacar la cabeza para ver qué ocurre a su alrededor. Como el viejo símil del legionario que, ofuscado en lo que tiene delante y en el enemigo al cual batir, apenas tiene conocimiento alguno de cómo transcurre una batalla en la que, muy probablemente, va a perder la vida."

El lenguaje utilizado por el autor ha sido sencillo, y fácil de seguir. Es cierto que encontramos algún que otro término latino, pero a mí particularmente no me ha importado que aparezca, es más, creo necesario que así haya sido.

¿Recomiendo la novela? De eso no hay duda. A pesar de resultar algo lenta en un principio, la trama poco a poco va cogiendo ritmo y las páginas empiezan a volar a medida que se avanza en ella, ya he comentado que a mi modo de ver, va mucho más rápido desde que se produce el primer asesinato. Hubo una época en la que devoraba novela histórica, es lo que he estudiado y me gusta, pero pasé por un bajón lector de esta temática. Ahora, gracias a #SoyYincanera estoy recuperando el gusto por volver a introducirme en estos libros de ficción histórica, y descubriendo a nuevos autores, así que, si os ha pasado como a mí, no dudéis en darle una oportunidad a este título, porque la combinación de historia y asesinatos está muy bien conseguida. Merece la pena su lectura aunque su lectura sea algo pausada en un principio.

"Cuando topamos con algo siniestro, no nos sorprende la oscuridad de su naturaleza. Pero hemos de reconocer que el tener la certeza de dicha oscuridad altera nuestro espíritu y lo pone en guardia. Porque no es lo mismo intuir que saber, imaginar que conocer."

¡Nos leemos!

Esta reseña participa en la iniciativa #YincanaCriminal2021 en el apartado: Made in Spain. El protagonista es un detective.

#SeguiremosBailando

martes, 16 de febrero de 2021

El umbral de la mentira. Elly Griffiths.

Primera lectura simultánea para la #YincanaCriminal2021. Este año lector se presenta negro, muy negro... Ya se encargan las organizadoras de #SoyYincanera de elegir buenos títulos, y nosotros que se lo agradecemos. Sin más, vamos con la reseña de este primera lectura :

Datos técnicos

Título: El umbral de la mentira
Título original: The Janus stone
Autora: Elly Griffiths
Traductor: Jofre Homedes Beutnagel
Editorial: Maeva Ediciones
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-17708-91-7
©️ Elly Griffiths, 2010.
©️ traducción: 2021
©️ Maeva Ediciones, 2021
328 páginas

Sinopsis

LOS HUESOS NUNCA MIENTEN
Cuando los obreros que llevan a cabo las tareas de demolición de una vieja casa en Norwich descubren un esqueleto, la arqueóloga forense Ruth Galloway colaborará para esclarecer su procedencia. ¿Se trata de un sacrificio ritual llevado a cabo por nuestros ancestros o de la víctima de un asesinato? Ruth intentará averiguarlo junto al inspector Harry Nelson.
La casa fue un orfanato en la década de 1970, y el sacerdote que lo dirigía aporta nuevas pistas al recordar algunos hechos de aquella época. La curiosidad de Ruth aumenta, y ni siquiera las molestias de su embarazo impedirán que se implique de lleno en el caso. Sin embargo, pronto se dará cuenta de que alguien está dispuesto a darle un susto de muerte.

La arqueóloga forense Ruth Galloway regresa con un caso en el que los ritos paganos de las épocas celta y romana serán la clave para resolver un asesinato.


Datos sobre la autora

Elly Griffiths (Londres, 1963) estudió literatura en el King's College de Londres y trabajó en el mundo editorial durante varios años antes de convertirse en escritora.
Decidió crear la serie protagonizada por la arqueóloga forense Ruth Galloway cuando su esposo comenzó a estudiar Arqueología, y también contó con la inspiración de su tía, que le contaba leyendas y mitos de Norfolk.
El umbral de la mentira es la segunda novela que se publica en nuestro país después del éxito de Los ecos del pantano. En la actualidad vive cerca de Brighton con su familia.
Publicada en trece países, Ruth Galloway se ha convertido en una de las protagonistas más famosas de la novela negra actual, con un gran éxito internacional.

