lunes, 22 de julio de 2019

Los señores del humo. Claudio Cerdán.

De nuevo retomo las reseñas para la iniciativa #SoyYincanera. Ha quedado una pendiente por motivos personales pero espero encontrar el hueco para reanudar pronto su lectura y publicar así la consiguiente reseña. Hoy vengo con la crítica de un libro de un género con el que disfruto, una novela negra, muy negra, en la que podemos ver identificados varios hechos de nuestra reciente historia.

Sin más, vamos con  los datos técnicos del libro:

Título: Los señores del humo
Autor: Claudio Cerdán
Editorial: Ediciones B (Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.)
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-666-6587-2
Primera edición: mayo de 2019
560 páginas
PVP: 19'90 €

Sinopsis (tomada de la página de la editorial)

Claudio Cerdán nos conduce a través de una historia turbia, oscura y fascinante, en la que todo empieza a cobrar un significado distinto cuando, tras el impacto de las primeras páginas, un asesino en serie empieza a decapitar a sus víctimas por las calles de Madrid. 
En una ciudad corrupta e inmisericorde, tres vidas perdidas chocan en su caza al asesino. Paco Faura, policía retirado que trabaja como detective sin licencia, sospecha que todo podría estar relacionado con un caso que no pudo esclarecer treinta años atrás. Mientras tanto, CJ -un antiguo mercenario- piensa que el culpable es un viejo compañero de armas. Y Aldo, un proxeneta que tuvo que huir de México cuando los narcos pusieron precio a su cabeza, perderá la cordura al creer que el pasado vuelve para vengarse.

Datos sobre el autor

Claudio Cerdán (Yecla, 1981) es escritor de novela negra. En su palmarés destacan el Premio Novelpol a la Mejor Novela Negra en 2012 y el Premio de Novela Ciudad de Santa Cruz. Además, ha sido finalista, entre otros, del Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón, el Valencia Negra y el Pata Negra otorgado por la USAL.
Entre sus novelas más celebradas están El club de los mejores (Ediciones B, 2016), firmada con el seudónimo Arthur Gunn, y La última palabra de Juan Elías (Ediciones B, 2017), continuación  literaria de la alabada serie de Telecinco Sé quién eres. Sus libros se han publicado con éxito en España, Argentina, México y Francia. En la actualidad reside en Suecia. 
© de la fotografía: Yolanda Jorge Martín. Festival Tenerife Noir

Impresiones sobre el libro

Ante todo debo empezar diciendo que he disfrutado mucho con esta novela negra. No había tenido oportunidad de leer nada de lo publicado por el autor, pero ahora tengo claro que tendré que seguir su pista, y si tengo oportunidad hacerme con los títulos anteriores. No sé si el resto de novelas publicadas por él serán de este mismo estilo. Fui seguidora de la serie en la que está basada uno de sus libros, y disfruté con ella, no sé qué tal estará su continuación. Me atrae "El club de los mejores", así que lo buscaré.

¿Por qué me ha gustado especialmente este libro que hoy trato de reseñar? Principalmente porque lo he encontrado muy cercano, demasiado diría yo. El autor ha tomado como referencia la ciudad de Madrid, y alrededores, en una época en la que todos los españoles estábamos especialmente pendientes a las noticias, por una doble vertiente: de un lado la posibilidad de que Madrid fuera elegida como sede para las Olimpiadas del año 2020; de otra, porque se comentaba la posibilidad de que un complejo de casinos a gran escala a imitación de Las Vegas en Estados Unidos, fuera levantado en la comunidad de Madrid, en una época en la que la especulación urbanística, el paro y la crisis económica que se vivía habían hundido el país. El alzamiento de este complejo turístico de ocio era vendido como humo por los políticos de turno, con la excusa de que proporcionaría empleo para muchos y revitalizaría la mermada economía del país. Este hecho y la candidatura olímpica de Madrid, que se daba por ganada, serían la "medicina" que acabara con todos los problemas del país, aunque para conseguirlo hubiera que cambiar leyes, extorsionar o sobornar. En esto incide Claudio Cerdán en su libro, y es esa cercanía, ese recordar situaciones vividas lo que hace que se disfrute más con esta historia, aunque el autor haya incluido una parte, espero que no sacada de la realidad, de asesinatos, drogas y locura en la que se van a ver envueltos los protagonistas de la trama.

