jueves, 23 de octubre de 2014

"Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven", de Albert Espinosa.

Primera aproximación a la lectura de los libros de este autor, y no descarto volver a retomarlo, cuando tenga ganas de un momento de lectura ligera y entretenida.

Datos sobre el autor


Albert Espinosa (Barcelona, 1973). Actor, director, guionista de cine, teatro y televisión e ingeniero industrial superior químico.
Es creador de las películas "Planta 4ª", "Va a ser que nadie es perfecto", "Tu vida en 65'", "No me pidas que te bese porque te besaré" y "Héroes". Entre sus trabajos más destacados como actor se encuentra el personaje del doctor Utrera en la serie de TVE "Abuela de verano", que le proporcionó el premio al actor revelación del año. Colaborador habitual en prensa (columna semanal en El Períódic de Catalunya) y radio. Asimismo, es creador y guionista de los trece capítulos de la exitosa serie de televisión "Polseres vermelles" ("Pulseras rojas"), emitida por televisión.
"El mundo amarillo", su primer libro de no ficción (Grijalbo, 2008) fue un rotundo éxito con más de quince ediciones, al igual que su primera novela "Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo" (Grijalbo, 2010), que ha superado las ventas del anterior y que ha sido publicada en Alemania, Francia, Italia, Polonia y Portugal. En 2013 publicó "Brújulas que buscan sonrisas perdidas", también con la editorial Grijalbo.


Datos sobre el libro

Título: Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven
Autor: Albert Espinosa Puig
Editorial: Grijalbo
1ª edición: marzo 2011
4ª edición: abril 2011
© 2011 Albert Espinosa Puig
© 2011 Random House Mondadori, S.L.
ISBN: 978-84-253-4607-1
Formato: Rústica con solapas
204 páginas

Sinopsis (tomada del libro): Dani se dedica a buscar niños desaparecidos. En el mismo instante en que su pareja hace las maletas para abandonarle, recibe la llamada de teléfono de un padre que, desesperado, le pide ayuda. El caso le conducirá a Capri, lugar en el que aflorarán recuerdos de su niñez y de los dos personajes que marcaron su vida: el señor Martín y George. El reencuentro con el pasado llevará a Dani a reflexionar sobre su vida, sobre la historia de amor con su pareja y sobre las cosas que realmente importan.

Mis impresiones

Como ya he indicado, la lectura de este libro ha supuesto para mí la primera aproximación a Albert Espinosa como escritor; ya conocía su faceta artística como actor y guionista, y debo reconocer que me gusta el conjunto en general.

Estamos ante un libro corto que se lee de tirón, aunque a lo largo del mismo encontramos algún que otro pensamiento que es digno de ser anotado o al menos reflexionado. En apenas veintidós capítulos asistimos a un momento crucial en la vida de Dani, el protagonista, un hombre de cuarenta años que se dedica a buscar niños desaparecidos, siempre que cumplan su regla: nunca busca a niños menores de once años y de su desaparición tienen que haber pasado más de tres días y menos de dos años. Un niño desaparece en Capri, y su padre, juez, que ha llevado muchos casos de pederastia, teme que su hijo haya caído en manos de un antiguo inculpado. La desaparición del niño, de diez años, precisamente en Capri, lugar que descubriremos como pieza importante en la vida de Dani, hará que acepte el caso y se traslade allí para la búsqueda, aunque lo menos importante del libro es la búsqueda en sí del chico desaparecido; lo realmente importante del libro es el reencuentro que Dani hace de sí mismo y de su vida.

