viernes, 22 de junio de 2018

Reseña de "Toda la verdad", de Karen Cleveland.

En #SoyYincanera continuamos con nuestras lecturas simultáneas y hoy le ha tocado el turno a la reseña de un libro con el que también hemos disfrutado, ideal para estos días calurosos que ya nos acompañan, aunque las páginas van a volar sin duda entre vuestras manos.
Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: Toda la verdad
Título original: Need to know
Autora: Karen Cleveland
Traducción: María José Díez Pérez
Editorial: Planeta, S. A.
(Planeta Internacional)
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
Primera edición: marzo de 2018
Segunda impresión: abril de 2018
ISBN: 978-84-08-18241-2
448 páginas
PVP: 19'50€


Sinopsis (tomada del propio libro)

Una vida soñada.
Una mentira perfecta.
Vivian Miller es una brillante analista de contrainteligencia de la CIA, donde se encarga de destapar células de agentes rusos encubiertos en Estados Unidos.
Tras acceder al ordenador de un posible agente, Vivian descubre un archivo con cinco fotografías. Un clic más tarde, su vida se detiene: quien le sonríe desde una de las imágenes es su marido.

Datos sobre la autora

(Estos es lo que se dice en la solapa del libro sobre Karen Cleveland).
Trabajó como analista en la CIA durante ocho años, los seis últimos especializada en la lucha contra el terrorismo, y también colaboró brevemente con el FBI.
Estudió en el Trinity College de Dublín con una beca Fullbright y en la Universidad de Harvard. Vive en el norte de Virginia, Estados Unidos, con su marido y sus dos hijos pequeños.
Toda la verdad, su primera novela, se publicará en más de treinta países y será llevada a la gran pantalla por Universal Picture con Charlize Theron como protagonista.
@karecleve (en twitter)
KarenClevelandAuthor (en facebook)
Fotografía de la autora: © Jessica Scharpf


Impresiones sobre el libro

Si algo tiene "Toda la verdad" es que es un libro que se deja leer, y puedes disfrutar de su lectura si no te planteas que estás ante el thriller del año, que por desgracia a la altura que estamos ya nos hemos encontrado con varios títulos a los que acompaña esta etiqueta, y personalmente soy de la opinión que deben ser los lectores, ya avanzados los meses, los que decidan a qué libro corresponde ese "honor", y no las editoriales, que en mi modesta opinión hacen un flaco favor a los títulos, ya que nosotros como lectores nos ponemos las expectativas altas y en algunos casos las historias narradas no responden de la forma esperada. Quitando este pequeño matiz, que es fruto de una inadecuada campaña publicitaria, siempre bajo mi modesta opinión, si nos acercamos a la lectura de este libro con ganas de disfrutar, lo vamos sin duda a conseguir, porque la historia tiene gancho y avanzando entre sus páginas puedes intuir que estás ante un guion cinematográfico, al menos es fácil imaginar las escenas, porque si algo tiene el libro es que está muy bien narrado, y no cuesta hacerse una imagen general de la trama.

En "Toda la verdad" asistimos a la típica historia de espías, de la llamada Guerra Fría, y no porque la acción se desarrolle en la Europa del Este, o en la etapa que sigue a la Segunda Guerra Mundial, sino por el argumento que en ella se desarrolla. Estamos en Estados Unidos, en la actualidad, y la protagonista, Vivian Miller, trabaja para la CIA como analista, intentando descubrir posibles infiltraciones de espías rusos en el país, en esa carrera interminable por el poder de las dos potencias que parece se sigue desarrollando hoy en día. Buena en su trabajo, donde ha ido subiendo escalones a medida que ha demostrado su valía (pasa de investigar posibles espionajes relacionados con África a ocuparse de Rusia y las posibles células que ponen en riesgo a los estadounidenses y la defensa del país), sin dejar por ello de actuar como la esposa y la madre perfecta, porque lo que presenta el libro es un matrimonio ideal entre Vivian y Matt, el marido perfecto, el padre perfecto... pero también el perfecto desconocido. ¿Y por qué digo esto? Desde el momento en que Vivian, investigando en el ordenador del que podría ser un miembro de una célula del espionaje ruso encuentra una carpeta con el título "Amigos", que cosa extraña no está encriptada, y cuando accede al contenido encuentra las fotos de cinco posibles espías rusos, por desgracia para ella, su mundo a partir de ese momento va a dar una vuelta de 360º, porque una de las fotografías que la mira desde la pantalla del ordenador se corresponde con el rostro de alguien muy cercano a ella, su propio marido. ¿Cómo puede ser que la foto de Matt aparezca dentro de una carpeta en un archivo al que Vivian ha accedido en su investigación buscando posibles espías rusos infiltrados en Estados Unidos, que trabajan por tanto luchando contra el estado que ella defiende?

Hay que reconocer que el argumento que plantea el libro es interesante, parte de una buena premisa. ¿Es perfecto todo aquello que nos rodea? ¿Conocemos realmente a aquellos que conviven con nosotros? Estas preguntas pueden parecernos extrañas si las tomamos desde el punto de un ciudadano de a pie, pero hay que reconocer que están destinadas a toda una analista de la CIA. Gracias al propio relato de Vivian vamos a asistir a pasajes de la vida del matrimonio que en un primer momento podía parecer ideal a los ojos del lector, cómo se conocieron, cuál fue la primera vez que hablaron, cómo se le declaró, las reticencias del propio Matt a la hora de presentarle a sus padres... Entraremos en los pensamientos de Vivian, que no podrá creer en ningún momento que su vida familiar y profesional puede desmoronarse, hasta el punto de verse ante la perspectiva de denunciar a su marido como posible espía o bien confiar en él, creer su palabras y comprender que se ha visto obligado a colaborar en contra de su voluntad, que la vida que creía perfecta no era real, que su marido se había visto en la necesidad de protagonizar un papel, que toda su vida está organizada por un estado superior, y que ahora ella misma se encuentra en la problemática de qué hacer, de cómo actuar ante las nuevas pistas descubiertas, surgiendo en su mente de analista qué poner por delante, si la felicidad de su familia o su deber hacia el país para el que trabaja. Se plantea todo un dilema moral del que el propio lector va a ser partícipe a lo largo de toda la trama, porque si bien Vivian nos puede parecer una persona algo complicada, que no tiene claro en un primer momento qué hacer, tenemos que tomar en consideración su profesión, que la condiciona a lo largo de todos sus actos, tanto en su relación con su familia como con los inmediatos superiores en su trabajo, porque si algo tiene claro la protagonista es que es muy difícil que una persona, en este caso su marido, pueda ser tan buen actor, y lo que es más importante, tan buen padre y tan buen marido, aunque las propias dudas de la protagonista se nos trasladan a los lectores. ¿Cómo es posible que alguien finja ser lo que no es a lo largo de más de diez años de matrimonio en los que se han compartido alegrías por los nacimientos, juegos con los niños, problemas con la enfermedad grave de uno de los hijos? ¿Cómo puede ser alguien capaz de fingir tan bien durante tanto tiempo? ¿Es Matt culpable o es una víctima más de las circunstancias que han rodeado su vida?

Los enigmas que se plantean en la historia se mantienen durante toda la lectura, y nosotros como lectores vamos a asistir a las dudas de la protagonista, a su miedo, a su confianza hacia Matt y a la falta de ella, y la autora, como buena conocedora del ambiente planteado en la novela en cuanto a las investigaciones y los posibles casos de espionaje (algo ha tenido que poner de sí misma tratando el tema de algo que parece conocer bien) ha sabido mantener esa intriga en todo momento, de forma que como lectores asistimos a momentos en los que somos capaces de ponernos de parte de Matt, porque nos resultan creíbles sus explicaciones, y en otro momento caemos como Vivian en las garras de la duda. Si hay algo que tiene esta novela es acción, las páginas vuelan entre nuestras manos, y la lectura resulta ágil, de forma que si se coge con ganas, puede ser devorada en apenas un fin de semana, quizá mucho antes, pero personalmente os invito a que la saboreéis, que tratéis de poneros en la piel de Vivian, para saber si vosotros hubierais actuado de la misma manera que ella, si de verdad hubierais confiado en vuestra pareja, si en una supuesta balanza hubierais puesto por delante a vuestra familia (incluidas las consecuencias que esto puede tener para la protagonista), o al país para el que trabajáis. Creo que la autora ha planteado una dilema complicado, porque la sociedad estadounidense no es la misma que la española, quizá aquí somos más viscerales, y por otra parte, también es muy difícil ponerse en el punto de vista de una trabajadora de la CIA, porque reconozcámoslo, no tenemos nada en común con una analista de contraespionaje, y no creo que nos veamos en su misma situación, pero a menor escala, sí podríamos plantearnos las preguntas que he hecho más arriba: ¿Conocemos realmente a aquellos que conviven con nosotros o a aquellos con los que nos codeamos en nuestra vida diaria? ¿No podrían estar engañándonos, aunque sea a menor escala? ¿Cómo nos comportaríamos entonces? ¿Seríamos egoístas y pensaríamos solo en nosotros y nuestro círculo o miraríamos por el bien del país?