Me gusta la introducción que hace el autor:
"Este libro es pura ficción. Algunos de los lugares, sucesos y personajes están inspirados en la realidad, con libertad de recreación. Por ello, la historia que sigue ha de considerarse la fantasía de un escritor. Si tras su lectura cree reconocer conductas, palabras, instituciones o personas que existen o han existido, por favor, acuda a un psicólogo."
Creo que somos muchos los que vamos a tener que pedir cita a este profesional, porque el autor ha sabido relatar tan bien los hechos que personalmente me he sentido identificada con la trama, a pesar de las partes sacadas de la imaginación del escritor. Hay que reconocer que los acontecimientos podrían haberse sucedido tal y como aquí se plantean, y que hayan sido escondidos a la población a base de dinero, que al parecer puede acallar muchas bocas, aunque algunos de los personajes protagonistas parece que no se venden de ninguna forma.

Tres son los personajes principales cuyas vidas van a coincidir a lo largo de la historia. De un lado tenemos a Paco Faura, un policía retirado a causa de un infarto que dedica sus días a trabajar como investigador, especialmente en un caso que le arruinó la vida, buscando al responsable del atropello de su mujer, que se mantiene en coma en un centro donde no le faltan los cuidados, solo las visitas de su marido, que prefiere seguir trabajando para pagar ese servicio que aceptar la realidad. El destino hará que Faura sea contratado por los responsables de urbanismo de la zona donde el magnate Harrelson Levy pretende levantar un complejo de casinos, para buscar trapos sucios de aquellos propietarios que no quieren vender sus terrenos y propiciar con ayuda de esa información, la construcción del complejo. CJ será otro de los pilares de la historia. Antiguo soldado norteamericano de origen hispano, que combatió en la guerra de Afganistán, donde sufrió grandes torturas en una etapa de cautiverio, y que volvió a la vida activa después de un período de adaptación, trabajaba como seguridad a sueldo del magnate en Macao, y ahora es requerido para que haga de niñera del hijo del empresario, Larry Levy, un personaje peculiar que cree que el dinero de su padre todo lo puede comprar, y que se dedica a vivir la vida al límite sin que le preocupen las consecuencias. Cierra la tanda Aldo, el tercer pilar de la historia, un expresidiario mejicano que trabaja en Madrid a las órdenes de Dmitri, un peso pesado ruso en el negocio de las drogas y la prostitución. Aldo huye de un pasado oscuro en su país, y en Madrid vive al límite, sin importarle demasiado su vida, porque en realidad "murió" en México, y eso hará que alterne con todo tipo de drogas, lo que hace que no sepamos muy bien cómo puede reaccionar ante los problemas que se le plantean. Aldo conoció a Dmitri en prisión, y a la salida de la cárcel no dudó en aceptar trabajar para Dmitri como proxeneta, al cuidado de varias prostitutas en sus salidas para trabajar, creyendo estar enamorado de una de ellas, Galya, con la que acabará huyendo.