Narrado en primera persona, por el propio protagonista, asistimos en la lectura a un momento crucial de la vida de Dani. Su pareja lo está dejando en el momento en que recibe la llamada de un padre desesperado solicitando su ayuda, y él no parece hacer nada por evitar que ella se vaya. Tampoco nos explica a los lectores el porqué de esta ruptura, será algo que cuente más adelante, pero para que entendamos las cosas nos retrotrae a momentos de su pasado, a lo largo de su infancia, cuando con diez años conoció en un hospital al Sr. Martín, un anciano al que iban a operar de los pulmones, compañero de habitación cuando a él iban a operarlo de amígdalas, y cuando con trece años conoció a George, un hombre de sesenta y tres años que le ayudaría a encontrarse a sí mismo, precisamente en Capri.
"Ella le hizo las preguntas que siempre quiso que alguien le hiciera: ¿Quieres o no quieres controlar tu vida? ¿Quieres o no quieres ser dueño de todos tus momentos? Y él dijo el sí más alto y potente de sus cuarenta años de vida."
Dani se vale de su propia historia para introducirnos en la historia de Izan, el niño desaparecido. La historia está contada desde su punto de vista:
"Las casualidades son mi debilidad; son las únicas cosas de la vida que consiguen quebrantar mis reglas."
El libro es un continuo guiño al lector, parece que el protagonista se resguarda en la persona que tiene al otro lado para dar rienda suelta a sus pensamientos. El narrador guarda varios secretos que irán apareciendo a medida que avanza la historia, para ser más exactos, a medida que él decide contárnoslos.
"Ya, ya sé que al principio os conté que podía haber casi quince razones para mi ruptura. Y no os engañaba, las hay, existen...
Pero siempre ha prevalecido una, siempre la misma. En nuestros trece años de relación siempre ha estado el niño presente."

Aunque esta forma de narrar puede que no guste a todos, a mí personalmente no me ha decepcionado la forma en la que el autor enlaza las historias (la suya misma, la del niño desaparecido y la de los dos personajes que tuvieron un papel relevante en su vida); es cierto que con este sistema no lleva al lector en un camino recto hacia el desenlace final, sino que el narrador, a la vez protagonista, opta por aportar pinceladas de su vida y de su entorno personal que hacen que vayamos conociéndole, así como las difíciles circunstancias que le han rodeado a lo largo de su vida, aunque se trata de un personaje tramposo, porque no quiere contar al lector el motivo principal responsable de su ruptura sentimental en las primeras páginas y prefiere ir dando tumbos por hechos que han marcado su vida para, tras pinceladas de una historia bien hilvanada, llegar a un desenlace del que finalmente disfrutaremos con todas las piezas del rompecabezas a nuestra disposición.

No hay demasiados protagonistas en el libro, a excepción del principal, que como se ha indicado es también el narrador. Se habla de la familia de Dani (sus padres y hermano) de una manera casi casual, de forma que ayuden a comprender las circunstancias que el protagonista pasó a lo largo de su vida, y de su actual pareja, aunque de ésta conocemos datos casi al final. Si hay dos protagonistas importantes en la historia, de los que Dani guarda un gran recuerdo y que le ayudaron a formarse como persona son sin duda el señor Martín, un anciano que tiene importancia en la infancia del protagonista y al que el lector coge cariño, y George, al que Dani conocerá en Capri y que será fundamental para forjar su carácter en la adolescencia. Las anécdotas y recuerdos que Dani tiene de estos dos personajes ayudan a entender la trama y a que la historia avance, aunque siempre bajo el capricho de los propios recuerdos del protagonista principal.

Ya he comentado que la desaparición del niño se queda en pura anécdota; no es el tema principal, es más bien una excusa para que el protagonista se encuentre a sí mismo. Quizá el autor podría haber sacado más partido a este tema de la desaparición, o extenderse en la explicación, pero a mi modo de ver cumple bien su función, y si no nos acercamos al libro sólo por este hecho, la lectura en conjunto no decepciona.

Me gustan las historias de intriga, pero debo reconocer que no me he acercado a este libro por su título ni por su sinopsis, que aunque puede resultar atrayente es algo engañosa, porque evidentemente no estamos ante un libro de misterio. Conseguí este libro dando una vuelta por la biblioteca que frecuento, y aunque he leído tanto críticas positivas como negativas de los libros de Albert Espinosa, decidí darle una oportunidad para hacerme mi propia idea de la forma de escribir de este autor. No es un libro demasiado largo y el espaciado entre las líneas y los capítulos más bien cortos hacen que se devore; además, viene bien para adelantar retos (25 españoles y Autores de la A a la Z).

