lunes, 13 de agosto de 2018

ARDERÁS EN LA TORMENTA. John Verdon.

De nuevo, y a pesar de los calores de agosto, volvemos a la carga desde el grupo #SoyYincanera con la reseña del último título protagonizado por el detective David Gurney, un libro que hará las delicias de los amantes de la saga, sin duda alguna, porque Dave es mucho Dave.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: Arderás en la tormenta
Título original: White River Burning
Autor: John Verdon
Traductor: Santiago del Rey
Editorial: Roca Editorial de Libros, S.L.
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-16700-72-1
504 páginas
Primera edición: junio de 2018
P.V.P.: 19'90€

Sinopsis (tomada del propio libro)

La tensión ha ido en aumento en White River. El inminente primer aniversario de la muerte de un motorista negro por el disparo de una policía local inquieta a una población económicamente deprimida y racialmente polarizada, enfrentada por discursos incendiarios, manifestaciones airadas y casos de incendios y saqueos.
La situación en White River se vuelve realmente tensa cuando se producen más muertes en lo que parece ser una escalada de venganzas. Sin embargo, cuando Gurney se pregunta por la verdadera naturaleza de todo este baño de sangre y se centra en aspectos peculiares de cada uno de los homicidios, el fiscal del distrito le ordena desvincularse de la investigación.
Obsesionado con los indicios que no corroboran la versión oficial de los hechos, Gurney decide actuar por su cuenta..

Datos sobre el autor


John Verdon trabajó en varias agencias publicitarias en Manhattan como director creativo hasta que, como su protagonista, se trasladó a vivir al norte del estado de Nueva York en un entorno rural. Sé lo que estás pensando fue su primera novela, un éxito mundial. En 2011, Roca Editorial publicó No abras los ojos, que también fue un éxito de crítica y ventas, a la que siguieron Deja en paz al diablo, No confíes en Peter Pan y Controlaré tus sueños. Su serie, que protagoniza el carismático detective retirado David Gurney, es ya un referente del género negro y criminal.



Impresiones sobre el libro

Quizá a la hora de abordar esta reseña no vaya a ser todo lo parcial que se espere de una persona que comenta libros, pero lo que tengo claro a la hora de reseñar es que no voy a imponer mi opinión, dejo claras mis impresiones y mis gustos, pero no pretendo convencer a nadie. ¿Y por qué digo esto? Básicamente porque John Verdon me tiene ganada, me gusta el personaje que ha creado, un policía retirado (o al menos eso es lo que se supone) con un amplio número de casos resueltos a su espalda, que ha abandonado la vida en la gran ciudad para "retirarse", junto a su esposa Madeleine, a una zona de campo, alejado de los problemas y los agobios de la gran ciudad, para "disfrutar" del retiro que se merece. Pero si Dave Gurney tiene algo peculiar es que él difícilmente puede estar sin hacer nada, sus células grises tienen que trabajar, y en eso lo encontramos al principio del libro, "entretenido" en lo que parece ser una excavación arqueológica en sus tierras, llevado por su propia curiosidad. Y en esas está cuando recibe la llamada de Sheridan Kline, el fiscal del distrito, que busca la ayuda de Gurney para desentrañar una serie de acontecimientos que están teniendo lugar en White River, propiciados por el aniversario de la muerte de un hombre negro a manos de la policía y lo que parecen ser los disturbios como respuesta a ese abuso de poder. El asesinato de un policía a manos de un francotirador y las revueltas que este y el anterior hecho están revolucionando las calles de White River hacen que el fiscal pida la ayuda de Gurney, de una forma algo extraoficial, porque Gurney va a investigar pero solo tendrá que dar cuenta al fiscal de sus avances, y conociendo a David y al fiscal, al que ya los seguidores de la serie hemos tenido el "placer" de encontrar en otros títulos, la cosa no iba a acabar tan bien como se esperaba. Entre el equipo encargado de investigar los disturbios que se están dando en la zona destacan Dell Beckert, jefe de policía de White River con grandes aspiraciones políticas y su adjunto y mano derecha Judd Turlock, el alcalde Dwayne Shucker, el sheriff Goodson y Mark Torres, joven policía que está en el cuerpo principalmente para ayudar a los demás, encargado de la investigación en un principio y que pronto comprenderá que Gurney tiene razón en su forma de actuar.

