domingo, 19 de junio de 2016

Novedad editorial, de la mano de Alonso Barán.

Librepensamiento. Cómo no dejarse engañar.

Sé que este libro ya ha sido publicitado en varios blogs, y aquí vengo yo con mi granito de arena, para hacer un poquito más de publicidad a un autor con el que teníamos pendiente un juego que al final se suspendió.

En este caso no hablamos de una novela, no es el tipo de libro que suelo leer y tampoco el tipo de libro que suelo reseñar en mi blog, pero creo que debemos estar abiertos a cualquier tipo de lectura. Además, si estamos apuntados al reto genérico organizado en la blogosfera, podría ser un buen ejemplo para cubrir la casilla de "una obra de teatro, poesía o ensayo".

En este caso presentamos un pequeño ensayo, de apenas 100 páginas, publicado por la editorial Diálogo, que viene de la mano de Alonso Barán.

En palabras del autor "es un breve ensayo que trata sobre los mecanismos que se utilizan en política para dirigir el pensamiento y manipular la mente."

Si nos vamos a la sinopsis de la editorial, podremos leer:
¿Qué puede aportar el librepensamiento a la democracia?
Esta obra busca proporcionar al lector los elementos que necesita para desenmascarar las técnicas de manipulación ideadas para dirigir nuestra mente y nuestra libertad de elección.
Con un estilo ameno y mordaz, se desvelan los mecanismos que usan quienes aspiran o detentan el poder para conseguir sus objetivos a costa de la ciudadanía. La presente obra es un recorrido a través de la psicología social, la filosofía y la antropología cultural como fundamentos para tener un pensamiento creativo y libre.
Descubrir cómo opera el poder y cómo direcciona nuestro pensamiento se pone al alcance de cualquier lector, con independencia de su grado de formación, para que pueda pensar con libertad.


Puede estar interesante leer algo diferente de vez en cuando y quizá venga bien ahora, a unos días de enfrentarnos a unas nuevas elecciones generales. ¿Ayudará este libro a tener más clara la decisión?

Para abrir boca, un fragmento del libro:
"El lenguaje y el pensamiento van unidos. Cuanto más complejo sea nuestro lenguaje más rico será nuestro pensar. Podemos ilustrar esto refiriéndonos a los experimentos con chimpancés y gorilas a los que se les enseñó la lengua de los signos. El primer chimpancé que aprendió el lenguaje de los signos fue una hembra llamada Washoe, que consiguió aprender un vocabulario de 132 signos que representaban palabras. Cuando llegó a los dos años de edad, Washoe combinaba hasta cinco signos en frases del tipo 'tú, a mí, sacar fuera, deprisa'. Adquirir el lenguaje permitió a Washoe desarrollar rasgos humanos como mentir, maldecir, bromear o intentar enseñar el lenguaje a otros chimpancés. Como podemos ver, gracias a Washoe, el pensamiento se potencia gracias al lenguaje. Los eslóganes políticos pretenden que no pensemos más que en una idea, lo cual para nuestra mente es como si Washoe regresara al estado de analfabetismo. Este es el peligro de fundamentar nuestro pensamiento en eslóganes políticos: unas pocas ideas que dirigen nuestra mente y consiguen que el interés de una clase dominante tenga el aspecto de pensamiento universal."
 Sobre la editorial

Editorial Diálogo es una empresa líder en el sector educativo, con una dilatada experiencia en la edición de libros especializados para la enseñanza media y universitaria y profesionales del derecho, con colecciones sobre humanidades, derecho fiscal, historia de la filosofía, ensayo filosófico...


Datos sobre el autor


Alonso Barán nació en Madrid en enero de 1978. Es escritor, filósofo y guionista.
Además de graduarse en filosofía por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), tiene un máster en guion de cine y televisión.
Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en medios de comunicación y es autor de un guion para largometraje y varias novelas.
En Liprepensamiento. Cómo no dejarse engañar queda patente su motivación como intelectual que quiere encontrar soluciones a los problemas a los que se enfrenta nuestra sociedad.
En un tono irónico y con una dinámica propuesta de ideas, este ensayo pone de relieve la forma de pensar del autor: un revelador análisis que reúne conocimientos de varias disciplinas académicas para conformar un punto de vista refrescante y diferente.


Si alguien está interesado en adquirir el libro, al módico precio de 13€, lo puede hacer:
- En librerías de toda España
- En la colección Tábano, en 
http://dialogo.dialogo-tilde.es/A136_Librepensamiento.htm


lunes, 13 de junio de 2016

La noche de los peones. Esteban Navarro.