En definitiva, un libro ameno, que se lee rápido, que casi podría ser "devorado" de una sola sentada, aunque conviene analizar alguna de las frases que el autor nos plantea; quizá el libro tenga un punto de literatura de "auto-ayuda", pero a mí no me ha molestado. La única recomendación es acercarse a él con idea de disfrutarlo, y no creyendo que va a ser un libro de investigación sobre desapariciones de niños, porque nada más lejos de la realidad.

Este primer acercamiento a los libros de Albert Espinosa me ha resultado positivo, aunque como he comentado más arriba, son muchas las críticas tanto positivas como negativas que he podido leer sobre su obra. Creo que en algunos casos lo tachan de un autor repetitivo, en cuanto a los temas y al abuso que hace en sus obras de la enfermedad y los hospitales. Como no he leído más libros, no puedo opinar en este caso, pero no descarto una lectura futura de alguno de sus otros títulos. Lo que he sacado en claro es que estamos ante una lectura amena y que se lee con rapidez, ideal para pasar unas horas.

Por si queréis saber más cosas sobre el autor, os dejo el enlace a su página web y a su blog.

Y vosotros, ¿qué experiencia habéis tenido con este autor?

viernes, 17 de octubre de 2014

Los jardines de la memoria. Michel Quint.

Reseña de un libro corto, que se lee en un suspiro, y que el autor dedica a la memoria de su abuelo (ex combatiente en Verdún) y a su padre (maestro y miembro de la Resistencia).


Datos técnicos

Título: Los jardines de la memoria
Título original: Effroyables Jardins
Autor: Michel Quint
Traducción: Ignacio Pérez Fernández
Editorial: Salamandra
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 84-7888-748-2
1ª edición: marzo de 2002
94 páginas

Publicado por primera vez en el año 2000 bajo el título "Effroyables Jardins", por Editions Joëlle Losfeld.


Ilustración cubierta: Robert Capa / Magnum


Datos sobre el autor (Tomados del propio libro)

Michel Quint nació en Leforest (Francia) en 1949. Ha publicado una veintena de novelas, la mayoría de ellas del género policíaco, entre las que figuran Sanctus, Cake-Walk y Lundi perdu, publicadas por Joëlle Losfeld, y Le Bélier noir y La Belle Ombre, publicadas por Rivages en su serie noire. En 1989 obtuvo el Premio de Literatura Policíaca.
Con este libro, homenaje a la memoria de su padre y de su abuelo, trata de rescatar del olvido las historias de los que ya no están.


Impresiones sobre el libro


A pesar de que estamos ante un autor que se ha caracterizado principalmente por sus escritos de trama policíaca, no había tenido el placer de leer nada suyo. Reconozco que me he acercado a este título por pura casualidad, buscando en la biblioteca la obra de un autor cuyo apellido empezara por la letra Q y que no resultara pesado de leer ni excesivo en el número de páginas, y debo decir que con este libro (más bien novela corta) se consigue.

A pesar del corto número de páginas, el libro está estructurado en varias partes. En la primera hoja, y a modo de prólogo, conocemos datos sobre el proceso que tuvo lugar contra Maurice Papon (político francés juzgado y condenado como criminal de guerra por colaborar con los nazis en la persecución de judíos), en el Palacio de Justicia de Burdeos. Conocemos por un narrador externo que en los últimos días acudió por allí un hombre vestido de payaso, en concreto de augusto, al que no dejaron entrar, y que posteriormente asistió a los alegatos y al veredicto final vestido de paisano, acariciando una vieja maleta. Este hecho, que apenas ocupa una página del libro, servirá para unir principio y final de la historia, pasado y presente. Una frase cierra este prólogo:
"--Sin verdad, ¿cómo puede haber esperanza...?
Y se responde en el inicio de la trama: ¿Y sin memoria?