Junto a estos personajes, algunos nuevos en la trama, y a Madeleine, el pilar que sustenta la vida de Gurney y su contrapunto de serenidad, encontramos a Hardwick, un investigador amigo de Dave que no duda en acompañar al personaje en sus pesquisas por muy alocadas que le parezcan sus teorías.

El asesinato de un hombre negro al parecer inocente, por parte de la policía, y la muerte de un policía que un año después controlaba una manifestación a manos de un francotirador ponen al descubierto en "Arderás en la tormenta" una serie de problemas raciales que siguen dándose en EE.UU. a pesar de que se nos vende como un país de oportunidades. Los conflictos raciales salen a la luz en este libro y John Verdon aprovecha estas discrepancias para enfrentar a dos grupos, los supremacistas blancos y los miembros de la UDN, organización esta última que lucha por la defensa de los derechos de la gente de color y cuyos líderes también tendrán un papel relevante como víctimas o verdugos de esta trama que aquí se nos presenta.

El tema de los conflictos raciales en EE.UU. será uno de los tratados en el libro, pero no el único, porque si las novelas de John Verdon se caracterizan por algo es por ser una crítica a la sociedad actual en la que vivimos, con ricos que se aburren con todo y de todo, gentes que luchan por sobrevivir aunque dando importancia a los derechos que les asisten como ciudadanos, a pesar de su color o ideología, el odio que parece pervivir en algunos que no olvidan lo que sufrieron sus antepasados, los policías que ponen por delante sus aspiraciones políticas a su deber de luchar por los ciudadanos, frente a aquellos miembros del cuerpo que están allí por la necesidad de servir, aunque cada vez se sientan más vulnerables y comprendan que su labor tiene cada vez menos sentido, y como punto negativo, la utilización que de las noticias hacen las redes sociales y los programas basura de televisión, a los que no importa la gravedad de lo que cuentan ni sus consecuencias, que solo aspiran a ganar audiencia y a conseguir más publicidad y por tanto más dinero, sin que les importe el efecto que lo que cuentan en sus programas pueda tener en la vida de los que escuchan sus soflamas.

Con "Arderás en la tormenta" descubriremos de nuevo al Gurney al que estamos acostumbrados, aunque quizá la investigación aquí sea más pausada. Cuando los acontecimientos por los que Gurney es contratado parecen tener sentido y las piezas encajan casi a la perfección, Dave se desvincula con su pacto con el fiscal y empieza a investigar por sí mismo, guiado por su instinto, y con el beneplácito de Madeleine, que cosa extraña en ella, quiere que Gurney investigue la muerte de un buen policía que no merecía haber muerto asesinado, porque si a Gurney le hubiera pasado algo ella hubiera querido que alguien tan bueno y honrado como su marido hubiera investigado el caso. El papel de Madeleine en este libro no es tan negativo como puede parecernos en entregas anteriores. Sigue echándole en cara a Gurney que se relacione mejor con los problemas que su antiguo trabajo le plantea que con las personas de carne y hueso que tiene a su alrededor, pero esta vez deja trabajar a Gurney porque se siente identificada con las viudas de los policías y querría que alguien como su marido investigara el fondo de un caso que no es tan sencillo como a priori se presenta si ella estuviera en ese lugar.

"- A mí me resulta muy útil ponerme en el lugar del criminal. Mirar el mundo desde su punto de vista. Y lo hago estudiando todo lo que ha hecho. Me sumerjo en sus preparativos, en la ejecución de su plan, en sus probables pasos posteriores. Eso me da una idea de cómo piensa, de cómo toma decisiones. Pero esta vez no está funcionando."
"- Soy un escéptico por naturaleza. Así funciona mi mente."
"Por naturaleza, Gurney tendía a ir adonde le arrastraba la curiosidad sin preocuparse mucho de los refuerzos. Las peculiaridades y las incoherencias le llamaban la atención, despertando su deseo de examinarlas incluso en condiciones que habrían hecho vacilar a otros." 