Hoy vengo con la reseña de un libro que a priori podría parecer policíaco (es cierto que sus protagonistas son policías), pero que en realidad es un repaso de tiempos pasados.

Sin más vamos con los datos técnicos del libro:
Título: La noche de los peones
Autor: Esteban Navarro
Editorial: Ediciones B
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-666-5374-9
Primera edición: octubre, 2013
P.V.P.: 15€
256 páginas.

Sinopsis: En el turno de noche de una comisaría de Huesca, Andrés se entera de la muerte de un antiguo amigo al que no ha visto en veinte años, pero que por algún motivo ha ido hasta su ciudad para decirle algo. Con la ayuda de Diana, una joven policía en prácticas, el veterano policía emprenderá una investigación que lo obligará a viajar al pasado para averiguar qué los une después de tanto tiempo...

La noche de los peones es una novela policíaca diferente. Con una trama profundamente realista gracias a la propia experiencia del autor, policía desde hace más de veinte años, el relato es una historia de intriga además de una reflexión: sobre las contradicciones que nos hacen ser quienes somos y sobre la imparable marea que nos obliga, día a día, a seguir hacia adelante, como peones en un tablero de ajedrez.
Novela finalista del Premio Nadal 2013.


Sobre el autor

Esteban Navarro nació en Moratalla (Murcia), aunque reside en Huesca, ciudad a la que se siente muy vinculado. Ha sido el organizador de dos primeras ediciones del concurso literario Policía y Cultura a nivel nacional y ha escrito numerosos artículos de prensa. En su currículum se encuentran diversos premios literarios de relato corto. También ha recibido el I Premio de Novela Corta Katharsis por la novela El reactor de Bering y el I Premio del Certamen de Novela San Bartolomé-José Saramago, con El buen padre. Su novela La casa de enfrente ha sido un éxito de crítica y ventas tanto en edición digital como en papel.


Datos e impresiones sobre el libro

En veintinueve capítulos el autor nos presenta a Andrés Hernández Mancilla, un veterano policía de la comisaría provincial de Huesca, que el día de su cuadragésimo quinto aniversario, durante las siete horas que abarca el turno de noche, debe enfrentarse a los recuerdos de su pasado, en Caldes d'Estrac (cerca de Mataró).

Un fax enviado desde el hospital provincial de Huesca avisa de la muerte, al parecer por causas naturales de Miguel Ángel Urquijo Cañas, un vagabundo toxicómano al que no hicieron el mínimo caso cuando ingresado en el hospital pidió verse con el policía Andrés Hernández. Al fallecer ponen el caso en manos de la comisaría para que allí se encarguen de buscar a posibles familiares y es ahí cuando el veterano policía se entera de que el fallecido es un antiguo compañero de juegos con el que compartió la niñez y juventud, y del que la vida lo separó llevándolos por caminos totalmente diferentes. Averiguar qué hacía Miguel Ángel en Huesca, y qué era lo que venía a contarle a Andrés será la principal preocupación del veterano policía, que contará con la ayuda de Diana Dávila, una joven policía en prácticas que compartirá esas horas de guardia en una tranquila comisaría donde la rutina da lugar a una larga noche de conversación entre la pareja de policías. La acción de la novela se desarrolla la noche del 21 de octubre de 2010, y las conversaciones entre Andrés y Diana sacarán a la luz aspectos no del todo claros de la historia policial de la España de los años setenta y ochenta, que en ocasiones llevaban a cabo prácticas nada democráticas con respecto a la forma de tratar a los sospechosos de algún delito. Gracias a la charla que mantienen Andrés y Diana y a los pensamientos del propio Andrés, que rememora aspectos de su pasado cuando tiene que acudir al hospital en busca de los enseres personales de su amigo y a recabar información de cómo fueron sus últimos momentos, conocemos la historia de Miguel Ángel, y cómo a pesar de haberse criado juntos los caminos de los dos amigos se bifurcan en distintas direcciones.