Hay que reconocer que el planteamiento de la novela está conseguido, la autora ha sabido meternos en situación, las reflexiones que hace la propia protagonista acerca de su relación anterior con Matt y sus felices años de matrimonio, con sus pros y sus contras, las explicaciones que el marido hace a medida que su esposa va descubriendo nuevos datos, los episodios de acción, y lo que es más importante, la sorpresa final a la que todo buen thriller nos tiene acostumbrados, hacen de "Toda la verdad" una lectura ideal para estos días calurosos en los que ya nos hemos metido, con la que sin duda vais a disfrutar si de verdad os animáis a darle una oportunidad; Hollywood  ya lo ha hecho, no lo olvidéis, y hay que reconocer en favor de la autora que es un libro fácil de leer, muy descriptivo, con mucho diálogo, y que vuela entre nuestras manos. Yo no me he arrepentido de leerlo, y si tengo oportunidad, no dudaré en ver su versión cinematográfica, a ver si los personajes actúan de la forma que yo los he imaginado. ¿Y vosotros, os animáis? Sin duda os garantiza un buen rato de lectura, así que no lo dudéis.

viernes, 8 de junio de 2018

GOLPES, de Pere Cervantes.

Nueva reseña en el blog, esta vez de la mano de un escritor al que tuve la suerte de conocer gracias a la Yincana Criminal en la que participé el pasado año, y que ha servido para demostrarme que el autor tiene mucho que contar y que sabe cómo hacerlo.
Como viene siendo corriente en las últimas entradas, esta reseña forma parte de la iniciativa #SoyYincanera que un grupo de blogueros desarrollamos en la red social twitter, comentando de forma conjunta una serie de lecturas que hasta el momento están siendo de nuestro agrado.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: Golpes
Autor: Pere Cervantes
Editorial: Alrevès, S. L.
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-17077-46-4
Primera edición: mayo del 2018
192 páginas

Sinopsis (tomada del propio libro)

Alfa, un policía bajo sospecha, recupera su libertad provisional tras dormir 444 noches en una prisión catalana. Una vez libre, dispone de una nómina estrangulada que apenas alcanza los ochocientos euros y una media de espera judicial de seis años hasta que reciba la sentencia final; pero Alfa no ha sido instruido para malvivir.
Por eso, cuando alguien le propone empezar una nueva vida apoderándose de cincuenta kilos de cocaína ajena, Alfa no se lo piensa dos veces. Solo necesita cuarenta y ocho horas, regresar a Castellón, despedirse de gente querida y ejecutar de manera inversa lo que hasta ahora venía haciendo. Estamos ante una novela basada en hechos reales y en muchos encuentros y pactos entre caballeros para lograr que Alfa desvelara los entresijos de una vida supeditada a bucear en las aguas del narcotráfico. Porque Alfa es un púgil inacabado, un estratega del combate, y siempre el centro del universo de las mujeres que ama. Pero, por encima de todo, un hombre necesitado de una moto con la que rodar en busca de esa libertad que precisa para seguir respirando.
Una novela que indaga en la pérdida de la verdadera identidad, y sobre la importancia de tener a quien te acoja en una de las esquinas del cuadrilátero de tu vida. Y es que, sin nadie en la esquina, el combate está perdido.

"Golpes", la cuarta novela policíaca de su autor, Pere Cervantes, ha sido premiada con el Galardón Letras del Mediterráneo 2018, otorgado por la Diputación de Castellón.
Si alguien tiene interés en conocer más datos sobre Pere puede echar un vistazo a su biografía en la reseña que en su momento publiqué en el blog de la novela con la que tuve el placer de conocer al autor, y que no dudo en recomendar si no habéis tenido la oportunidad de hacerlo, "Tres minutos de color". Actualmente parece que el autor está trabajando en el guion cinematográfico de la misma.


Impresiones sobre el libro


Debo reconocer que se plantea algo complicada la reseña de "Golpes", y no porque el libro no me haya gustado, que es justo lo contrario de lo que ha pasado, sino porque no sé si sabré plasmar en unas líneas el motivo de ese disfrute. Pere Cervantes nos presenta una novela negra algo atípica, en la que el protagonista es un policía, Alfa, que no está pasando precisamente por su mejor momento, suspendido de empleo tras haber pasado una larga temporada en prisión por problemas relacionados con el mundo de la droga, a la espera de una sentencia definitiva, malviviendo con una nómina de unos ochocientos euros que no le dan para sobrevivir, y sintiéndose poco valorado como persona y policía, empeñado en que ha malgastado su tiempo librando a la sociedad de una lacra tan grande como la droga, aunque para ello se haya visto obligado a llevar a cabo algunas acciones que no responden a las reglas establecidas y que vistas desde fuera trajeron como consecuencia su caída en desgracia; un policía que sabe que es importante en la vida de algunas personas (los pilares en los que se ha apoyado a lo largo de toda su vida) y de algunas mujeres a las que no ha sabido demostrar su cariño y amor incondicional. Lo curioso del tema es que Alfa es un personaje real, un policía compañero del autor que se ha visto inmerso en problemas judiciales y cuya voz parece alzarse en el alter ego creado por Pere en este libro, donde tendrá una gran importancia el mundo del boxeo, porque si Golpes tiene algo especial es la forma en la que está escrito, dividido en doce capítulos, en doce rounds, como si de un combate de boxeo se tratase, porque la elección del título tiene sin duda que ver con los golpes que se dan en el boxeo y los golpes que te da la vida, pero el hecho de enmarcar la trama, narrada en primera persona por el propio protagonista, en el cuadrilátero que es la propia vida, y dotarla de una intriga policial que se desarrolla en el ámbito del narcotráfico y sus consecuencias, hacen que no decaiga el interés por la lectura, porque iremos conociendo al protagonista y datos de su historia a lo largo de las páginas, ya que el autor sabrá llevarnos en los pocos diálogos y recuerdos del protagonista al porqué de su llegada a esa situación, y querremos avanzar en la lectura para saber qué pasa finalmente con él.

La historia comienza y acaba con alusiones al mundo del boxeo, que podremos encontrar a lo largo de toda la trama, porque Alfa, además de un policía importante en la lucha contra el narcotráfico fue también un antiguo boxeador, que además adora las motos. Se nos presenta así como un personaje un tanto solitario, independiente, que ha tenido que sufrir la pérdida de dos seres queridos mientras culpa sus delitos en la cárcel en la que es confinado, y que al salir no duda en entrar de nuevo en un mundo complicado, para intentar solucionar su presente y el de sus más allegados, a los que, si bien no es capaz de demostrarles todo el amor que se merecen, quiere que sobrevivan sin dificultad, porque considera que él ha hecho muy bien su trabajo para acabar con el mercado de la droga y no se siente respaldado ni por la sociedad ni por sus superiores, que no han sabido ver que en ocasiones hay que saltar algún límite para poder combatir el mal; Alfa sigue la máxima de que el fin justifica los medios, y tratando de conseguir ese objetivo ahora se ve en dificultades personales. Es precisamente esa dificultad la que el autor ha tratado de plasmar en su libro, de forma tan bien conseguida que el lector queda con ganas de saber qué ocurrirá finalmente con la vida del personaje real que representa Alfa en la novela. Como nota a tener en cuenta, el propio autor se introduce en la historia, en forma de un personaje más, Pol, el amigo escritor al que el protagonista, Alfa, cuenta su historia, y así descubrimos un guiño a su "Tres minutos de color", que por si no ha quedado claro más arriba vuelvo de nuevo a recomendar.

Encontramos referencias al mundo del boxeo desde el inicio de la lectura, ya desde las primeras líneas:
"En las historias de amor, como en el boxeo, los golpes son siempre una posibilidad". 
"Frente a un espejo moteado por el tiempo, bajo la tísica luz de una bombilla que pende del techo, reconozco el rostro de un púgil trasnochado, cuyos ojos diminutos tratan de encajar el impacto de una definitiva invasión de canas, soledad e incontables heridas restañadas".  (Página 7)
Pero estas alusiones al boxeo no desfavorecen la trama, al contrario, enriquecen la historia, porque el paralelismo entre la vida del personaje y un combate de boxeo, y las distintas referencias al ring y a las personas en las que confiar, en las que apoyarte en el cuadrilátero de la vida, el tema de los golpes que sufrimos cada uno solo por el hecho de vivir, la supervivencia... son temas muy bien tratados por la prosa del autor, que ha sabido tomar como referencia la vida, como si de un combate de boxeo se tratara, y nos ha llevado como lectores entre sus páginas saboreando cada una de las frases que ha sabido plasmar a lo largo de la historia, porque si algo tiene Golpes es que está muy bien escrita, con un lenguaje impecable y unas frases que llaman a la reflexión del lector. Cuando te acercas a la lectura de este libro crees sinceramente que va a volar entre tus manos, pero nada más lejos de la realidad, porque a medida que avanzamos en la lectura queremos saborear el lenguaje, las reflexiones que están escritas en la narración, queremos saber qué ha pasado con el personaje, cómo ha llegado a esta situación que está viviendo, qué pasará con él... Pere Cervantes ha sabido narrar una historia interesante, basada en hechos reales, con un personaje fuerte, duro, que ha sufrido mucho en la vida, que no sabe querer, pero que reconoce que es necesario en la vida de los que le importan, y todo enmarcado en el mundo del tráfico de drogas, la lucha contra el mismo, y las dificultades a las que se enfrentan los propios policías para llevar a cabo su trabajo, extralimitándose o saltándose las líneas que marcan la diferencia entre el bien y el mal, lo permitido y aquello que roza la ilegalidad, y todo ello para librar al mundo de la lacra de las drogas, aunque esa misma lucha acabe con los propios policías enfrentándose a la justicia para responder por sus actos.