Impresiones sobre el libro

"Los huesos nunca mienten" es la segunda entrega de una saga protagonizada por la arqueóloga forense Ruth Galloway, cuyo primer título publicado en España es "Los ecos del pantano". No he tenido oportunidad de leer este primer libro, no se ha cruzado en mi camino, y la verdad es que no me hubiera importado, porque tengo claro que en el tema de sagas es mucho mejor leer los libros en orden, especialmente para conocer de primera mano cómo evolucionan los distintos personajes, aunque esto muchas veces resulta complicado de cumplir, por falta de tiempo, porque son muchos los libros que se cruzan en nuestro camino, por dificultades técnicas o económicas para acceder a todos los títulos de la saga, porque nos hemos dado de bruces con un título de una saga muy avanzada y nos da pereza volver a los inicios...

En el caso concreto del libro que hoy os traigo, lo cierto es que ha resultado ser una lectura ágil, fácil de seguir, en la que de vez en cuando se hacen alusiones a la historia anterior, peros esas alusiones no dificultan la lectura ni se hace necesario haber leído el primer título para disfrutar de este. En algunas ocasiones los personajes aluden a un tal Erik, que parece fue pieza fundamental en el anterior libro, y sinceramente me hubiera gustado conocerlo. En lo que respecta a la evolución personal de los protagonistas principales, Ruth Galloway y el inspector Harry Nelson, pronto sabremos que su relación personal, iniciada en el libro anterior, trajo consecuencias, pero quedan muy bien explicadas sus propias inquietudes y las relaciones familiares que cada uno lleva consigo. Con todo ello quiero decir de nuevo que, si bien es recomendable leer los títulos en orden, en este caso no es imprescindible haber leído el anterior para disfrutar al 100% de este, que resulta una lectura entretenida que mantiene su punto de intriga y que acerca al lector algunos temas de mitología y ritos funerarios de origen celta y romano que aquellos que disfrutamos con la arqueología realmente hemos disfrutado, aunque los ritos aquí explicados tengan que ver con rituales humanos y animales.

La acción se desarrolla en Norwich, en Inglaterra. Según la nota de prensa, la idea para esta serie protagonizada por una arqueóloga forense se le ocurrió a la autora mientras paseaba por la marisma de Titchwell, en Norfolk, con su marido, arqueólogo para más datos. Y es en una marisma donde la autora sitúa la casa de Ruth, un lugar aislado que desemboca en el mar, en el que solo habitan aves, pero donde es difícil encontrar vecinos. Ruth se ha acostumbrado a esa soledad y le gusta disfrutarla, aunque en momentos difíciles, que asistiremos a alguno que otro a lo largo de la novela, pueda echar de menos esa compañía humana. La zona está llena de restos arqueológicos, y es un buen sitio para que viva una arqueóloga, resultando ser el escenario perfecto para la trama. Siguiendo con la nota de prensa, la autora sabía por su marido que "en la prehistoria la gente pensaba que aquella marisma era un lugar sagrado. Al no ser tierra ni tampoco mar, sino algo que está en medio, lo veían como un puente a la otra vida. No es tierra ni tampoco mar, no es vida ni tampoco muerte. Es una zona liminar, un lugar intermedio, por eso se encuentran cuerpos enterrados en esa zona, los llamados cuerpos del pantano, y a veces también se hallan antiguas estructuras de madera que se conocen como los guardianes del pantano. Marcan el limite entre los vivos y los muertos".