No estamos ante una novela negra al uso, no es una típica novela policíaca, a pesar de estar protagonizada por policías. Hay una muerte, pero es una muerte natural, y hay una investigación, pero motivada principalmente por el propio deseo de Andrés, interesado en conocer qué quería su amigo de él y qué le llevó a ir a morir a la ciudad en la que él trabajaba. No estamos ante una novela de acción, es más bien una novela de reflexiones, centrada en la conversación entre el policía veterano y la joven policía de prácticas sobre los motivos que llevaron a uno y otra a hacerse policías, y que sirve de excusa al autor para hacer un repaso de la historia reciente de la democracia española, a la que algunos policías de la vieja escuela no se habían adaptado en sus inicios, haciendo hincapié también en el problema de las drogas que afectaba a la juventud de esos comienzos democráticos, en adolescentes que admiraban las figuras de delincuentes juveniles que habían sido encumbrados gracias al cine (casos de El Torete y El Vaquilla)... También se repasa el secuestro del empresario Publio Cordón por los Grapo y la desaparición de Santiago Corella, el Nani, en noviembre de 1983.

El autor, policía de profesión, relata de forma clara cómo puede desarrollarse una noche de guardia en una tranquila ciudad como Huesca, donde prima la rutina, el papeleo y el dejar pasar las horas esperando la llegada del nuevo turno, con alguna que otra salida para comprobar que todo marcha según lo previsto, pero sin mayores problemas. La noticia de la muerte de un conocido trastoca un poco la rutina de esa comisaría, y la elección como protagonistas de dos figuras contrapuestas, un veterano policía con más de veinte años de servicio y una joven que inicia su camino en la carrera policial ayudan a poner sobre el tablero de juego la actitud de uno y otro ante la vida.

Avanzando en la lectura del libro conoceremos más profundamente al personaje de Andrés Hernández, sabremos el porqué de su forma de pensar; había empezado siendo muy amigo de Miguel Ángel y podría haber acabado como él, pero tuvo más suerte y fue por el buen camino, aunque en la conversación con Diana comprenderemos que también se arrepiente de algunos de sus actos
"-Cuando estás en un lugar nuevo, donde nos has estado nunca antes, tu único punto de referencia son las personas que te rodean. Dice el refrán que allá donde fueres haz lo que vieres. Y es cierto, cuando llegas a un sitio nuevo te debes comportar como los que ya están allí. En el año 1983 yo acababa de cumplir los dieciocho años y sabía tan poco de todo..."
 Podemos entender a Andrés, pero no sé que opinión me merece el personaje de Diana Dávila. Me consta que el autor la ha hecho protagonista de algún que otro libro, y no descarto seguir la pista de esta policía para ver cómo evoluciona, pero en el libro que hoy nos ocupa se nos presenta como una persona engreída, poco abierta a contar sus problemas y que parece mirar con malos ojos a todo hombre que supere los cuarenta años, porque los ve como añosos que solo buscan placer sexual. También vamos a conocer el porqué de ese pensamiento tan radical que parece guiar los actos de Diana, pero no es un personaje que caiga bien a primera vista. Veremos cómo evoluciona el personaje si continúo con la saga (tengo algún que otro título en digital del autor y es algo que no descarto).

Debo reconocer que he tardado mucho en reseñar este libro. Lo compré al poco de salir, y lo leí en su momento, y no recordaba que me hubiera gustado especialmente; recordaba a rasgos generales de qué trataba y sabía que no era un libro de acción. A pesar de que tengo mucho leído y por leer, y mucho pendiente de reseñar, me he tomado un día para darle una nueva oportunidad al libro, y digo un día porque eso es lo que ha durado una segunda lectura que he hecho de él y que debo reconocer que ahora sí me ha interesado. Quizá cuando lo leí la primera vez no había llegado su momento, o no lo estaba entendiendo como ahora lo he hecho. ¿Lo recomendaría? Si estáis buscando una novela de acción, desde luego este título no es para vosotros, pero si lo que buscáis es una novela de reflexiones, escrita con un lenguaje claro, que dé un repaso a los primeros años de nuestra democracia y al porqué del comportamiento de unos y otros, es un título recomendable y fácil de leer. Me consta que muchos ya lo han disfrutado. Personalmente, intentaré buscar un hueco para seguir acercándome a la obra de este autor, al menos para leer los títulos que ya tengo en mi poder.

Una pregunta a los que lo habéis leído ¿os gustó el planteamiento del libro?

sábado, 11 de junio de 2016

El último viaje de Víctor Reyes. Tirso Calero.

La entrada de hoy viene de la mano de un libro publicado por Planeta y que gustará especialmente a los seguidores de la novela que de lunes a viernes emite la cadena de televisión Antena 3 en su sobremesa.