Estamos ante una historia con gancho, que conviene leer despacito, para saborear cada uno de los pasajes, los que se refieren al pasado del personaje y los que hablan de su situación actual, que está plagada de buenas frases que llevan a la reflexión, que abren el interés sobre qué pasará al final con el personaje sobre el que está basada la historia (por desgracia la justicia en este país va muy lenta y seguramente, a no ser que Pere Cervantes se apiade de nosotros como lectores, no conoceremos qué pasará al final con el personaje real que representa Alfa en la novela).

Se podrían decir muchas cosas más sobre el libro, pero prefiero deciros que os acerquéis a él, que le deis una oportunidad a una trama muy bien narrada, a un personaje con sus luces y sus sombras, pero combativo ante la vida, con el que sin duda vais a disfrutar, en un acercamiento a un tema de rabiosa actualidad, visto desde el otro lado, desde el punto de vista de los policías que luchan contra los problemas de la sociedad, aun cruzando los límites que su propio trabajo les impone, sin que en ocasiones tengan el reconocimiento de sus superiores y de la sociedad ante su trabajo. Si conocéis la obra del autor, no dudéis en retomarla con este libro, con el que sin duda se disfruta; si no os habéis acercado a Pere, estáis tardando, porque si algo tiene este autor, y en Golpes lo encontramos a lo largo de toda la trama, es un lenguaje muy bien cuidado con el que sin duda se disfruta, y unas reflexiones que se pueden encontrar a lo largo de toda la historia. Muchas de estas frases han servido de comentario en los enlaces lanzados en twitter comentando la novela, y no quiero dar por finalizada esta reseña sin hacer mención a alguna de ellas:
"...volví a sentir la desorientación que sufre un púgil que acaba de ser golpeado una y otra vez en el último asalto. Ese instante en el que te salva el gong de la campana de caer sobre la lona y te diriges por error a una de las esquinas en la que nadie te espera, donde no hay  persona que te aliente al oído. Te sientes aturdido y más solo que nunca porque todavía no eres consciente de que has acabado en una esquina de nadie, en el neutral corner".
"La principal trampa cuando te has convertido en un preso radica en creer que la existencia te pertenece. Llegar a pensar que ahí fuera todo se detiene mientras tú sobrevives en esa especie de vida carcelaria, cercada de hormigón, de resentimiento y desencanto. Y ese es un gran error".
"Si quieres terminar con alguien borra del mapa sus viejos hábitos. Tal vez sobreviva, pero ya no será la misma persona".
"Hace veinticinco años que ya no piso la lona y, sin embargo, de un modo u otro, no he dejado de boxear ni un solo día. Porque la vida es un combate en el que siempre terminas luchando contra el mismo contrincante: tú mismo".
"Todos llevamos con nosotros a ese otro que resulta ser nuestra brújula. Errar en el camino dependerá de lo poco que nos escuchemos".
"Los momentos vividos son el andamio de las células que componen nuestro tiempo, de ellos estamos hechos y a ellos acudimos para darle sentido a todo esto que llamamos vida".
"Arrimarse a los cincuenta comporta tener siempre frío, desayunar ibuprofenos y avistar la vida a través del retrovisor de las vivencias".
"La vida es un combate en el que siempre terminas luchando contra el mismo contrincante: tú mismo".
Conclusión ante la lectura de Golpes:

Un libro en definitiva con el que disfrutar, para leer poco a poco, porque induce a la reflexión entre sus letras, y que hará las delicias del lector que ya conozca a Pere Cervantes como escritor y que servirá de aliciente para aquellos lectores que aún no se hayan acercado a su obra. Un libro con el que personalmente he disfrutado, que me ha hecho conocer algo más del mundo que se esconde tras la investigación criminal, y las consecuencias que la propia investigación puede acarrear a los que se dedican a ella, que me ha despertado el interés ante el mundo judicial y policial (me encantaría saber qué ocurre finalmente con el policía cuya vida aquí se retrata de forma novelada), que narra la sutil línea que separa el bien del mal, y que como aliciente está narrado por un escritor que sabe contar muy bien las historias que idea, porque la utilización del lenguaje que encontramos a lo largo de toda la obra es sublime, y hay que reconocer que muy pocas páginas alientan la reflexión, y lo que es más importante, animan a seguir leyendo, aunque saboreando poco a poco la trama. Ha sido un verdadero placer contar de nuevo con un libro de Pere Cervantes en mis manos, y creo que en #SoyYincanera todos lo hemos disfrutado.

Sin dudarlo, os recomiendo su lectura.

lunes, 28 de mayo de 2018

LA CIUDAD DE LA LLUVIA. Alfonso del Río.

Nueva lectura finalizada y disfrutada gracias a la iniciativa de #SoyYincanera y nueva reseña en el blog en la que espero que queden plasmadas las buenas vibraciones que me ha producido esta novela, que ha sido todo un descubrimiento.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: La ciudad de la lluvia
Autor: Alfonso del Río Moreno
Editorial: Destino
Colección Áncora y Delfín Volumen 1426
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
Primera edición: marzo de 2018
ISBN: 978-84-233-5342-2
PVP: 20'50€
624 páginas

Sinopsis (trasera del libro):

En el Bilbao de principios de los años ochenta, Alain Lara, un joven y prometedor jugador del Athletic, descubre una vieja fotografía de los años cuarenta que su abuelo Rodrigo había mantenido siempre oculta. Entre todos los personajes que aparecen en ella Alain reconoce a su abuelo, junto a un también joven Ignacio Aberasturi, el gran empresario bilbaíno y actual candidato a la presidencia del Banco del Norte. La repentina, extraña y coincidente desaparición de ambos, junto con otros sucesos, lo llevará a una investigación que se remontará a un pasado oculto.
En un intento por entender lo que sucede, Alain contactará con María, la hija y heredera del imperio Aberasturi. Junto a ella, en busca de respuestas, tejerán los hilos del pasado que unieron a sus familias en los años del Berlín nazi. Pero lo que obtendrán serán más preguntas, más dudas, más sospechas.
¿Qué pudo unir hace más de cuarenta años a estos dos hombres cuyas vidas nunca más volvieron a cruzarse? ¿Quiénes son los demás personajes que aparecen retratados en la fotografía? ¿Quién anda detrás de ellos y por qué?
La ciudad de la lluvia es un thriller que reúne lo mejor y lo peor que anida en el ser humano. Es una historia sobre el poder magnético de la ambición, el amor y la complicidad entre las personas, y que nos muestra que la cara oculta que todos tenemos no puede permanecer indefinidamente en la sombra.

Datos sobre el autor

Alfonso del Río (Bilbao, 1980). Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, compagina sus facetas de abogado, padre y escritor. Como abogado, trabaja en un bufete internacional; es profesor en la Universidad del País Vasco y en la Universidad de Deusto; en 2017 ganó el prestigioso Forty under Forty a uno de los mejores abogados jóvenes de España; y ha sido coautor de distintos libros especializados. Pero esos libros no saciaron su inquietud literaria. Aunque no planeara convertirse en escritor, sentía pura necesidad de escribir y de sumergirse en otras vidas. Comenzó a esbozar la historia de La ciudad de la lluvia hace más de diez años, pero no fue hasta hace tres que la retomó. De ahí surgió la obra que hoy aquí reseñamos, aunque su debut literario se produjo en 2013 con "Ioannes", novela negra de tintes históricos.
Foto del autor: ⒸVicente Paredes

Impresiones sobre el libro

Dos hojas iniciales, que se desarrollan en Bilbao, un 11 de noviembre de 1970, ponen al lector en antecedentes de una intriga que le espera nada más continuar con la lectura del libro.

"Pero no puede evitar que su pasado lo persiga atormentándolo cada día. Esa oscuridad, a pesar suyo, vive en su interior. Tanto es así que, para él, su pasado es presente.
No hay duda de que la suya es una historia de éxito, aunque una historia en la que ha perdido más de lo que ha ganado. Es una historia perfectamente planificada en la que solo ha cometido tres errores. Pero tres errores son demasiados". (Página 8) 
Este inicio potente, desarrollado en 1970, no hace más que poner un poso de intriga, que se ve completado a continuación con la lectura de un manuscrito en el que otro misterioso personaje parece contar su vida.

"La ciudad de la lluvia" se desarrolla en dos planos temporales, uno desarrollado en Bilbao en 1983, y el otro en el Berlín de 1941, y cuenta cada uno de ellos con dos protagonistas principales: por una parte, Alain Lara, un joven jugador de fútbol que regresa a Bilbao desde Valencia para jugar en el equipo en el que ya lo hizo su abuelo, Rodrigo Lezo, protagonista secundario al que cogeremos cariño a lo largo de la lectura; por otro lado, El Extranjero, personaje enigmático que parece moverse como pez en el agua por el Berlín de la época nazi, y cuya identidad trataremos de averiguar a lo largo de todo el libro. Para completar estos dos planos temporales, como lectores asistiremos a la lectura de un manuscrito, en el que otro personaje, no menos complejo, parece contar aspectos de su vida, aunque sin seguir un orden coherente.

El descubrimiento de una vieja fotografía por parte de Alain Lara, en la que aparecen cinco personas, cuatro adultos (uno de ellos de espaldas) y un niño, será el punto de partida de una historia que aúna pasado y presente en la vida de varios de los protagonistas de la trama, principales y secundarios, máxime cuando el joven jugador descubre que una de las personas que aparece en la fotografía es su propio abuelo, que comparte protagonismo con Ignacio Aberasturi, un prestigioso empresario que lucha ahora por presidir uno de los bancos más importantes de la zona. La muerte de dos de los integrantes de esa fotografía en circunstancias no demasiado claras ponen en alerta a Alain, que tratará de bucear en el pasado de su abuelo buscando información de su relación con el empresario, intentando conocer más detalles de la vida de una persona junto a la que siempre ha convivido, a raíz de la muerte de sus padres. Aunque como lectores podemos entender que entre Alain y su abuelo se daba una fuerte relación, ese amor que el abuelo siente por el nieto le obliga a no contarle todos los detalles de su pasado y a mantener la carrera de su nieto en el plano futbolístico al margen de los errores por él cometidos de joven. Esta relación entre nieto y abuelo se convertirá en una parte importante de la trama, y en el motor para que se desarrolle toda una investigación, pero si como lectores queréis saber qué es lo que realmente ocurre, no tenéis más que acercaros a las páginas de la novela que aquí se presenta.