La aparición de un cráneo en los terrenos donde Harrelson Levy quiere construir su complejo de casinos hará que las vidas de los tres protagonistas confluyan, de manera que se ven en la obligación de colaborar juntos, si eso es posible, porque Faura, CJ y Aldo son personajes peculiares, acostumbrados a trabajar de forma individual, pero las circunstancias harán que deban unir fuerzas, aunque en contra de la voluntad de alguno. Los tres tienen razones para pensar que un asesino en serie anda suelto por las calles de Madrid. La aparición del cráneo puede perjudicar la obra de alguna manera. Si se trata de restos históricos el dinero puede quitar importancia al hallazgo. Los políticos están deseando que se construya el complejo con la excusa de que supondrá gran número de puestos de trabajo para la zona, y el dinero que atraerán los casinos revitalizará la economía, con la llegada de turismo, y la activación de la construcción. Faura tiene otra teoría, no cree que se trate de restos arqueológicos, más bien piensa que tiene relación con un caso de desaparición que investigó treinta años antes durante su etapa de policía y que dejó sin concluir. La aparición de otros cuerpos decapitados por la zona tras el hallazgo del cráneo hacen que Faura crea que un asesino en serie del pasado ha vuelto a actuar. Aldo y CJ tendrán sus propias teorías y las circunstancias que les rodean harán que se involucren en la investigación de los crímenes. Aldo como algo personal, tras la decapitación de la prostituta con la que huyó; CJ pensando que el responsable de los crímenes podría ser un antiguo compañero de cautiverio, encargado de las decapitaciones de los soldados cautivos en Afganistán, siguiendo las órdenes de los mandos talibanes, al que pareció reconocer como un indigente más por las calles de Madrid.

Esta es la trama inventada por Claudio Cerdán, que le sirve de excusa para realizar una crítica feroz de la sociedad en una historia negra muy negra, que tiene visos de ser creíble porque resulta cercana al lector porque refleja un período de tiempo no muy lejano que muchos hemos vivido, y cuyos problemas no parecen haberse solucionado hoy día. Si echamos la vista atrás, la crisis económica que nos ahogaba en la etapa en que se desarrolla la novela no ha terminado para todos; la clase media sigue desaparecida y los ricos cada vez disponen de más dinero. El juego, que para algunos iba a ser la panacea que los sacara de sus problemas sigue tentando a la población más desfavorecida, a base de casas de apuestas en barrios obreros o publicidad en televisión o por internet animándonos a participar para salir del agujero de pobreza en el que muchos están. Por todas partes nos venden que es fácil salir de la pobreza y que sale barato, cuando todos conocemos que la realidad es otra. Y las autoridades mirando para otro lado, como en muchos casos que denuncia el libro. Si hablamos de prostitución, no creo que hayan cambiado mucho las precarias condiciones de vida que se denuncian en el libro, y que deben soportar las obligadas a ejercer ese "oficio". Y si nos fijamos en el tema de la droga, es una lacra que nos acompaña desde hace mucho tiempo y no tiene visos de que termine, con lo que supone la lucha de mafias enfrentadas por el control de las zonas. De vez en cuando  se escuchan noticias de redadas contra la droga y la prostitución, pero no se acaba con el problema. "Los señores del humo" se erige como crítica social, y sirve de recuerdo a nuestra conciencia.