Título: El último viaje de Víctor Reyes
Autor: Tirso Calero
Editorial: Planeta
Edición: Rústica con solapas
Primera edición: marzo de 2016
ISBN: 978-84-08-14755-8
Precio: 17'50€
256 páginas


Sinopsis (trasera del libro): Víctor, tras reencontrar a su hijo perdido, debe huir precipitadamente de España por las múltiples amenazas que se ciernen sobre él. Laura Blasco decide acompañarle en ese peligroso viaje...

El último viaje de Víctor Reyes nos sumerge en una intriga llena de tensión y emoción que se desarrolla en escenarios tan dispares como Lisboa, París, Nueva York o Madrid. ¿Cómo será la relación entre Laura y Víctor? ¿Qué fue de Ismael y Aquilino? ¿Cuál será el nuevo peligro al que se enfrentará Victor una vez fuera de España?
Asun y Bonilla, el malvado marqués de Valverde del Río, Aquilino González, Ismael Blasco o la familia Gómez del bar El Asturiano también serán personajes de un thriller que tiene como protagonista principal a Víctor Reyes, un hombre con un pasado lleno de violencia que debe seguir luchando para intentar pasar página. Y no lo va a tener fácil.

Impresiones sobre el libro

Aunque en un primer momento pueda pensarse que este libro no está destinado al público en general, sino que más bien va dirigido a los seguidores de la serie en la que está basado, nada más lejos de la realidad. Hay que reconocer que la serie de televisión ya lleva una amplia andadura, desde que se inició en TVE bajo el título de "Amar en tiempos revueltos", con el estallido de la Guerra Civil y la dura postguerra que el país sufrió como trasfondo argumental, pasando finalmente a Antena 3 con el título de "Amar es para siempre", que tras varias temporadas ha alcanzado la década de los sesenta, aunque el matiz político de crítica sigue patente en sus episodios, a pesar del título.

Las temporadas van sucediéndose, como pasa con los años que parecen escaparse entre nuestras manos, y en ocasiones echamos de menos a algunos de los personajes que han marcado la temporada anterior. Los personajes salen de la serie dejando el protagonismo a nuevos actores y a nuevas historias, que los guionistas se encargan de que tengan el suficiente atractivo como para mantenernos durante un rato pegados al televisor, pero en ocasiones echamos en falta saber qué ha pasado con los protagonistas de la serie que han dejado de salir y que nos caían especialmente bien, y de eso se encargan los libros que han surgido como complemento de la propia serie, que normalmente vienen de la mano de los propios guionistas de la novela televisiva, ahora convertidos en escritores. Gracias a esto los seguidores de la serie podemos retomar la aparición de estas aventuras literarias en el mismo momento en que los protagonistas dejan de salir en la serie, avanzando hacia un hipotético futuro que no nos deja indiferentes.

No es necesario haber visto  temporadas anteriores para engancharse a la serie, y lo mismo pasa con los libros: no hace falta haber visto ningún episodio para poder disfrutarlos... Los autores (y en este caso Tirso Calero lo hace) guían al lector a lo largo de la historia de forma que no perdamos un ápice de lo que sienten o han vivido los personajes en su pasado, un pasado que conocen los seguidores de la serie de televisión pero que no tiene que perjudicar al lector para entender el porqué de sus actos. Sutilmente el autor va descifrando aspectos necesarios para hacer más amena la trama sin omitir información necesaria, y por ello no es difícil disfrutar del libro aunque no se conozca la novela.

Con El último viaje de Víctor Reyes retomamos a los personajes de Laura Blasco y Víctor Reyes (en realidad Enrique Forján), que se ven obligados a huir de España de forma clandestina por graves acontecimientos a los que se han enfrentado. Alcanzar su destino, en los Estados Unidos, no será una misión fácil, huyendo de controles policiales y evitando a algún que otro malhechor que pretenderá hacerse con el botín de lo que a primera vista puede parecer una pareja indefensa. El pasado de Víctor Reyes como excombatiente en el bando republicano durante la Guerra Civil y posteriormente como asesino a sueldo en la ciudad francesa de Marsella será a la vez inconveniente y ventaja para que la pareja pueda rehacer su vida fuera de España.

En no demasiadas páginas vamos a asistir a una historia que se desarrollará de forma rápida, y gracias a la cual recuperaremos también las figuras del detective Inocencio Bonilla y Asunción Muñoz, que han tenido que huir a Ginebra buscando una vida mejor en la que sus hijos puedan crecer y educarse en libertad.