Si en la trama de Bilbao destaca la figura de Alain Lara, en la trama desarrollada en Berlín el personaje central será El Extranjero, cuya identidad deberemos averiguar a lo largo de la trama, y ya os adelanto que no es tarea fácil, al menos yo no he sabido dar con ella a la primera. Este audaz personaje tratará por todos los medios de vender al gobierno nazi de Alemania una máquina capaz de descifrar las comunicaciones encriptadas de forma mucho más eficaz que la que ellos mismos usaban, y tendrá toda la picardía de poner en jaque a los máximos dirigentes nazis, que no dudarán en hacer el negocio perfecto, intentando conseguir la máquina y eliminando a su vez a todo el que de ello estuviera enterado. En Berlín asistiremos a toda una auténtica trama de espionaje y contraespionaje, y de la mano de El Extranjero entraremos en contacto con personajes reales claves en esa parte oscura de la historia de Alemania, como el mismísimo Hitler, Gooebels y Hess, acompañados a su vez por personajes ficticios secundarios, como Maruska Dvorak, una joven actriz, capricho momentáneo del que era ministro de propaganda, y que no duda en vender su tiempo y sus caricias con la idea de escribir un libro que servirá para contar al mundo la realidad de la Alemania nazi. Maruska Dvorak será una secundaria de lujo en la trama, y su importancia quedará plasmada a lo largo de las páginas del libro.

El encuentro fortuito de la vieja fotografía pone en contacto a Alain Lara con María Aberasturi, la hija del empresario que aparece en la fotografía junto al abuelo de Alain. A medida que avanzamos en la historia vamos entendiendo cómo van relacionándose las distintas tramas, llegando a formar un triángulo entre el propio Alain, María y un prestigioso abogado, David Schaffer, que conocía a María de la época en la que ella trabajaba en un importante despacho de abogados. Es precisamente la historia de David la que completará la tercera trama narrada en el libro. Paralelamente a la historia narrada en el Berlín de 1941 y el Bilbao de 1983, en el libro asistimos a la lectura de un manuscrito (escrito con la tipografía de una vieja máquina de escribir, para diferenciarlo del resto de la trama) redactado por el propio David Schaffer, un prestigioso abogado que va poniendo al lector en antecedentes de cómo empezó en la abogacía, y cómo llegó a alcanzar la fama de la que hoy parece disfrutar. No se entiende muy bien al principio de la lectura qué tiene que ver la historia de un abogado prestigioso que parece que rememora su vida, escondido del resto del mundo y que teme por su seguridad, y por su propia integridad, hasta el punto de pensar que está amenazado de muerte, con la historia que parece esconder la fotografía tomada en lo que parece ser un viejo hangar de Berlín. Lo que está claro en "La ciudad de la lluvia" es que las historias están relacionadas, y Alfonso del Río ha conseguido que queramos avanzar en la lectura y que no perdamos el interés por ninguna de las partes que se nos presentan.

El autor ha sabido crear una historia potente, en la que no decae la intriga, y ha sabido acercarla al lector con una prosa cuidada, aunque empleando un lenguaje cercano en la que también tienen gran importancia los diálogos. A pesar de estar ante un libro de más de seiscientas páginas, el hecho de que vayan alternándose tres historias que acaban complementándose entre sí hace que las hojas vuelen entre nuestras manos, ya que estamos ante capítulos no demasiado extensos que se devoran, al principio de los cuales el autor hace uso de frases o pequeños diálogos entre los personajes que sirven como antecedente a lo que va a contarse con posterioridad. Entre esas frases no es difícil encontrar alguna que sale de la boca de personajes reales, a los que encontramos también en la trama desarrollada en Bilbao. El hecho de que uno de los protagonistas principales sea jugador de fútbol del Athletic de Bilbao sirve de excusa al autor para desarrollar la trama en 1983, un año épico para este club de fútbol, que consiguió un importante triunfo en la liga, y así las descripciones de cómo se vivió este triunfo en la ciudad, donde el club se considera todo un emblema, aprovechando los problemas meteorológicos que se dieron por esas fechas con unas inundaciones que desmantelaron la ciudad, y la tensión política vivida en la zona bajo la amenaza de la banda terrorista ETA hacen de Bilbao en esa fecha el escenario idóneo para convertirla en la protagonista indiscutible de la narración, donde casualmente viven, o vuelven, los personajes que aquí se nos presentan. Aunque la intriga se desarrolla principalmente entre Berlín y Bilbao, la ciudad vasca es protagonista indiscutible, de ahí el título.

Alfonso del Río ha sabido crear una historia con intriga, desarrollada en diferentes planos temporales y físicos, contando con el mérito de que esa intriga no te abandona en ningún momento a lo largo del argumento, presentando un elenco de personajes que pueden caer mejor o peor, pero que hay que reconocer están muy bien construidos, destacando entre ellos como personajes principales El Extranjero (del que trataremos de averiguar la identidad a lo largo de toda la lectura), Alain Lara, la joven promesa del fútbol bilbaíno, muy unido a su abuelo y al que el autor dota de una gran sensatez, quizá demasiado estricta para la juventud que destila el personaje, muy coherente y cabal, que tratará por todos los medios de descubrir qué oculta esa vieja fotografía que casualmente cae en sus manos, María Aberasturi, fuerte personaje que se convierte en el centro de un triángulo entre Alain y David, que se ha visto obligada toda su vida a demostrar que ha conseguido sus objetivos por méritos propios y no por ser hija de un destacado empresario, a la que cogeremos cariño a lo largo de las páginas, y por último David, un abogado ambicioso, quizá en exceso, con un marcado plan en la vida que hace que ponga por delante sus intereses profesionales y el motivo que parece regir su destino al disfrute de su vida personal, dejando las relaciones afectivas en segundo plano. Es un personaje con el que quizá no empatizas desde un primer momento, a pesar de que resulta interesante el relato que hace de sus vivencias intentando hacerse un hueco en el mundo de la abogacía, y todo ello con un punto de intriga porque pronto vamos a saber que su vida corre peligro, lo cual hace que queramos avanzar en la lectura para conocer el porqué de esa situación y a lo que mi juicio parece más interesante, y que es algo que el autor ha conseguido de una manera exquisita, mantener el interés en el lector para ver cómo enlaza esta historia personal del protagonista con los sucesos que tienen lugar en el Berlín de 1941, y qué tiene todo que ver con la vieja fotografía que parece esconder un misterio a resolver.

Dejo unas líneas para hablar de un personaje que realmente me ha gustado, Lucas Bieda, un policía irreverente poco agraciado físicamente, que va un poco por libre, que se verá involucrado en una investigación que nadie parece querer que se lleve a cabo, y que se convertirá un poco en el juguete de unos y otros, precisamente porque no se caracteriza por ser un personaje discreto a la hora de llevar a cabo sus funciones. Aunque aparece como un secundario más, acabaremos descubriendo que resulta una pieza destacada en la investigación, y lo que para mí es más importante, el autor ha conseguido que me queden ganas de conocer más aspectos de la vida de este protagonista, que creo daría mucho juego si le dedicara alguna que otra historia. Sinceramente, a mí personalmente me han quedado ganas de más, quiero conocer más datos sobre Lucas Bieda.

A modo de conclusión, "La ciudad de la lluvia" nos presenta una historia muy bien perfilada, con un amplio poso de intriga, que se mantiene en diferentes tramos temporales y ambientales, muy bien escrita y bien presentada, que consigue mantener la atención del lector hasta el final y que tiene como punto a su favor el estar ambientada en Bilbao, una ciudad que no suele aparecer como escenario de demasiados thrillers y que toma como excusa, debido a la profesión de uno de los protagonistas, la historia del mítico club de fútbol Athletic de Bilbao, algo que personalmente he agradecido, porque pese a no ser muy futbolera, ha sido un equipo que me ha acompañado a lo largo de mi infancia, por sus propias características a la hora de contratar jugadores y porque era el equipo de cabecera de alguien muy allegado a mí. No me ha molestado conocer algo más del club del que oía hablar en mi infancia y tampoco me ha importado encontrar los nombres de personajes reales vinculados al mundo del fútbol, como Del Bosque, Clemente, Iríbar, todo un acierto que ha sabido manejar el autor.

En definitiva, si queréis disfrutar de un buen thriller con todos los ingredientes de una historia que mantiene la intriga a lo largo de sus páginas, no dudéis en acercaros a "La ciudad de la lluvia", porque personalmente la recomiendo; reconozco que no sabía qué iba a encontrar entre sus páginas y a mí el autor me ha ganado con su historia.

Y vosotros, ¿lo habéis leído? ¿Os apetece?

lunes, 7 de mayo de 2018

LA TRAGEDIA DEL GIRASOL. Benito Olmo.

Volvemos a la carga en el blog con una nueva reseña de una novela que hemos disfrutado en twitter gracias al buen hacer de #SoyYincanera.