Son muchos los personajes que podemos encontrar a lo largo de la trama, pero destacan principalmente los citados algo más arriba. Ruth Galloway es una arqueóloga de bastante prestigio, especialista en el estudio de huesos. Precisamente la aparición de unos restos humanos de al parecer poca edad en las obras que se están llevando a cabo para la demolición de una antigua casa en Norwich, en cuyos terrenos el propietario, Edward Spens, quiere levantar un edificio de apartamentos de lujo. Da la casualidad de que esa misma casa, propiedad de la familia Spens desde hacía generaciones, fue un orfanato en la década de los setenta del siglo XX. La aparición de restos humanos además de ralentizar las obras de demolición, pone al descubierto una trama arraigada en el pasado, a la que vamos a ir accediendo poco a poco, por las averiguaciones de los protagonistas y porque alternando entre las hojas del libro vamos a encontrar pequeños fragmentos, a modo de diario, a todas luces procedentes del pasado, que van a aportar la nota de intriga a la narración. Como es de suponer no sabemos quién los ha escrito, he intentar descubrir este hecho rará que dudemos de algunos de los protagonistas involucrados en la historia en la que Ruth sin quererlo va a tener un papel de principal protagonista. La arqueóloga, que está embarazada en esta segunda entrega, ha decidido seguir adelante sin contar con el padre de la criatura, felizmente casado, y sin contar con el apoyo de sus padres, que ven como un desprestigio que su hija soltera esté pasando por esa situación. Es curioso encontrar estos ideales a día de hoy, pero tengo claro que las mentalidades antiguas se encuentran en todas partes. Lo que no ha terminado de gustarme en torno a Ruth es que la autora haya insistido mucho en su peso, que en un primer momento sirve a la protagonista para disimular su embarazo, enfundada en ropas holgadas, pero me ha resultado cansino que se insista tanto en ese complejo. En el mundo de la arqueología, como en cualquier profesión, el físico no es tan importante, es más necesario tener un buen cerebro para identificar los restos encontrados y tratar de reconstruir la sociedad que se está estudiando.

Otro de los protagonistas principales sin duda es Harry Nelson, el investigador encargado del caso. Si bien es cierto que en un primer momento no hay asesinato, los restos encontrados en la excavación dan pie a una investigación de la que estará al frente el inspector. En el orfanato que en su momento fue la casa que ahora están demoliendo desaparecieron dos hermanos, un niño y una niña a los que nunca encontraron. Por la edad que parecen tener los huesos podrían corresponderse con la niña desaparecida, y se plantea qué paso con ella, y en caso afirmativo, quién la mató, porque si hay una cosa curiosa es que los restos encontrados carecen de cráneo, y eso es algo que merece una explicación. Las investigaciones llevadas a cabo por el equipo del inspector Harry Nelson, entrevistándose con el sacerdote responsable del orfanato, Patrick Hennessey, hombre muy cercano y afable, y con algunas de las monjas o personal que allí trabajaron, darán sus frutos, así como el estudio de los huesos llevado a cabo por la propia arqueóloga. Nada es lo que parece, y la intriga se mantiene a lo largo de la trama, deparando sorpresas al lector, cosa que se agradece. Harry Nelson se nos presenta como un hombre tradicional, poco dado a modernidades, que prefiere aprovechar bien su tiempo, huyendo de fiestas o compromisos sociales. A pesar de lo que vamos descubriendo sobre él a medida que avanzamos en la lectura, se nos presenta como un hombre al que preocupa mucho el bienestar de su familia.

Serán otros muchos personajes los que encontremos a lo largo de la trama, y por citar alguno, nos quedamos con Max Grey, doctor en arqueología que dirige unas excavaciones en un yacimiento cercano a la zona que investiga Ruth, y que tendrá importancia en la trama; destacará también Cathbad, un druida auténtico amigo de Ruth, que intentará mantener vivos algunos de los ritos celtas de la antigüedad y del que destaca su carácter espiritual, siempre envuelto en su capa morada. Si queréis conocer a más personajes de la historia os recomiendo que os lancéis a leerla, porque seguro que los disfrutaréis mucho más que si hago un listado con ellos.

Estamos ante una novela de fácil lectura, que mantiene un punto de intriga a lo largo de toda la trama. Si bien la investigación no se centra en un caso actual, es más bien producto de la aparición de unos restos óseos antiguos, ese hecho hará que se tambaleen las vidas de algunos en el presente en el que se desarrolla la historia. Ruth va a convertirse en protagonista absoluta, peligrando en algún momento su propia vida y la del bebé que espera, como si alguien no quisiera que las cosas salieran a la luz. No todo es lo que parece, las pesquisas llevadas a cabo por unos y otros van a centrar los hechos y nosotros como lectores vamos a ir conociendo la información a medida que se va produciendo, contando además con esos pasajes de diario antiguo que nos van centrando para conocer qué pudo haber pasado, aunque a mí personalmente me llevaron a dudar del personaje equivocado. Con todo esto quiero decir que la trama, aunque parece más o menos sencilla, y en algunos casos puede recordarnos a algo ya leído, mantiene su punto de interés, porque enlaza hechos del pasado con situaciones actuales, y va desenvolviendo los enigmas que se plantean a lo largo de la lectura.