Temas como el exilio al que se vieron abocados muchos españoles en la búsqueda de una vida mejor donde primara la libertad de expresión, el poder de la clase aristocrática en la España de los años cincuenta y sesenta, e incluso un intento de snuff movie forman parte de esta novela escrita con un lenguaje claro, donde predomina el diálogo y la acción, en definitiva una buena forma de acercarse a un pasado no demasiado lejano, de la mano de un autor que sabe qué es lo que quiere contar y que nos acerca de nuevo a unos personajes que cuentan con el cariño del público, con un guiño especial en el epílogo a unos hechos que ahora mismo se están dando en la serie televisiva. En definitiva, una novela fácil de leer y que gustará sobre todo a los que sigan la telenovela y también a aquellos que gusten de leer historias que forman parte de un pasado no muy lejano de nuestro país.


Datos sobre el autor (tomados del propio libro)


Tirso Calero nació en Alcoy en 1976. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Alicante, aunque su vida profesional la ha desarrollado en el mundo del cine y la televisión. Ha sido guionista de series como Ana y los siete, El mundo de Chema o Amar en tiempos revueltos. Escribió asimismo el guion de la tv-movie Mobbing. Fue coordinador de guion de las series L'Alqueria Blanca, de Canal 9, y Bandolera, de Antena 3, ambas creadas por él. En cine, fue argumentista de la película Miguel y William, y director y guionista de los largometrajes Carne cruda y Blockbuster.
También ha trabajado en teatro, ámbito en el que ha sido autor y director de las obras Love Room y Swingers.
Director argumental y jefe de guionistas de Amar es para siempre, El último viaje de Víctor Reyes es su primera novela.
© Fotografía del autor: Nines Mínguez.

Aunque la novela fue presentada por el autor en mi ciudad, con motivo de la celebración que se hizo en abril por el Día del Libro, no tuve oportunidad de asistir al evento, pero su firma quedó plasmada en el libro que he tenido el placer de disfrutar.


domingo, 1 de mayo de 2016

Junio, mes de la novela histórica en la blogosfera.

Para ayudarnos a completar el reto genérico en el que muchos blogs participamos, Laky viene desde el suyo, "Libros que hay que leer", proponiendo junio como mes de la novela histórica, y para hacer más apetecible la participación, nos tienta con un magnífico sorteo de libros: dos títulos que acaban salir y que tienen muy buena pinta.


En juego, un ejemplar de "Los demonios del mar", de José Javier Esparza, gracias a la editorial Esfera de los Libros, y dos ejemplares de "La guerra de las dos Rosas", de Conn Iggulden, gracias a la editorial Duomo.
Y ¿qué hay que hacer para participar? Pues leer una o más novelas de temática histórica durante ese mes, y si queremos ser afortunados en el sorteo inicial, cruzar los dedos para que nos toque una de las tres novelas que se ponen en juego.

Si queréis ampliar los datos de esta convocatoria de junio como mes de la novela histórica no tenéis más que pinchar en el título que aparece debajo del banner:



Espero que junio sea un mes fructífero en cuanto a lecturas, al menos espero poder reducir mi lista de pendientes y como no, buscar un hueco para las reseñas. Si no tengo suerte en el sorteo, pese a tener mis dedos cruzados desde ya, tengo títulos que aguardan en la estantería, entre ellos "El viaje de los cuerpos celestes", que conseguí no hace mucho tiempo en un sorteo y que está esperando turno para ser leído.

Desde aquí, buenas lecturas a todos, y ¡feliz día del trabajo y feliz día de la madre!

Aquí pondré los enlaces a mis lecturas:

1.

domingo, 24 de abril de 2016

"Donde se guardan los libros. Bibliotecas de escritores", de Jesús Marchamalo.

Abril es considerado como el mes del libro, no en vano el día 23 celebramos el día del libro, pero aquellos que disfrutamos leyendo no tenemos un día ni un mes en exclusiva dedicado a la lectura... cualquier momento es bueno para acercarse a un buen libro, ¿no es cierto?
Aprovechando la efeméride y que hace tiempo que no reseño en el blog, hoy vengo con uno de esos libros que se leen con ánimo de aprender, de tomar notas en ocasiones, con uno de esos libros que hablan de libros.