La novela que hoy traigo a mi espacio virtual es "La tragedia del girasol", de Benito Olmo, y si tenéis intención de leeros este libro, aunque no es algo imprescindible, yo os recomiendo que os hagáis con la aventura anterior de su protagonista, el exinspector de policía Manuel Bianquetti, al que podemos encontrar por primera vez en "La maniobra de la tortuga", una historia con la que he podido disfrutar y que me ha servido para conocer más aspectos del personaje, su base, y así comprenderlo mejor. Me hubiera gustado hacer una pequeña reseña del libro anterior, pero este mes se ha complicado demasiado y no he podido cumplir ese deseo. No es imprescindible haber leído la primera historia, pero personalmente tengo una pequeña manía con leer las sagas en orden, así que aprovechando que lo tenía comprado en mi kindle desde hacía bastante tiempo, no dudé en dedicar algunas horas a esta primera aventura para luego entrar de lleno en el disfrute del libro que hoy trataré de reseñar, que como ya he dicho, puede leerse de forma totalmente independiente, aunque esa pequeña manía mía ha hecho que lo lea en segundo lugar. Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: La tragedia del girasol
Autor: Benito Olmo
Editorial: Suma de Letras
Formato: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-9129-182-4
Primera edición: abril de 2018
400 páginas
PVP: 16'90€

Sinopsis (tomada del propio libro)

Suspendido de empleo y sueldo, el exinspector de policía Manuel Bianquetti se ve obligado a malvender sus servicios como investigador privado hasta que recibe un encargo aparentemente sencillo: proteger a un importante empresario durante su estancia en la ciudad.
Sin embargo, lo que parece un trabajo rutinario desembocará en un reguero de muertes que obligará a Bianquetti a dar rienda suelta a su instinto detectivesco para sobrevivir, llevándole a descubrir que, a menudo, el sol que más calienta también es el que más quema.

Sobre el autor

Benito Olmo (Cádiz, 1980) es escritor y guionista. Es autor de las novelas Caraballo (2007) y Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011). Fue finalista del I Premio de novela La Trama / Aragón Negro. Su última novela, La maniobra de la tortuga (Suma, 2016), resultó finalista del III Premio Santa Cruz a la mejor novela negra publicada en 2016. Se han vendido los derechos para realizar la adaptación cinematográfica de esta obra y está previsto que empiece a rodarse a finales de 2018.
©fotografía del autor: Carlos de Francisco

Impresiones sobre el libro

Ya he comentado más arriba que en poco tiempo he tenido la suerte de disfrutar de las dos historias protagonizadas por Manuel Bianquetti, ahora exinspector de policía que se ha visto suspendido de empleo y sueldo debido a los acontecimientos que se narraron en la historia anterior, y que tiene que dedicarse a trabajar como detective privado para hacer frente a su pésima situación económica, y porque Bianquetti no puede dejar de trabajar, dedicándose a lo que de verdad sabe hacer, investigar poniendo todo su ser en lo que hace. Cuando recibe la llamada de su antiguo compañero, el inspector Silva, al que no le une una relación afectiva precisamente, para que se haga cargo de la protección de un magnate empresarial, Carlos Ferraro, que se va a desplazar a Cádiz para asistir a un partido de fútbol y disfrutar de su adorado Real Madrid; en un primer momento se siente ofendido con la propuesta porque considera que no se ha hecho policía para hacer de niñera de los caprichos de un ricachón, y también porque la proposición viene de manos de alguien con el que no se lleva bien precisamente, pero a pesar de sus reticencias acabará aceptando lo que a priori podía parecer un trabajo fácil, aunque no tardará en revelarse como algo mucho más complicado.

"Durante aquellos doce meses de inactividad, sus malos modos y su permanente mal humor no había hecho otra cosa que aumentar, y empezaba a ser consciente de que su trabajo como inspector de policía no había sido solo un medio para subsistir, sino también una vía por la que canalizar la rabia".

Cuando Bianquetti recibe la propuesta de Silva está trabajando como detective, buscando a una prostituta, Regina, entre los bajos fondos; pronto las dos tramas, la de la búsqueda de la prostituta y la de trabajar como escolta para un magnate se convertirán en los dos pilares del libro, sin que uno quite importancia al otro, aunque si bien la búsqueda de Regina sacará la parte más humana de Bianquetti, su trabajo como escolta ocasional sacarán su parte ruda, enfrentándolo a toda una serie de peligros que hacen de la historia un auténtico guion cinematográfico en el que será fácil imaginar cada una de las escenas narradas. 

Bianquetti va por libre, acostumbrado a trabajar solo porque el pasado que arrastra de violencia y su propia complexión física no hacen de él alguien con el que fácilmente se entablen relaciones afectivas, aunque los lectores de "La tragedia del girasol" pronto podremos entrever un fondo humano en este personaje tan pintoresco. Está claro que el protagonista tiene corazón, y así se vislumbrará en sus relaciones con Cristina, una de las protagonistas de la trama anterior con la que mantiene algo más que una amistad:

"... Cada vez que oía su voz experimentaba la misma sensación de serenidad, como si los problemas de su día a día se arrinconasen en un lugar de su mente hasta volverse insignificantes. Una sensación a la que estaba empezando a acostumbrarse".

Del mismo modo, este lado humano puede vislumbrarse en el trato con su hija, a la que parece haber recuperado, a pesar de la mala relación que parece mantener con su madre, porque Sol, que es así como se llama su hija, ve en Bianquetti un referente al que seguir, lo cual va a a dar pie a una perspectiva mucho más humana de un personaje que a primera vista podría destacar por su rudeza, a la que no ayuda un físico imponente que parece recordar a un Frankenstein con una cara y un cuerpo lleno de magulladuras a consecuencia del ímpetu que pone para solucionar los problemas a los que se tiene que enfrentar.

Si hay algo que no le cuadra a Bianquetti desde el momento en que acepta el trabajo es el extenso grupo que han buscado a modo de guardaespaldas para proteger al pez gordo en su visita a Cádiz. Si la mayoría de ellos parecen estar sacados de una guardería para jóvenes escoltas, perdidos dentro de sus trajes de etiqueta, los dos miembros que están a la cabeza de este grupo y por tanto encargados de su supervisión no dan buena espina a nuestro protagonista, que no acaba de entender que la seguridad de un hombre importante quede en las manos de este grupo.
"... Que ocuparan solo una fila le pareció una torpeza más que sumar a la larga lista de errores que había detectado en aquel descuidado dispositivo de vigilancia, ya que al dejar libres los asientos que Ferraro tenía delante y detrás, cualquiera con malas intenciones podría situarse en las proximidades del hombre al que debían proteger".
Y la intriga está servida. Un personaje con gancho, rudo en apariencia pero en el fondo un pedazo de pan, que tiene tendencia a meterse en problemas y que se siente identificado con los menos desfavorecidos de la sociedad, a los que no duda en ayudar, y un par de historias paralelas que irán aflorando a lo largo de toda la historia hacen de "La tragedia del girasol" un libro fácil de leer, con una trama ágil, que transporta al lector a tierras de Cádiz y alrededores, descubriéndonos un paisaje desapacible porque la historia se desarrolla en un tiempo inestable, y que saca a la luz los problemas del tráfico de drogas y lo que por allí se mueve, desplazando al personaje a entablar relaciones tanto con representantes de los bajos fondos como con las clases más favorecidas; y si pensábamos que faltaba algo en la historia, también el autor hace uso de la llamada femme fatale, como buena novela negra que se precie:
"... aquella mujer tenía cierto magnetismo, un aire embaucador. Él mismo, que se consideraba bastante alejado de sentimentalismos, notaba un hormigueo en la boca del estómago cada vez que evocaba su presencia, sus miradas o la sensual forma de sus labios, pese a que no dejaba de repetirse una y otra vez que aquella mujer no le interesaba de aquel modo".
En cuarenta y siete capítulos, el autor plantea una historia que se devora, porque está formada por capítulos cortos en los que destaca el empleo del diálogo y una prosa cercana, que se caracteriza sobre todo por ser muy visual, tanto en las descripciones de los paisajes como en las diferentes escenas de acción protagonizadas por el eximpector, y creo que en ello tiene mucho que ver su autor, guionista, que ha montado una trama fácil de imaginar y con la que el lector (al menos puedo hablar por la parte que me toca) disfruta; al menos debemos agradecerle la creación del gran Bianquetti, un personaje que ha calado hondo en las mentes de los lectores ya desde la aventura anterior, y del que personalmente quiero conocer detalles de cómo evoluciona, aunque eso sí, le pediría al autor que no lo someta a tantos peligros, porque otra como esta y acaban con el protagonista; supongo que el autor será capaz de crear en el futuro una nueva historia en la que el personaje no pierda su esencia pero no le vaya la vida en ello, que al menos pueda disfrutar de algo bueno en la vida.

Para terminar, recomendando la lectura del libro, que personalmente he disfrutado, comentar que me ha encantado encontrar el sentido del título en su interior, algo que sinceramente se agradece, y lo mismo me ocurrió con el libro anterior.
"Como un girasol -se dijo-, condenado hasta el final de sus días a seguir el movimiento del sol que le da la vida, el mismo sol que al cabo de unas semanas se la quitará, achicharrándolo". 
Si queréis conocer el personaje de Bianquetti, conocer el sentido del título del libro y acompañar al protagonista por las calles de Cádiz y alrededores, tanto por los bajos fondos como en escenarios de más lujo, no dudéis en acercaros a las páginas de este libro que hoy traigo, porque la lectura merece la pena, pero sobre todo merece la pena conocer a un protagonista que sin duda deja huella. ¿Os animáis a conocerlo?