Si hay algo con lo que he disfrutado y que me ha gustado particularmente es la lección de historia que se va desarrollando entre las páginas del libro. El hecho de que aparezcan restos antiguos en una zona que bien podría haber estado ocupada en la antigüedad por antepasados romanos obliga a la intervención de un equipo de arqueólogos, la propia excavación que se desarrolla cerca de la zona en la que debe trabajar Ruth, el hecho de que aparezca un druida que disfruta con los ritos celtas y romanos y que tengan que hablar con el antiguo sacerdote encargado del orfanato, van a resultar toda una lección sobre dioses y rituales que puede que haya abrumado a alguno pero que yo personalmente he disfrutado. 

Cuando desde #SoyYincanera nos propusieron la lectura simultánea de un libro protagonizado por una arqueóloga forense me apunté de cabeza, porque las dos cosas me llamaron de forma inmediata, y aunque no estemos ante el libro más redondo del mundo, su lectura ha resultado de lo más entretenida y personalmente he disfrutado mucho con la historia. Ya he dicho más arriba que no me hubiera importado haber leído el título anterior, pero espero que si se publican en España nuevas historias de esta saga, pueda acercarme a ellas.

En resumen, lectura amena y entretenida, fácil de seguir, que se lee casi de tirón, porque abundan los diálogos y la investigación hace que fluya la trama. ¿La recomendaría? Está claro que sí, sobre todo si la tomamos como momento de relax tras salir de una lectura mucho más sesuda. De vez en cuando se agradecen lecturas fáciles y frescas para retomar de nuevo el hábito lector, y está claro que este título se puede incluir en este tipo de lecturas. Personalmente he quedado con ganas de seguir con esta saga, y de leer el título anterior si cae en mis manos. ¿Qué decís vosotros, os animáis a seguir con la saga?

"La mayoría de la gente ve la arqueología como 'desenterrar huesos', pero en lo que consiste de verdad es en 'desvelar el pasado'".

"La tierra es bondadosa. Nos abriga, nos protege y tenemos que volver a ella" 

"Si matas, la reparación tiene que ser con sangre: una vida por otra. La sangre se puede borrar, pero solo con más sangre. Los dioses exigen sacrificios, pero, a diferencia de los modernos, no reclaman más de lo que se les debe. Si sacrificas como es debido, se hace borrón y cuenta nueva del pasado". 

Esta novela participa en la iniciativa #YincanaCriminal2021 dentro de la categoría "Un escritor/a británico/a o que la acción transcurra en Gran Bretaña.


El suicidio de Willy Malpica. Dani Ferrairó.

Reseña de un libro conseguido gracias a un sorteo exprés llevado a cabo por las organizadoras del grupo #SoyYincanera dentro de la iniciativa #YincanaCriminal2021.

Está siendo un verdadero placer el acercamiento a nuevos autores y disfrutar de novedades recién publicadas. Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: El suicidio de Willy Malpica
Autor: Dani Ferrairó
Editorial: Planeta , S. A. (Sello Booket)
Formato: Rústica
ISBN: 978-84-08-23806-5
368 páginas
©️ Dani Ferrairó, 2020
©️Editorial Planeta, S. A., 2021
P.V.P.: 12,95 €

Sinopsis (tomada del propio libro)

UN SUICIDIO
UN EXCOMISARIO CORRUPTO
UN BEBÉ DESAPARECIDO

El inspector Tito Vegas y la periodista Lola Santos investigan la relación entre los tres casos. Para Vegas, es un asunto personal. Lola quiere justicia. A medida que avanzan las pesquisas, Vegas y Lola exploran los límites de su relación y se enfrentan a un doloroso dilema. Delante tienen a un incómodo adversario. Un motero canalla y peligroso. El orgulloso propietario del Barba Rossa Beach Bar.