Título: Donde se guardan los libros. Bibliotecas de escritores.
Autor: Jesús Marchamalo
Editorial: Siruela
Formato: Rústica con solapas
Fecha de edición: 2011
224 páginas

Sinopsis (trasera del libro): Donde se guardan los libros es un recorrido por las bibliotecas de veinte reconocidos autores españoles contemporáneos: Javier Marías, Mario Vargas Llosa, Arturo Pérez-Reverte, Jesús Ferrero, Clara Janés, Soledad Puértolas, Fernando Savater, Gustavo Martín Garzo, Luis Mateo Díez, Antonio Gamoneda... Cada uno habla de cómo se relaciona con los libros, del orden y su ubicación en los estantes, de las lecturas que en su momento le fueron decisivas o de cómo su biblioteca se ha ido construyendo con el tiempo, a veces de manera no pensada y caprichosa. Su centenar de fotografías repara en rincones y detalles de estos autores: un universo, también autobiográfico, de adornos, figuritas, objetos o minúsculos exvotos que acaban desbaratando los estantes. Un libro imprescindible para los amantes de las bibliotecas.

Impresiones sobre el libro

Donde se guardan los libros es una lectura que hay que saborear poco a poco, no porque se trate de un libro complicado, difícil de leer, sino más bien al contrario, porque estamos ante un libro que se construye a partir de unas entrevistas que el autor, Jesús Marchamalo, publicó para el suplemento cultural del diario  Abc, desde finales del 2007, en las que nos acercaba a las bibliotecas de varios autores en una serie que tituló "Bibliotecas de autor", en quince entregas publicadas en cerca de dos años, a las que ahora se han añadido otras cinco entrevistas, para configurar el libro que hoy podemos disfrutar.

Este libro surge de la manía del autor en fijarse en bibliotecas ajenas, y eso es algo que todos los que disfrutamos con la lectura solemos hacer. Siempre se ha dicho que los libros hablan mucho de sus dueños, y la forma de colocarlos en los estantes, o a lo largo de las habitaciones, amontonados por falta de sitio o con cierto orden dentro del desorden atraen a los amantes de los libros... Cuando alguien cuelga una foto de libros con una biblioteca al fondo solemos, al menos a mí me pasa, cotillear el resto de títulos que acompañan al protagonista principal. Lo que ha hecho Jesús Marchamalo en este libro es cotillear por todos nosotros cómo tratan algunos escritores su más preciado tesoro, y qué hacen cuando el espacio que ocupan esos libros les sobrepasa.


El libro está plagado de fotografías, que nos dan una idea del orden y el preciado tesoro que para los autores son sus libros. En la foto de la izquierda, una biblioteca atestada de libros en casa del escritor Javier Marías (1951).

Aunque en este caso parecen bastante ordenados, está claro que hay que tener muy controlados los tomos para encontrar lo que se busca, porque en muchos casos los autores reconocen que han tenido que comprar varias veces un libro determinado que no han podido encontrar entre sus pertenencias, bien porque en su momento lo prestaron a alguien, bien porque es muy difícil encontrar algo entre tanto libro. Reconozco que a veces me resulta complicado encontrar algún título que sé seguro que tengo en mi poder, pero tarde o temprano aparece. Lo que más me cuesta es saber si tengo o no determinado título, puesto que no llevo un listado de todos los libros que tengo (siempre he dicho que me tengo que poner a ello pero no termino de encontrar el momento), y en ocasiones he comprado un libro por el placer de leerlo y tenerlo y me he encontrado con que ya estaba en mi poder (en esos casos, he preferido donarlo a la biblioteca); los títulos repetidos acaban cedidos, a los que entran nuevos siempre les busco un hueco, aunque sea un lugar provisional hasta que nuevamente reorganizo los estantes...