¡Nos leemos!

viernes, 6 de abril de 2018

CUÍDATE DE MÍ. María Frisa.

De nuevo vuelvo a la carga con una reseña de un libro que hemos tenido el placer de leer simultáneamente en Twitter de la mano del grupo #SoyYincanera.

Datos del libro:

Título: Cuídate de mí
Autora: María Frisa
Editorial: Plaza&Janés
(Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.)
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-01-02081-0
Primera edición: febrero de 2018
480 páginas
P.V.P.: 18'90 €

Sinopsis (tomada de la página de la editorial):

《Dos de la madrugada. La chica tropieza al andar, ha bebido demasiado. Él la sigue a cierta distancia. Las calles están vacías, es difícil que la pierda de vista. Solo necesita encontrar el momento adecuado, un rincón oscuro. Al principio, quizá se asuste, tal vez grite. Pero luego todo irá bien. Él sabrá cuidar de ella esta noche...》

La subinspectora Berta Guallar y la inspectora Lara Samper trabajan en el Servicio de Atención a la Mujer de Zaragoza, una división de la Policía Nacional que se encarga de investigar los casos de delitos sexuales y de violencia de género.
Berta, tenaz y empática, casada y con hijos, tiene dificultades para conciliar su vida laboral con la familiar, pero ama su trabajo y pone todo su empeño y tesón en ayudar a mujeres que sufren violencia de género. Lara, una psicóloga perspicaz e independiente, ha tenido que enfrentarse a multitud de obstáculos y actitudes machistas para ascender en su profesión debido a su impresionante belleza, pero ha llegado hasta inspectora gracias a su inteligencia y compromiso.
Cuando su jefe, el comisario Millán, les muestra un vídeo en el que se ve el cadáver de un joven calcinado, ambas saben que se enfrentan al caso más difícil de su carrera. La víctima, Manuel Velasco, fue juzgado por haber violado a Noelia Abad, una adolescente que regresaba a su casa tras acudir a una fiesta con sus amigas. Velasco salió absuelto, por lo que es altamente probable que alguien se haya tomado la justicia por su mano.
Berta y Lara se enfrentan a un crimen en el que tendrán que poner a prueba toda su pericia y profesionalidad, no solo para encontrar al asesino sino para impedir que sus sentimientos contradictorios respecto a la naturaleza del delito se entrometan en su investigación. Todo mientras Berta sufre una campaña contra ella en internet por un caso de pederastia mal resuelto y Lara afronta un terrible secreto de su pasado que, de salir a la luz, podría dar al traste con su carrera policial.

Sobre la autora

María Frisa, licenciada en Psicología Clínica y en Trabajo Social, es autora de la serie "75 consejos", y su obra narrativa, de la que ha vendido más de 150.000 ejemplares, ha sido reconocida con más de 80 galardones nacionales e internacionales.
"Cuídate de mí" es una novela de intriga que se centra en la unidad especial de la Policía Nacional encargada de investigar los delitos de violencia contra la mujer y en la situación emocional de las víctimas. A partir de su experiencia como psicóloga y de las entrevistas que ha mantenido con profesionales que trabajan en este sector, María Frisa ha escrito una obra de ficción en la que reflexiona sobre los porqués de estos crímenes, sus consecuencias y las formas de combatirlos.
ⒸFotografía de la autora: Asís G. Ayerbe

Impresiones sobre el libro

Si algo tuve claro desde el momento en que conocí la existencia de "Cuídate de mí" es que el libro me iba a gustar. Cuando lo tuve en mis manos pude apreciar que aumentaba esa buena sensación que me había provocado el visionar su imagen en las redes sociales porque es una edición muy cuidada en tapa dura con sobrecubierta y los colores de la portada, en tonos negros y azules invitan a adentrarse en su interior. Pero no solo destaca la portada, y un título en letras blancas que puede ser entendido en un doble sentido, sino que principalmente destaca su interior, lo que cuenta entre sus páginas. Está claro que iba a gustarnos esta historia, porque si algo caracteriza al grupo de #SoyYincanera es que muchos de sus miembros disfrutamos con una buena novela de intriga, y esta lo es, y además María Frisa pone ante nuestros ojos una historia que por desgracia resulta cada vez más real, que nos acompaña en nuestro día a día como cabecera de muchos informativos, aunque por convertirse en algo más o menos cotidiano no dejará de repugnarnos; estoy hablando del maltrato en sus múltiples facetas, y eso es algo que encontramos a lo largo del libro.

María Frisa ha sabido crear dos personajes femeninos muy bien diferenciados que trabajan en el Servicio de Atención a la Mujer de Zaragoza, una división de la Policía Nacional encargada de investigar los casos de delitos sexuales y de violencia de género. Ya solo con esto podríamos tener una historia bien montada, porque por desgracia son muchos los casos más a menos actuales candidatos a aparecer en las páginas de este libro, pero lo que encontramos es una historia muy bien hilvanada que cuenta con un inicio impactante que deja al lector clavado ante las páginas del libro, deseoso de avanzar en su lectura.

¡No me diréis que el inicio no es impactante!
La historia arranca el viernes, 10 de junio de 2013, concluyendo el domingo 26 de junio. En poco más de dos semanas se va a desarrollar una investigación que parte con la aparición de un cadáver calcinado en las fiestas medievales de una localidad zaragozana. De la investigación del caso se van a encargar la subinspectora Berta Guallar y la inspectora Lara Samper, porque la víctima, un joven llamado Manuel Velasco, era un "viejo" conocido de las protagonistas, que había sido juzgado como presunto violador de Noelia Abad, una adolescente que sufrió abusos sexuales cuando regresaba a casa tras salir de una fiesta. Temas complicados serán tratados en la historia, y la ciudad de Zaragoza y alrededores servirán de escenario a la trama, porque si algo tiene "Cuídate de mí" es que la autora ha sabido combinar varios temas y ponerlos en boca de las protagonistas, porque en el libro se van alternando capítulos protagonizados por Berta y Lara de forma alternativa, de manera que el lector puede acercarse a la historia manejando dos puntos de vista diferentes, de dos personas muy dispares, que no siempre afrontan del mismo modo los diferentes problemas que se plantean a lo largo de la trama. Además de resultar un paseo por Zaragoza y alrededores, visitando los diferentes escenarios y hablando sobre algún que otro monumento importante de la ciudad, María Frisa ha echado mano del humor, y con una característica pregunta que pone en boca de Lara para destacar sobre aquellos que tiene a su cargo, nos cuenta a lo largo del libro cómo murieron algunos personajes importantes:
"¿Sabes cómo murió...?" es la frase de cabecera de Lara, y algo que le sirve para alejar a aquellos  con los que prefiere mantener distancias. Debo reconocer que me ha gustado el empleo de este recurso en el texto, y yo misma he buscado información en internet sobre el momento del fallecimiento de estos personajes citados en el libro. He disfrutado con este pequeño toque de humor, y considero que he aprendido, y eso es algo que se agradece.
Pero no solo encontramos esos pequeños toques de humor, y ese paseo por Zaragoza y alrededores, que personalmente ha hecho que me entren ganas de visitar de nuevo esa ciudad, sino que el libro sirve como aliciente para remover conciencias, porque trata, como se ha indicado más arriba, temas de plena actualidad que por desgracia están a la orden del día.