Datos sobre el autor

Dani Ferrairó nació en Barcelona en 1975. Estudió Historia Contemporánea en la Universidad de Barcelona. En 2009 se matriculó en l' Escola d' Escriptura de l' Ateneu Barcelonès. El resultado es su primera novela: El suicidio de Willy Malpica, la primera entrega de la serie Barba Rossa Beach Bar.

@daniferrairo_autor


Impresiones sobre el libro

El suicidio de Willy Malpica es la primera entrega de la serie Barba Rossa Beach Bar. ¿Y qué es el Barba Rossa Beach Bar?

"Un antro. Un tugurio. Un club de carretera. Un bar frente a la playa con afán de burdel y boogie woogie de gasolinera. Un garito con olor a barbacoa y las paredes saturadas de matrículas de la Route 66. Del techo cuelgan guirnaldas, farolillos y luces de colores intermitentes o fundidas. La música suena a todo volumen. Agrede. Todo brilla y resulta decadente o excesivo. Demasiado escándalo, demasiado alcohol, demasiadas peleas. Demasiados agujeros en el suelo. Y honrados delincuentes. Sobre todo. Simpáticos sinvergüenzas. Rostros feroces, barbas grasientas, largas melenas y barrigas sobresalientes. Carne de concierto y borrachera. Un puñado de canallas reunidos en torno a la barra, al calor del grifo de cerveza y la figura de yeso de Lemmy Kilmister. Golfos, macarras, juerguistas, pandilleros. Valientes granujas. Salvajes. Amigos del negocio fácil y la patraña y más peligrosos que un arma de fuego. Hijos todos del rock' n' roll. Eso es así. Eso es el Barba Rossa Beach Bar."

El antro, el tugurio, será punto de reunión de muchos de los protagonistas que deambulan por la trama que conforma el libro que hoy reseñamos. Destaca entre todos los protagonistas Tito Vegas, inspector de la Criminal  que sigue la pista del desaparecido excomisario León, un personaje corrupto, al parecer responsable de que Sailor, amigo periodista del inspector, se debata entre la vida y la muerte en la cama de un hospital. Relacionado con esta investigación se produce el suicidio del abogado Guillermo Malpica, o Willy, como le gustaba que le llamaran, que aparece colgado de una viga de su lujosa casa, y cuyo cuerpo encuentra el inspector Vegas, con el que tenía una reunión por iniciativa del abogado para intercambiar impresiones sobre el caso del excomisario que aún investiga. Malpica, en libertad condicional, parece muy relacionado con los casos de corrupción en los que estaba involucrado el excomisario y el inspector Tito Vegas no acaba de creerse que su suicidio sea real y empieza a investigarlo como asesinato.

Por si estos dos casos no están lo suficientemente relacionados, entra en escena Lola Santos, periodista del Crónica, muy amiga del inspector Vegas y responsable de un reportaje de investigación sobre el excomisario corrupto en el que también se hacía alusión al tema del tráfico de bebés robados, hecho que parece convertirse en el nexo de unión de toda la trama en el que confluyen muchos de los personajes que por ella deambulan. Malpica, testaferro del corrupto excomisario León, le proporcionaba cobertura legal en todas las acciones, sonando el nombre del excomisario en un caso parecido aunque todo quedara en nada. A consecuencia de esta investigación, Sailor, compañero de Lola y unido también por amistad a Tito Vegas y al dueño del Barba Rossa Beach Bar, Pony Boy, se debate entre la vida y la muerte por un disparo recibido al parecer de manos de León, el corrupto excomisario ahora en paradero desconocido y al que Tito Vegas busca para hacer justicia.

La aparición en escena de El Rasta y de Sara Cruz parecen encajar las piezas de un puzle en el que cada uno los personajes tiene su función. El Rasta se hace el encontradizo con Lola Santos, atraído por el tipo de reportajes que ella suele hacer, para narrarle qué encontraron en una clínica de la zona alta de Barcelona, la Clínica Santa Susana, regentada por monjas, en una incursión que hizo junto a su compañera y fotógrafa Bárbara, que tuvo consecuencias nefastas. Lo relatado por El Rasta tendrá mucha relación con la historia que la joven Sara Cruz, también atraída por el reportaje de investigación publicado por Lola Santos, relata a la periodista, a la que cuenta cómo llegó a la clínica y cómo perdió a su bebé tras haber estado ingresada en Santa Susana. Seremos partícipes de la dura vida de la joven Sara, mucho antes incluso de llegar a Barcelona y acabar en esa clínica, y como ella querremos saber qué ocurrió con su bebé.