Libros apilados sin casi ningún orden, porque no todos disponemos de habitaciones completas dedicadas a la lectura como algunas de las que se nos presentan en el libro que hoy tratamos. La foto de la derecha, tomada por el autor en casa del escritor Enrique Vila-Matas (1948) es lo más parecido que puede encontrarse en mi habitación cuando me da la vena de compra compulsiva de libros, unos apilados encima de otros, hasta que se vacíe algún hueco en un estante. Evidentemente, en mi caso no es tan exagerado porque la economía no da mucho de sí, pero últimamente he empezado a comprar libros de segunda mano, porque tengo un pequeño defectillo, y es que si algún título que haya leído en la biblioteca me ha gustado lo suficiente, me gusta tenerlo en papel, y que mejor forma de conseguirlo que echar mano de los libros de segunda mano. Sé que hay gente a la que esto le da cierta aprensión, pero no es mi caso, porque al fin y al cabo, en las bibliotecas normalmente no somos los primeros en estrenar un libro, a no ser que hayamos hecho una desiderata de algún título y haya dinero para comprarlo... Muchos de los autores que han pasado por las preguntas del autor se declaran compradores asiduos de las librerías de viejo, buscando títulos que han formado parte de su infancia o recordando esa misma infancia. Yo sé que disfrutaría como una niña pequeña rodeada de juguetes si pudiera pasar el rato, las horas perdidas, buceando en una librería de viejo buscando algún tesoro literario, no tanto por encontrar alguna vieja edición, sino por el placer de conseguir algún título que quedó pendiente en nuestra memoria a un precio asequible. Desgraciadamente, en mi ciudad no hay tradición de librerías de viejo, y tengo que conformarme con bucear por las bibliotecas virtuales que están a nuestro alcance en internet, pero en estos casos tenemos que fiarnos de la buena voluntad del vendedor, ya que no podemos tocar los libros, es un placer que se nos escapa. De momento no tengo queja con esa experiencia virtual, los libros que ha conseguido de segunda mano están bastante bien conservados, y reconozco que no está saliendo demasiado cara la experiencia, así que de momento continuaré con ella.

Además de acercarnos a la figura de algunos escritores que abren sus despachos y sus tesoros literarios al autor, Donde se guardan los libros es un texto que te hace reflexionar, que nos plantea las diferencias y similitudes entre nosotros mismos y esos autores que en ocasiones seguimos, así no es difícil descubrir que algunos de ellos también tienen los libros en doble fila, y que esconden al fondo de las baldas los títulos más estropeados o aquellos que de momento no tienen pensado leer y que amontonan cerca de ellos los que están utilizando en esos momentos, bien porque estén escribiendo sobre el tema, bien porque quieran aligerar su lectura. Lo malo de todo esto es que en nuestro caso bien pueden ser cinco o seis títulos los que tenemos a mano porque los queremos leer ya, mientras se van acumulando los que guardan turno.

A pesar de que no paramos de acumular, no me importaría vivir cerca de Luis Landero (1948), que según comentaba en el libro bajaba una o dos veces al año a la plaza de Olavide, en el barrio de Chamberí, cargado con bolsas con cincuenta o sesenta libros que abandonaba sobre un banco, que se acababan llevando vecinos o viandantes anónimos.

Las veinte entrevistas que conforman el libro se completan al final de cada una de ellas con tres recomendaciones literarias que el propio entrevistado elige, en principio sobre un título de literatura universal, otro de escritor contemporáneo, en principio en español, y un título escrito por ellos mismos. Es el típico libro que hay que leer acompañado de una pequeña libreta, para anotar los títulos que los autores recomiendan en este final de entrevista y también los títulos que han formado parte de su infancia, adolescencia y que les han marcado de alguna forma. Es una buena manera de acercarse a algunos autores clásicos que de alguna manera también nos han acompañado como lectores.


Si he elegido este título para reseñar es porque ya tuve ocasión de leer hace algún tiempo una pequeña joyita escrita también por Jesús Marchamalo (1960), el autor del libro que hoy presento, y que tuve oportunidad de reseñar en el blog. Si alguien está interesado en conocer la biografía del autor y acercarse a la reseña que en su momento hice de su libro, no tiene más que acceder a su título: "Tocar los libros."

Para terminar, una pequeña reflexión sacada del pensamiento de Jesús Ferrero (1952), que se declara un comprador compulsivo de libros:
"Me parece una infamia decir que no se compran libros por el precio. Los libros son uno de esos pocos objetos de los que puedes estar seguro que te va a durar toda la vida. Puedes tratarlos mal, pueden caerse, darse un golpe, mojarse incluso, y son para siempre; un libro, en general, te sobrevive."
Y yo añadiría algo más, se dejan querer y nos acompañan en buenos y malos momentos de nuestra vida, les acabamos cogiendo cariño y acaban formando parte de nosotros, los que ya conocemos y aquellos que aún están por escribir. Todos los libros son bienvenidos.

jueves, 14 de abril de 2016

Celebrando el Día del Libro

Una entrada rápida, más que nada para recordar a los seguidores de la zona y para retomar de nuevo el blog (ya me vale la de tiempo que hace que no reseño).

El 14 de abril ha sido la fecha elegida en mi ciudad para celebrar el Día del Libro. La fecha oficial, como todos sabemos, se corresponde con el 23 de abril, pero como aquí estamos disfrutando de las Fiestas de Moros y Cristianos, se ha adelantado el evento.