La investigación del asesinato de Manuel Velasco, antes presunto verdugo, ahora víctima, será el tema principal del libro, pero esta investigación vendrá acompañada de dos tramas secundarias que tienen como principales protagonistas a las investigadoras encargadas del caso. Por un lado Lara Samper, que arrastra un pasado que pesa sobre ella y que tiene relación con su trabajo en la comisaría de Barcelona de donde procedía, y por otro Berta Guallar, que está siendo objeto de un escarnio público orquestado por un presunto pederasta que la acusa de haber ejercido violencia contra él en el momento de su detención. El secreto que esconde Lara, una mujer independiente nada afín a establecer lazos personales con aquellos con los que trabaja, y el mal momento profesional por el que está pasando Berta, que acaba afectando también a su vida personal (además de policía, Berta es madre y esposa) conformarán estas dos tramas secundarias que podemos encontrar a lo largo del libro y que dan pie a tratar de temas como los abusos sexuales, la violencia de género, el miedo en sus múltiples facetas, el acoso, la pederastia... temas que son tratados desde el punto de vista de víctimas y familiares, pero también desde el de las personas encargadas de la investigación de esos delitos.
"La subinspectora Berta Guallar había aprendido a temer a la luna llena. Y a las tormentas. Su influjo despertaba la parte instintiva y atávica que duerme en todo ser humano; exaltaba a los maníacos, enardecía a los maltratadores, hacía que se sintieran poderosos e invulnerables. También desestabilizaba a los melancólicos y a los depresivos". (Página 14)
"La gente de la calle (...) desconoce el oficio de policía y creen que consiste en persecuciones a mucha velocidad, patrullar, cachear y empuñar un arma mientras tu compañero te cubre. No obstante, el ochenta y cinco por ciento del tiempo lo empleamos en hablar con víctimas, testigos, familiares, amigos. Y en atender el teléfono".
La historia parte con la aparición de un cadáver y traerá consigo la investigación de qué ocurrió y quién ha sido el responsable de esa muerte, produciéndose un hecho curioso: el que parecía responsable de un delito de tipo sexual acaba siendo una víctima, y las investigadoras que habían tenido que trabajar para esclarecer hechos pasados tendrán ahora que luchar para descubrir el porqué de su muerte. Esto llevará a tratar con el entorno del fallecido, amigos y enemigos, y familiares de la víctima de violación que podrían tener un motivo para acabar con la vida de este joven. Se va a producir un dualismo entre las investigadoras: Lara estará dispuesta a descubrir al culpable de la muerte ante todo;  Berta, que cree que la muerte de Manuel ha sido algo así como un castigo divino, tendrá que luchar contra sus propias creencias y anteponer su trabajo como policía a los sentimientos que realmente le han provocado la muerte de Manuel.
"... para los familiares el recuerdo de esa vida que deja el cadáver, mantener la dignidad, ocultar las indiscreciones que cometieron y que a ellos no les dio tiempo de cubrir, es primordial porque de su muerto ya solo quedará el recuerdo. Ese recuerdo."
La historia no es excesivamente rápida, no puede ser considerada como un thriller, pero el hecho de que esté alternando capítulos cortos expuestos desde el punto de vista de las dos protagonistas hace que quieras avanzar en la trama. Como lectores asistimos a una investigación pormenorizada, que parte de entrevistas a unos y otros sospechosos, tratando de acotar posibilidades, y así asistimos a la rabia y frustración de una madre que ha perdido un hijo, de otra que ve cómo la vida de su hija se ha roto desde el momento que decidió acudir a una fiesta, de un hermano que siente rabia por lo que le pasó a su familiar... La forma que María Frisa tiene de alternar los distintos temas es digno de mención: nos acerca a problemas muy importantes que se dan en la sociedad actual en la que vivimos, nos acerca al dolor de víctimas y familiares, pero no incide en ellos, no se regodea en la forma de contarlos. Es cierto que remueve conciencias sociales, y son muchas las frases que en el grupo hemos anotado sobre estos temas, pero no hace hincapié en el regodeo, las plantea para que seamos nosotros los que reflexionemos sobre las distintas situaciones que plantea, y lo consigue. De hecho, se ha incidido mucho sobre la culpa, y esas son frases que muchos de los que hemos participado en la lectura simultánea hemos recogido:
"... no importaba ni la edad de la víctima ni las circunstancias; siempre aparecía la culpa empozoñándolo todo. La tendencia a responsabilizarse de lo ocurrido, a sentir que, en parte, se lo merecían".
 "Lo peor resultaba contemplar una y otra vez con qué facilidad cargaban los maltratadores a sus víctimas con las piedras de la culpa y de la responsabilidad hasta hundirlas bajo su peso. Esas heridas, sobre las que el forense por mucho que examinara no podía realizar un peritaje ni recoger muestras para el juez, eran las que tardaban en cicatrizar. O no lo hacían nunca".
Estamos ante una historia que parte con un inicio espectacular, una investigación muy bien llevada desde dos puntos de vista distintos, unas subtramas que afectan a las dos protagonistas y que dan pie a hablar de una serie de temas de actualidad que remueven las conciencias de los lectores que estamos al otro lado de las páginas, un doble sentido en la investigación teniendo en cuenta que el que antes había sido investigado como presunto autor de un delito pasa ahora a ser víctima y como tal debe contar con el respeto y el trabajo de las que antes lo habían estado acusando, una historia que habla de la relación con las víctimas y sus familias, de la propia relación personal que tienen las protagonistas con sus compañeros de trabajo y con sus propias familias... Estamos ante un libro de fácil lectura, que trata temas muy duros pero sin incidir demasiado en esa dureza contando detalles escabrosos de los que huye, escrito con un lenguaje muy claro, con una trama muy bien llevada que mantiene la intriga tanto de quién es el responsable de la muerte que se produce al inicio del libro como de cómo va a evolucionar la vida de las protagonistas, que estoy segura será digna de una continuación (está claro que los lectores nos hemos quedado con ganas de saber qué pasará con ellas en un futuro), así como intentar descubrir cuál es el secreto que acompaña a Lara a lo largo de toda la trama.

Y si no nos atrae una historia de intriga muy bien contada, que avanza rápidamente entre nuestras manos, un acercamiento a temas muy candentes que se dan hoy en día de una manera demasiado habitual, nos espera una sorpresa final, la forma que ha usado María Frisa para acabar con esta historia, que sin duda personalmente no esperaba, y que ha resultado un mazazo a mi conciencia, un final inesperado que para nada podía haber imaginado, y que si queréis disfrutar merece la pena ser leído en su momento justo (nada de hacer trampas y acudir a las últimas páginas antes de tiempo para rematar la trama).

Es un libro que sin duda he disfrutado, porque me ha removido por dentro, he conocido a dos personajes a los que no me importaría seguir la pista, me ha sorprendido gratamente el final y la novela ha volado entre mis manos. ¿La recomendaría? Por supuesto, porque sin duda supone un soplo de aire fresco, un acercamiento al mundo policíaco desde el punto de vista de dos mujeres, que no es algo demasiado común hoy en día, un acercamiento a temas reales que nos están bombardeando en la actualidad y que necesitan ser narrados para que lleguen a todos, y una trama muy bien llevada escrita con un lenguaje claro, que facilita la lectura, y lo más interesante y que más he disfrutado, porque me ha dejado clavada en el asiento mientras la concluía, el final, que me ha sorprendido para bien, no por su conclusión, sino por lo inesperado. Como buena novela de intriga, "Cuídate de mí" ha sabido llevar la intriga hasta el final, y eso es algo que agradezco a la autora sin duda.

Si hay que buscar un punto negativo, el consabido "novela negra del año" que las editoriales tienen la manía de poner en la contraportada de los libros. No es nada que sea achacable a la autora, que sin duda ha escrito una novela de diez, pero considero que una novela sea considerada en marzo la "novela negra del año" no es algo que "Cuídate de mí" necesite para ser vendida. Estamos ante una buena historia que se vende por sí sola, sin necesidad de echar mano de coletillas muy repetidas por las distintas editoriales a lo largo de todos los años. Este es mi único "pero", y como he dicho, no habría que achacarlo ni a la autora ni a su historia, que realmente merece la pena que sea leída.

En definitiva, un libro muy recomendable con el que sin duda he disfrutado, y me consta que el resto del grupo #SoyYincanera lo han hecho también. Si queréis saber cómo se dio la lectura, no tenéis más que buscar esta etiqueta en twitter. Nosotros nos leemos en la próxima simultánea.

viernes, 23 de marzo de 2018

"El color de la luz", de Marta Quintín.

De nuevo volvemos a la carga con las reseñas de la iniciativa #SoyYincanera, que estamos desarrollando en twitter unos "locos" que amamos la literatura y disfrutamos comentando buenos libros entre todos. En esta ocasión traigo a mi página virtual la reseña de "El color de la luz", un libro publicado por Suma de Letras y que ha dado mucho juego a la iniciativa, y así lo habréis visto si habéis tenido la oportunidad de seguirnos en la citada red social bajo la mencionada etiqueta de #SoyYincanera y #ElColorDeLaLuz.

Sin más, vamos con los datos del libro:

Título: El color de la luz
Autora: Marta Quintín
Editorial: Suma de Letras
ISBN: 978-84-9129-028-5
Primera edición: febrero de 2018
Formato: Rústica con solapas
432 páginas
P.V.P.: 17'90€

Sinopsis (trasera del libro)
Blanca Luz Miranda es una empresaria de éxito. Su objetivo: amasar una gran fortuna para comprar arte. La adquisición, en una subasta de Nueva York, de uno de los cuadros más inquietantes del pintor Martín Pendragón cumplirá el sueño de esta anciana de ojos enigmáticos. En esa misma sala una periodista observa la escena con interés, está convencida de que tras ese pago millonario se esconde un secreto y hará todo lo posible por descubrirlo. Lo que no sabe es que será Blanca Luz quien decida cómo se escribe su historia.

Marta Quintín construye con maestría una novela que explora diversos tiempos y lugares (España, la Guerra Civil, el París artístico de los años veinte, Nueva York...) y plantea una historia de amor descarnado, imposible por la propia naturaleza humana, por la inseguridad, el miedo; por la incapacidad de reconocer que tal vez el error fue no amar. Una novela llena de matices, veladuras, fricciones, secretos, que nos descubre que toda obra de arte esconde una historia que puede redimirnos.

Datos sobre la autora
Marta Quintín nació en Zaragoza un 6 del 6 del 89 y cuando tenía cuatro años la subieron a una mesita de su clase de párvulos para que les contara a los demás niños una historia de su elección. Eligió la de Cenicienta. Desde entonces lo único que recuerdo del resto de su vida es haber contado unas cuantas más. Como aquellas con las que ganó varias veces el premio Tomás Seral y Casas de relato corto o las que ha recogido como periodista en la agencia EFE, la Cadena Ser y la NASA española, o esa otra que se llama Dime una palabra y que es su primera novela publicada al calor de los rascacielos de Nueva York. La historia más reciente de todas las que ha contado es El color de la luz. El resto están por venir.
Foto de la autora (cedida por ella misma), tomada de la página de Me gusta leer.