Policías corruptos, tráfico de niños, adopciones ilegales que puede comprar el dinero, simulacros de embarazos, miedos, odios, relaciones de pareja y amistad, compañerismo, luchas por sobrevivir y destapar la verdad, son algunos de los ingredientes que vamos a encontrar en esta novela negra que se lee casi de tirón, con personajes oscuros, que guardan más de una sorpresa en su interior, cosa que se agradece sinceramente, y protagonistas nada perfectos, que muestran sus defectos y virtudes haciéndose creíbles a ojos del lector. Me ha gustado mucho conocer a la pareja protagonista, en todas sus facetas. Me quedo con lo echada para delante que es Lola Santos, una mujer valiente y moderna, abierta, a la que no le importa relacionarse con gente de otra estopa, y compartir música y cervezas con ellos. En cuanto a Tito Vegas, ha sido un placer conocer al inspector, que actúa siguiendo su instinto buscando justicia, y puede pecar de confiado. Me ha gustado su faceta humana, que se refleja especialmente en su relación con Maca, una mujer mayor propietaria de una papelería, con la que comparte adivinanzas sobre películas del género western recreando diálogos y escenas para adivinar títulos o actores. Me ha gustado especialmente este guiño que el autor hace a las películas del oeste, y que está bien encajado en la trama (también tratas de adivinar a qué título están haciendo referencia, aunque reconozco que solo he adivinado uno de tantos). 

He disfrutado conociendo a estos dos personajes principales, pero también me ha gustado acercarme un poco a la fauna que deambula por el Barba Rossa Beach Bar. Está tan bien recreado el ambiente que es fácil imaginarse en un rincón bebiendo una cerveza mientras los clientes habituales comparten música o confidencias. Es cierto que al principio de la historia puede resultar complicado seguir a tanto personaje de los que se nombran como clientela del bar, con sus extraños apodos (Coyote, Mosca, Elvis, Largo, Sandokán...), y más teniendo en cuenta que no son piezas importantes de la trama, pero supongo que tendrá su explicación en que puedan ser futuros protagonistas de las siguientes tramas que inicia el título que hoy reseñamos. Con todo, me quedo con Pony Boy, el responsable del local, que mantiene lazos estrechos de amistad con Lola y Sailor y mantiene las distancias con Tito Vegas, y con la camarera, Camila Parker, que casi seguro volverán a salir en futuras historias.

El libro no tiene capítulos como tal, está dividido en seis partes, y puede resultar extraña la forma en que está narrado, que puede llevar a complicaciones a la hora de seguir la trama, porque van sucediéndose las diferentes historias sin que haya demasiado orden entre ellas, alternando escenas más cercanas en el tiempo con las páginas siguientes en las que se relatan momentos necesarios para llegar hasta ahí. Estos saltos temporales pueden complicar algo la historia, pero personalmente a mí me han gustado, y no me han dificultado que siga la trama, más bien me han incitado a seguir leyendo, porque las escenas se desarrollan en pocas hojas y es fácil seguir el ritmo de lo acontecido. Esa utilización de presente y pasado casi de forma generalizada ha sido toda una sorpresa que personalmente he disfrutado.

Estamos ante una novela negra actual, con desapariciones, suicidio, y casos de corrupción, con búsqueda de la verdad y de la justicia, que aborda problemas como la desigualdad de clases, las complicadas relaciones de padres e hijos en situaciones de dificultades económicas, el peso del dinero que parece que todo lo compra. Es una novela ágil, fácil de leer, porque abundan los diálogos y las escenas se suceden de una forma muy rápida, el interés no decae en ningún momento y como buena novela guarda sorpresas que a mí personalmente me han dejado contenta. ¿La recomendaría? Está claro que sí, si queréis disfrutar de una buena trama recorriendo la ciudad de Barcelona (subsuelo incluido) no debéis dejarla pasar. Ha sido toda una sorpresa, y espero tener la oportunidad en un futuro no muy lejano de seguir leyendo sobre algunos de los personajes que frecuentan el Barba Rossa Beach Bar.