Estamos ante una novela negra muy bien conseguida. A pesar de su gran número de páginas, los capítulos cortos hacen que la historia fluya de manera rápida, y tenemos ganas de pasar las páginas a ver qué nos depara la historia y qué les pasará a los protagonistas. Claudio Cerdán ha preferido que sean tres los pilares en los que se apoya la trama, y como lectores no tendremos claro cuál de ellos será nuestros preferido, porque los tres tienen luces y sombras, y puede que no estemos de acuerdo con su forma de actuar, pero creo que el no dar protagonismo a uno por encima de los otros ha contribuido a que la narración avance mucho más rápido y sin perder interés. La abundancia de diálogo también ayuda a agilizar la trama, y aunque podemos encontrar algún que otro taco y situaciones violentas, los aficionados a la novela negra no van a tener ningún problema en degustar esta historia, que como he dicho más arriba, es una crítica a la sociedad que nos rodea, aunque nos pese y en ocasiones queramos mirar para otro lado. La historia está llena de frases o párrafos dignos de ser enmarcados, que nos recuerdan esa realidad que a veces obviamos. Personalmente he disfrutado mucho con esta historia, y la recomiendo sin duda. Creo que también puede gustar a aquellos que no disfruten tanto con la novela negra, si tenemos en cuenta que representa una crítica social muy bien narrada. Os dejo con algunos fragmentos que han llamado mi atención, entre los muchos que podrían destacarse:
"(...) Cuando hay suerte, me refugio en un cajero del centro, pero con tanto desahucio cada vez hay más gente sin techo. En este país se han vuelto todos locos, ¿sabes? Deberías leer los periódicos. Yo los leo. Paso el día haciéndolo."
"Durante la burbuja inmobiliaria se llegaron a construir casas usando hormigón con arena de playa. Era habitual ver grietas en edificios nuevos. No se podía hacer dinero jugando limpio. Que se joda la clase media: lo importante es echarle gasoil al yate."
"一 Esta es la realidad. Antes ayudábamos a mendigos, borrachos y drogadictos, pero estos días alimentamos a gente de clase media que lo ha perdido todo. Son muchos, demasiados, y apenas damos abasto . No importa si la culpa la tiene el partido rojo o el azul. Sólo sé que es inhumano tratar así a un pueblo."
No hay que negar que son frases que nos dejan pensando. El libro está plagado de sentencias que hacen remover conciencias, así que por eso, y por pasar un rato de lo más entretenido sumergidos en la acción que esconde sus páginas, es sin duda una lectura recomendada. Personalmente lo he disfrutado mucho. Si tenéis oportunidad de que caiga en vuestras manos, no lo dejéis escapar, merece la pena.

8 comentarios:

  1. Muy cercano, sin duda. Por eso creo que la hemos disfrutado aún más. Muy buena reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. He disfrutado la novela igual que tú. No será el único libro que lea de este autor, porque me ha parecido una novela muy diferente a las que he leído últimamente.

    ResponderEliminar
  3. Estamos de acuerdo. Es una novela muy cruda y real con temas que están al orden del día, drogas, prostitución y miseria, por no hablar de las consecuencias de la corrupción que nos han rodeado. Grandes personajes.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Loli has retomado las reseñas por la puerta grande, me ha gustado mucho como la has enfocado. A mi la novela también me ha gustado, a pesar del retrato tan realista que hace de nuestra sociedad, pero es una novela y, como tal cumple su objetivo con nota y añadiré que con muy buena nota. Me alegra ver que poco a poco vas recuperando la forma. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Yo también la disfruté una "jartá". Efectivamente y como bien dices, es muy cercana, porque más o menos todos hemos reconocido lo que denuncia el autor en esta historia en muchos periódicos de la época. Y da pavor. Mucho. Y, precisamente, está tan bien narrada, que quieres pensar que todo lo que ocurre es ficción, porque todos tenemos nuestra parte de culpa en que historias como estas se repitan y no precisamente para ser llevadas a la ficción.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Las frases que has compartido del libro son dardos certeros a la situación que se sigue viviendo. Un gran marco para la trama de asesinatos protagonista y el trio que se dedica a investigarlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Loli, también to creo que es una muy buena novela negra y, además, debo añadir que me ha impactado mucho. Es tan jodidamente real que da miedo.

    ResponderEliminar
  8. Ultimamente parezco el conejo blanco de Alicia en el País de las maravillas, siempre llego tarde, no me da la vida, y eso que el verano se supone que es la estación de mayor relax, pues para mí es la más estresante, la de menos ocio, la que necesito respirar porque me ahogo, y en esas estoy intentando comentar todo lo pendiente que no es poco. Las novelas de Claudio Cerdán son todas muy duras, al menos es lo que suelen comentar los lectores porque yo tambien es la primera que leo, es muy cercana, demasiado, creo que yo también he necesitado acudir a un profesional en más de una ocasión. Me gusta el estilo del autor, yo tampoco le perderé la pista e intaré leerme lo que tengo por casa de él. Los personajes un gran acierto.

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasarte! ¡No te vayas sin comentar!