Impresiones sobre el libro

Cuando en #SoyYincanera nos propusieron la lectura del libro de Marta Quintín reconozco que no sabía muy bien qué iba a encontrar entre sus páginas, pero lo que sí tenía claro era que se ponía delante de nuestros ojos un caramelito que destacaba principalmente por una portada preciosa que abría todo un abanico de posibilidades y una historia que sin dudarlo resultaba atrayente, no porque se tratara de una historia de amor, sino por el hecho de que ese amor que parece que el libro iba a relatar se perpetuaba a lo largo de un amplio espacio de tiempo, llevando a los protagonistas a pasar por una ciudad indeterminada del norte de España en los primeros años del siglo XX, el París de los años veinte, la Guerra Civil española, el París de la Segunda Guerra Mundial y el Nueva York algo más actual (década de los ochenta del siglo XX), todo ello aderezado con un canto al mundo del arte, y lo que es más importante, y esto es mérito de la autora, con un lenguaje muy cultivado que a pesar de lo complicado que puede resultar en un primer momento, hace que disfrutes con la trama y te den ganas de continuar la historia, porque si hay que decir algo de este libro es que, a pesar de las muchas descripciones que en él aparecen, y del alto grado de vocabulario que maneja la autora, las páginas vuelan entre nuestras manos, y eso es mérito de aquella que ha ideado la trama; hay que reconocer que la autora ha sabido llevar al lector entre las páginas sin que en ningún momento se pierda el interés por la historia, porque queríamos saber en qué quedaba una relación que los protagonistas inician desde muy jóvenes y el motivo que hace que la vida de cada uno de ellos transcurra por caminos totalmente separados.

"El color de la luz" nos presenta el personaje de Martín Pendragón, un chico de origen humilde que destaca por sus dotes en el mundo del arte, aunque no se ve respaldado ni por su padre, que no ve en su vocación un futuro para ganar dinero, ni por su madre, que acata la opinión de su marido. Un encuentro casual con don Francisco Miranda, pintor y profesor de arte, al que dibuja un plano de una de las calles de la ciudad donde vive, pone a Martín en el camino adecuado para encaminar su vocación, porque Francisco Miranda se ofrece a dar clases gratuitas al joven, que a partir de ahí acude a la academia del profesor y allí conoce a los que serán sus dos compañeros de estudio, José María Casabella (Chema), con el que entablará una amistad que perdurará a lo largo de los años, y Eduardo Izquierdo, que también formará parte del futuro del protagonista. En la academia también conocerá a las dos hijas de su profesor, es especial a Blanca Luz Miranda, la otra protagonista clave del relato y que será la luz que guíe la obra de Martín a partir del momento de conocerse. La relación que se establece entre el joven pintor y Blanca Luz serán el eje de la historia, y en torno a este tira y afloja que se produce entre ellos girará la obra, pero no se queda en una simple historia de amor, sino que sirve de excusa para realizar un paseo por una parte importante de la historia del siglo XX europeo, aunque no estamos ante una novela histórica, si es esto lo que os asusta; resulta más bien un paseo por aspectos puntuales de la historia europea de ese siglo, desde los estragos que la guerra civil provoca haciendo que mucha gente se arruine y se vea obligada a exiliarse buscando una vida mejor, la ocupación nazi de París y las consecuencias que ésta provoca en el mundo del arte (fueron muchas las obras expoliadas y destruidas por los nazis porque no las consideraban dignas), el París bohemio donde se iniciaron muchos artistas allá por los años veinte; de la mano de Martín Pendragón asistiremos como un ocupante más a La "Ruche" en París, una especie de comuna para artistas creada por el escultor Alfred Boucher, que servirá de fuente de inspiración a Martín para formarse como artista y triunfar en aquello que domina. "El color de la luz" resulta un camino adecuado para disfrutar de una época y envolverse en el mundo del arte, porque un cuadro será el protagonista principal de la historia y el color y la luz estarán presentes a lo largo de toda la trama. La mezcla de personajes reales (algunos de ellos los pintores y escultores con los que Martín coincide en La Ruche) con personajes ficticios muy bien perfilados, hacen de esta novela un título a tener en cuenta.

El libro se inicia en 1982 con una subasta en una sala de exposiciones en Nueva York, y el protagonista es un cuadro que tendrá gran importancia a lo largo de la trama desarrollada en el libro, por el que una anciana llega a pagar una cantidad desorbitante de dinero. Ese "conseguir el cuadro por todos los medios" llama la atención de una joven periodista que se encontraba allí cubriendo el evento y será su instinto el que le diga que detrás de esa cifra millonaria pagada por esa anciana tiene que haber una gran historia, y hará todo lo posible por conseguir respuestas a la gran pregunta que se plantea: ¿Qué motivo puede llevar a alguien a deshacerse de tanto dinero para adquirir un cuadro?

La periodista, de la que no conoceremos el nombre en ningún momento, hará todo lo posible por contactar con la anciana, una excéntrica mujer que ha triunfado en el mundo de la moda y cuya única meta en la vida ha sido conseguir dinero para comprar arte. Esta anciana no es otra que Blanca Luz Miranda, ya octogenaria, y las conversaciones que mantiene con la periodista servirán de pie para que el lector conozca la vida y milagros de un pintor consagrado, gracias a los recuerdos que de él conserva la que fue una figura importante en su vida; los recuerdos de Blanca Luz y unas cartas que ésta conserva escritas por Martín a su mejor amigo, Chema, sirven de excusa para reconstruir una historia que se desarrolla a lo largo de casi un siglo y que tiene como protagonistas principales a estos personajes que mantienen una relación desde una temprana edad; el tira y afloja entre ellos, un amor imposible por las circunstancias por las que pasa cada uno de los protagonistas, un querer y no poder, serán reflejados de forma sublime en el libro. Lo que empieza como una amor juvenil, con la pasión propia de los adolescentes, que tienen que luchar entre vivir como pareja o triunfar en el mundo del arte (Blanca Luz como musa de Martín; Martín como pintor que se está formando), las dificultades que pone el propio padre de Blanca Luz, ofreciendo a Martín la posibilidad de viajar a París para formarse como pintor y dejar la puerta abierta a su posible triunfo en el mundo del arte... acabará siendo un amor al recuerdo, a lo que pudo ser y no fue, un viaje por el pasado revivido en la mente de la protagonista, que contará con la pasión que la periodista elegida para narrar su historia y la del cuadro con el que empieza la trama pone en la investigación de una época que ella, y en el mismo sentido el propio lector, acabaremos conociendo en los más mínimos detalles, y todo ello aderezado con un lenguaje muy culto, pero que no complica para nada la trama; contrariamente a lo que pueda pensarse, este vocabulario del que hace uso Marta Quintín en su novela no tiran para atrás a la hora de acercarse a la historia, sino que dan ganas de quitarse el sombrero (si lo lleváramos) ante el vocabulario que la autora emplea, que va variando según sea puesto en boca de uno u otro de los protagonistas.

Reconozco que no quería contar demasiado del libro, porque pienso que es una historia que merece la pena, que merece ser leída, que no puede enmarcarse como novela histórica y tampoco como novela romántica, y con la que personalmente he disfrutado, hasta tal punto que tengo claro que voy a seguirle la pista a esta autora, que pese a la juventud que tiene, demuestra que es capaz de urdir una historia que realmente ha merecido la pena conocer y que sin duda yo recomiendo, y que hemos disfrutado mucho en el grupo de #SoyYincanera, puesto que si este libro tiene algo es el contenido, y son muchas las citas y frases que hemos resaltado del libro, y eso es algo digno de ser resaltado. Si tenéis oportunidad de acercaros a la historia que aquí os traigo hoy, no lo dudéis, porque encontraréis un elenco de personajes principales y secundarios dignos de seguirles la pista y con los que un lector interesado seguro que disfruta, a pesar de que los capítulos del libro son algo extensos, y pese a que no abundan los diálogos, aunque eso es algo que no perjudica para nada la historia y es un punto a favor de la autora el que sea una historia creíble y muy bien escrita.

Hemos destacado muchas frases del libro, yo os dejo con algunas que colgué en twitter, aunque ya digo que se pueden recuperar muchas, porque el libro lo merece:
"A todas las personas que conocemos a lo largo de nuestra vida, las veremos en algún momento por última vez. La ventaja con la que jugamos es que, en la mayoría de los casos, ignoramos que no habrá una próxima".
 "Yo concibo que el amor es algo que, una vez que nace, no se muere nunca. O así debería ser. Y si no lo es, si el amor está condenado a nacer con el germen de la muerte, ¿qué sentido tiene empezarlo jurándonos mutuamente esos para siempre que por anticipado sabemos que se acabarán tarde o temprano?"
"Los años habían conseguido que ya supiera aquella verdad que era a la vez la más reconfortante y la más triste de todas: que, aunque sea sin la persona a la que más has querido, la vida está diseñada para pasar al siguiente capítulo. Sin rasgarse las vestiduras más de lo debido".
"... Por fortuna o por desgracia, los años habían conseguido que ya supiera aquella verdad que era a la vez la más reconfortante y la más triste de todas: que, aunque sea sin la persona a la que más has querido, la vida está diseñada para pasar al siguiente capítulo, sin rasgarse las vestiduras más de lo debido".
Si alguien está interesado en saber cómo ha evolucionado esta lectura en twitter no tiene más que acceder a las etiquetas #ElColorDeLaLuz y #SoyYincanera para saber qué impresiones nos ha suscitado a los que hemos podido disfrutar de esta lectura. Espero haber podido convenceros de que es un libro que merece la pena leer y que disfrutaremos de una buena historia narrada con un vocabulario muy cuidado y que a lo largo de sus páginas descubriremos qué sentido tiene la luz y el color, muy presentes a lo largo de toda la trama. La novela es sin duda un buen punto de partida para seguir la obra de su autora, y es algo que ya tengo apuntado en mi agenda particular, ante futuras publicaciones; sin duda, habrá que seguirle la pista.

¿Qué me decís, os animáis a entrar de lleno en esta historia? No os arrepentiréis.