Con esta reseña participo en la #YincanaCriminal2021 en el apartado Made in Spain. La acción transcurre en Barcelona o Madrid.

martes, 5 de enero de 2021

Yincana Criminal 2021

Desde #SoyYincanera volvemos a la carga. 

Las organizadoras del grupo, Ana, del blog Kayena: Negro sobre blanco y Carmina, del blog De tinta en vena, se han propuesto que nos divirtamos por las redes sociales y han decidido montar una Yincana Criminal que va a desarrollarse durante todo el año que acabamos de empezar. 

Se han propuesto que leamos 25 libros de cualquier género, con el único requisito imprescindible de que en la historia haya un crimen, que puede afectar directa o indirectamente a la trama. Es algo lógico buscar ese crimen en la historia, ¡vamos a hacer una yincana criminal!



Hace tiempo tuve oportunidad de participar en una de estas yincanas ideadas por las mentes de Carmina y Ana, en concreto en la que se desarrolló allá por el 2017, con un resultado positivo, porque pude acabarla y la disfruté mucho. Os garantizo que antes era un poco más complicado llevar a cabo la yincana, porque los libros se leían en el plazo de tres meses. Ahora, para hacerlo mucho más fácil el plazo se alarga durante todo el año, y vamos leyendo a nuestro ritmo, completando las casillas de la yincana a nuestro gusto, aunque las organizadoras van a ayudarnos mucho, eso seguro, a completar la labor con alguna que otra sorpresa. Pero lo importante de esta yincana es divertirse, es lo fundamental. Si se termina, genial; si no podemos acabarla, no pasa nada.

Aquí abajo dejo la plantilla que habrá que completar a lo largo del año para dar por concluida la yincana. No parece complicado, ¿verdad?

Si queréis apuntaros a esta iniciativa no tenéis más que pinchar indistintamente en el nombre del blog de las organizadoras, allí lo explican más concienzudamente. Por mi parte, os animo a participar, porque seguro que vamos a disfrutar y mucho con esta nueva iniciativa.


ISLAS ENIGMÁTICAS

RESEÑA

Es un caso tráfico de drogas o infidelidades.

 

El escritor/a ha nacido y/o reside en una isla.

 

La isla en que se desarrolla la acción es española

 

La acción transcurre, principalmente, en verano

 

La víctima es una mujer

 

 

 

MADE IN SPAIN

RESEÑA

La acción transcurre en Barcelona o Madrid

El suicidio de Willy Malpica. Dani Ferrairó. (Barcelona)

La acción transcurre en cualquier ciudad española, excepto Barcelona o Madrid

 Los muertos no saben nadar. Ana Lena Rivera.

El protagonista es un detective

 El libro de los crímenes. Santiago Castellanos.

La víctima o el asesino pertenecen a la clase baja o marginal

 

La acción transcurre en un ambiente rural

 Tierras de niebla y miel. Marta Abelló.

 

 

TODO ES POSIBLE EN AMÉRICA

RESEÑA

La víctima es un hombre

 

En la trama interviene un abogado.

 

La corrupción es el tema dominante.

 

Transcurre en un país de Sudamérica.

 

En la trama interviene un periodista.

 

 

 

OCURRIÓ EN EUROPA

RESEÑA

Una novela de un escritor/a nórdico o que la trama transcurra en la Europa septentrional

 

Una novela de un escritor/a británico o que transcurra en Gran Bretaña.

 El umbral de la mentira. Elly Griffiths.

Una novela de un escritor/a italiano o que transcurra en Italia.

 

Una novela de un escritor/a francés o que la acción transcurra en Francia.

 

Una novela de un escritor/a alemán o que la acción transcurra en Alemania.

 

 

 

SUCEDIÓ EN ASIA, ÁFRICA Y OCEANÍA

RESEÑA

La acción transcurre en África o está escrita por un escritor/a africano.

 

La acción transcurre en Asia o el autor/a de la novela es asiático.

 

La acción transcurre en Australia o el escritor/a es australiano.

 

La acción transcurre en una isla de cualquiera de los tres continentes

 

Es un caso de espionaje que transcurre en cualquiera de los tres continentes