Una pregunta que cierra el prólogo y otra que abre la historia servirán al autor para acercarnos, en primera persona, a la vida del protagonista, que nos cuenta retazos de su infancia y adolescencia en lo que acabará siendo un homenaje a la vida de su padre y a los que lucharon como él.

André, su padre, maestro de profesión, tenía la curiosa afición de disfrazarse de augusto, y amenizaba cualquier fiesta, aunque sin pedir dinero a cambio. Colegas de profesión, alumnos y conocidos lo consideraban un fenómeno, aunque para el hijo solo era un gracioso que no sabía actuar. Pasaría toda su infancia avergonzándose de esa curiosa afición de su padre, sin entender qué conseguía humillando a la familia.

En la adolescencia entrará finalmente en los secretos de los mayores de la mano de Gaston, un primo de su padre casado con Nicole y a los que el narrador, siguiendo sus prejuicios adolescentes, siempre había considerado como una pareja simplona. El relato ahora pasa a ser narrado por Gaston, que cuenta como él y su primo entraron en la resistencia primero por diversión, y cómo se vieron involucrados en un importante hecho que casi les cuesta la vida, y que sería el detonante de esa afición a disfrazarse de payaso. El acontecimiento narrado por Gaston y que protagonizaron también André y Nicole (esta última con un papel decisivo), hará que los dos primos se dediquen a luchar en la resistencia a plena dedicación desde ese momento.

El conocimiento de los secretos de su familia llevará al narrador a mirarlos a todos con otros ojos a partir de ahí, y así en una breve tercera parte, dedicada expresamente a su padre, cierra la historia preparándose para asistir al juicio de un verdugo que disfrutó de una libertad que no merecía. Se siente en la necesidad de representar a su familia y a todos aquellos cuyas risas se terminaron.


Estamos ante una historia corta que se lee de tirón, o algo más despacio si quieres saborearla. Es un homenaje a la memoria, de los hechos pasados y a la figura de los que los protagonizaron. En algún momento encontramos el abismo generacional que parece habernos alejado de nuestros mayores. ¡Qué fácil sería todo en las familias si no se guardaran tantos secretos.! Lo que en un principio era vergüenza del protagonista hacia la figura de su padre, se convertirá en admiración. Tendrá que llegar a la adolescencia para que el protagonista sepa la verdadera razón de la forma de actuar de sus mayores. Debería haber diálogo entre las familias, sin importar la edad de sus componentes (claro que eso era difícil en una época en la que los hijos no tuteaban a sus padres y éstos a su vez no veían necesario hacer partícipes a sus hijos de sus inquietudes).

A pesar de ser una historia corta, coges cariño a los protagonistas, especialmente al narrador, que aunque pasa la infancia avergonzado por las excentricidades de los actos de su padre y la condescendencia que parece mostrar su madre, acepta los hechos cuando conoce el porqué de los mismos en su adolescencia. Ese descubrimiento hará que se acerque a ellos con nuevos ojos, haciendo de su lucha una necesidad personal que rememorará el respeto hacia los que ya no están; podía haberse mantenido alejado de esta lucha, pero sin embargo la hará suya, y algo de lo que se avergonzaba en su niñez será para él motivo de homenaje. En cuanto al resto de personajes, aunque conocemos poco de ellos, resultan creíbles y dignos de admiración, por algún acto heroico del que vamos teniendo noticia (es el caso de André y Gaston), por su sacrificio (en el caso de Nicole), y por su compasión (caso del soldado-payaso que tanto influirá en la vida de los protagonistas).

Una lectura rápida, amena, y que nos deja pensando, que está dedicada a la memoria de los que ya no están, y que viene a recordarnos que no hay que guardar secretos, y que en momentos de miedo y desesperación, la risa puede ser el mejor antídoto. Recomendable.