Son varias las librerías que participan en la fiesta, y lo mejor de todo, ofrecen un descuento del 10% en la compra de libros. Lástima que la economía no acompañe, pero es un buen momento para hacerse con algún título que tenemos en mente.

Esta vez he picado poco, ya digo que la economía no acompaña, pero he aprovechado la oportunidad con un par de títulos, uno que quería mi sobrina y otro que me he regalado a modo de capricho. Es cierto que iba buscando algunos títulos de los que tenía ganas de leer en edición de bolsillo, pero no he tenido suerte y no los he encontrado (en las librerías pequeñas suelen traer pocos ejemplares de cada título por motivo de espacio y para que no se les queden pendientes). En cuanto a las novedades, esos libros que tanto nos gustan y que suelen superar los 20€, he visto varios títulos interesantes, pero he sido selectiva a la hora de escoger (me consta que la biblioteca municipal a la que suelo acudir está recibiendo novedades y he preferido hacerme con un título del que he leído buenas críticas y que parece distinto a lo que últimamente leo).

Aquí os pongo una foto del grupo de los tres libros que se han venido conmigo en mi paseo corto a una librería de mi barrio:

"Una aventura en el Caribe", de Tea Stilton, "Un cuento oscuro", de Naomi Novik, y "Una mirada a la Festa", de Vicente Martínez Andrés, que es el libro que regalaban en las librerías gracias a la colaboración de la biblioteca y el ayuntamiento de la ciudad.

Esta vez no han caído demasiados libros, pero como mi cumpleaños casi coincide con el día del libro, seguro que más adelante entran en mi poder nuevos títulos. Además, la lista de pendientes se va incrementando gracias a las compras de libros de segunda mano que últimamente hago por internet, títulos que hace tiempo que buscaba y que estoy consiguiendo a buenos precios, aunque eso puede ser motivo de otra entrada en el blog.

Bromas aparte, espero retomar las reseñas, porque aunque las tengo abandonadas hace tiempo, las lecturas se van acumulando, y ya tengo pendientes unas diez. Será cuestión de ponerse a ello...

¡Felices lecturas a todos!
Nos leemos.


sábado, 20 de febrero de 2016

Reto genérico en su edición del 2016.

Aquí estoy de nuevo, intentando sacarme la espinita que se me queda clavada al finalizar el año, porque es la tercera vez que participo en este reto, y aún se me resiste, pese a que suelo leer de todo últimamente, de géneros variados, pero siguen quedando reseñas en el tintero, quizá por el poco tiempo que me siento delante de un ordenador.

A pesar de que este año ya se me está complicando en cuanto a las reseñas (ya tengo unos cuantos libros leídos entre enero y febrero y no he comentado nada de ellos en el blog) no quiero dejar de participar en el Reto Genérico que como cada año convoca Laky en su blog "Libros que hay que leer".


Como muchos sabéis, se hace para leer de todo y no centrarse en un único género a lo largo de todo el año, puesto que el plazo está abierto hasta el 31 de diciembre para publicar las reseñas.
¿El inconveniente? aunque seguro que no lo será para muchos, hay que leer 40 libros en total, de los géneros más variados, aunque también disponemos de tres comodines por si algún género se nos atraganta.

Si queréis ampliar las bases de la iniciativa, no tenéis más que consultarlas en el siguiente enlace.
Si todo va bien, podré empezar con mi ritmo lector a mediados de marzo, así que espero que me dé tiempo a leer y reseñar los libros suficientes para completar el reto. Si no pudiera, tampoco va a pasar nada ¿no es cierto? Leemos por placer, y sin agobios.

Aquí dejo la lista de géneros a completar, que espero que se llene al finalizar este 2016:

Reto genérico

[5 de misterio]

"La noche de los peones". Esteban Navarro.
-
-
-
-

[2 thrillers]

-
-

[3 históricos]

-
-
-

[2 guerreros]

-
-

[1 novela de humor]

-

[3 amorosos]

-
-
-

[1 infantil]

-

[1 juvenil]

-

[3 familiares]

-
-
-

[1 de terror]

-

[1 de landscape]

-

[2 exóticos]

-
-

[2 libros de relatos]

-
-

[2 libros sobre libros (metaliteratura)]


[1 fantástico]

-

[1 obra de teatro, poesía o ensayo]

-

[5 de narrativa contemporánea]

-
-
-
-

[2 clásicos]

-
-

[2 autoeditados]

-
-

Vamos a ver cómo se nos da en este año ya comenzado.
¡Nos leemos!