He dicho al principio que no soy objetiva, porque me gusta la forma de escribir de Verdon y me gusta el personaje que ha creado, aunque solo me lo presente en sus tierras, pendiente de una pequeña excavación que está haciendo que ejercite sus células grises, o al cuidado de sus gallinas. Me gusta la forma de narrar del autor, y disfruto con la sencillez del personaje y sobre todo me gusta que las conclusiones de los casos no se saquen de una chistera. Como lectores asistimos a toda una serie de pruebas, de pros y contras, de forma que tenemos la solución ahí, descartando como hace Gurney a unos y a otros, porque las pequeñas cosas son importantes y todo tiene que encajar, y John Verdon hace que su trama encaje, de eso no hay duda. Nos podremos llevar una sorpresa más o menos grande en cada historia, pero lo que está claro es que personalmente disfruto con cada una de ellas, y las páginas, a pesar de que pueden parecer excesivas, vuelan entre las manos del lector. Quizá no soy objetiva, porque el personaje me tiene ganada desde el principio, y no puedo dejar de imaginarme que algo del autor hay en el personaje, pero lo haya o no, yo sin duda disfruto con su inteligencia y estoy segura que volveré a retomar la saga si hay nuevas entregas. De eso estoy segura.

En el blog, aunque he leído toda la saga protagonizada por Dave Gurney, solo he reseñado dos de las novelas. Os dejo el enlace por si os animáis a conocer algo más del protagonista. Nos leemos.

- Deja en paz al diablo
- No confíes en Peter Pan


14 comentarios:

  1. Me ha encantado, me declaro fan de Gurney, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ha sido mi estreno con Gurney y me ha gustado tanto el personaje como la historia. Repetiré con él. Muy buena reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Loli me ha encantado tu reseña y el hecho de que según tú "no seas objetiva", es natural, por eso es tu opinión. Yo también he disfrutado mucho con la novela y poco a poco voy a seguir leyendo las cinco anteriores. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Tienes mucha razón al decir que esta entrega es de las más pausadas, recuerdo alguna mucho más "movida". Buena reseña, coincido contigo en destacar los males de la sociedad americana. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Puede que no seas objetiva pero no haces otra cosa que decir, exactamente, lo que pienso yo, eso sí es mi estreno con el autor y el personaje.
    El resto del elenco, desarrolla sus papeles a la perfección, haciéndonos creer lo que no es. Me ha encantado el libro y tú reseña.

    ResponderEliminar
  6. Con esta novela, he tenido mi primer encuentro con Verdon y lo garantizo, no será el último. La historia ha ido ganándome poco a poco, página a página hasta el punto de mosquearme por tener que dejar de leer. En mi opinión, es un libro redondo donde nada es lo que parece y las sorpresas se van sucediendo hasta el final. Muy recomendable.
    Bravo por tu reseña.

    ResponderEliminar
  7. Una novela totalmente adictiva y con un compromiso moral muy latente. Ha sido estupendo compartirla con todas vosotras. Besos

    ResponderEliminar
  8. Gurney me ha ganado ennls novela y Verdon me ganó en el cara a cara, pausado, reflexivo... creo que el protagonista tiene mucho del autor. Gran reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Pues a mi me encanta que no seas objetiva. ¿Objetiva de qué cuando te has leído toda la obra del autor y la has disfrutado?. A mi esta novela me ha encantado. Es cierto que "parece" pausada; de hecho, a mi había momentos al principio en que me desquiciaba, pero porque esos "Comités" en los que participaba Gurney me ponían mala, viendo que le querían vender una moto que él sabía que estaba trucada pero donde no alcanzaba a encontrar por dónde. Y cuando realmente empieza la "fiesta", la novela se transforma, por el poso amargo del conflicto racial que saca a la luz lo peor de muchos, incluída la prensa amarilla, que va a pillar como casi todos.

    En definitiva, que no me enrollo porque me conozco, pero que me ha encantado tu reseña.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me parece que yo tampoco seré objetivo con los libros de Gurney a partir de ahora, porque los estoy disfrutando y me he enganchado a leer los que tenía pendientes, aunque ya no sé si me dará para ello lo que resta del verano porque me queda la mitad. Gran reseña y otro fan ganado para la serie de Verdon. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola Loli, aunque no se como ha podido ocurrir no había leído nada de verdon, pero ya he empezado a comprar alguna de sus novela publicadas. Tu reseña me ha encantado, se ve cuánto la has disfrutado. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Yo he leído un par de títulos de esta serie. Lo tendré en cuenta, pero me gusta seguir el orden de las sagas. Buena reseña.

    ResponderEliminar
  13. No es un autor que me llame demasiado pero lo mismo tengo que estrenarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hasta ahora he disfrutado mucho con él y con el personaje que ha creado. Dale una oportunidad si puedes, Eva, y el tiempo te lo permite. Creo que te gustará.

      Eliminar

¡Gracias por pasarte! ¡No te vayas sin comentar!