El libro fue llevado al cine en 2003 por el director francés Jean Becker, pero no he tenido oportunidad de acercarme a la adaptación cinematográfica. En este caso, he podido disfrutar del libro, y me han quedado ganas de ver la película, así que ya la buscaré; a mi modo de ver, si te apetece ver una versión cinematográfica después de leer un libro, son puntos positivos para el libro.


domingo, 5 de octubre de 2014

Sorteos en la red

Hace mucho tiempo que no hago una entrada de este tipo, aunque tendría que adelantar reseñas, la verdad, que tengo bastantes pendientes, porque se han acumulado las lecturas.
Son numerosas las novedades que presentan las editoriales y que mejor forma de intentar conseguir alguna de ellas que con los sorteos que se hacen en los blogs, ya que la economía no siempre está de nuestro lado. Si os interesa algún título, estad atentos, porque excepto en un caso, el plazo para concursar en los sorteos que aquí os presento termina la próxima semana.
Sin más, vamos con los sorteos en los distintos blogs de los que soy seguidora.


Albanta, del blog "Adivina quien lee" nos trae un par de sorteos:

Hasta el día 10 de octubre podemos participar en el sorteo de "Una puerta al sur", de Mª Luisa Martín.
Si estáis interesados en el sorteo, no tenéis más que seguir el siguiente enlace, donde podéis consultar las bases.
















Siguiendo con el blog "Adivina quien lee", albanta nos propone el sorteo de un ejemplar de "Un mal día para nacer", de Courtney Collins.
El plazo para apuntarse a este sorteo termina el 20 de octubre.
Más información del sorteo consultando las bases.




Francisco, del blog "Un lector indiscreto", sortea dos ejemplares de "Las torres del cielo", de Coia Valls.
El plazo para apuntarse finaliza el 8 de octubre.
Podéis consultar las bases del sorteo AQUÍ.





Mientrasleo, del blog "Entre montones de libros" sortea unas galeradas del último libro de Félix G. Modroño, "Secretos del Arenal", que está a punto de salir publicado. Si queréis conseguir un ejemplar dedicado por el autor, no tenéis más que seguir este enlace.
El plazo termina el 10 de octubre.






En el blog "Libros que hay que leer", Laky nos ofrece la posibilidad de conseguir un ejemplar de "A las ocho en el Novelty", de Carlos Díaz Domínguez.

El plazo para apuntarse a este sorteo termina el 10 de octubre.
Si queréis más detalles sobre el sorteo, entrad en el siguiente enlace.




Los blogs "El búho entre libros" y "Leyendo en el bus" sortean un ejemplar de "La marca de la luna", de Amelia Noguera, una oportunidad de disfrutar de esta autora en formato papel.
El plazo para apuntarse termina el 12 de octubre.
Más información sobre el sorteo en el siguiente enlace.




Una nueva oportunidad de conseguir una galerada dedicada de "Secretos del Arenal", de Félix G. Modroño, esta vez de la mano del blog "El universo de los libros".
El plazo para participar en este sorteo que nos propone Tatty finaliza el 12 de octubre.
Si queréis más información sobre cómo conseguir este premio, no tenéis más que seguir este enlace.









Como podéis ver, son muchos los sorteos que hay en estos momentos en la blogosfera, y los que quedan por venir. Si decidís apuntaros a alguno, desde aquí ¡mucha suerte para todos!.

martes, 23 de septiembre de 2014

La última vuelta del scaife, de Mercedes Pinto Maldonado.

Esta reseña forma parte de la mega lectura conjunta que se ha organizado en los últimos meses en la blogosfera, gracias a los blogs "Juntando más letras", "De lector a lector" y "El búho entre libros", pero sobre todo gracias a la generosidad de la autora, Mercedes Pinto, que ha hecho posible que todos los participantes en la misma hayamos recibido un ejemplar en papel del libro que hoy reseñamos "La última vuelta del scaife", libro que ahora solo es posible conseguir en formato digital. Reitero el agradecimiento a la autora por el ejemplar dedicado y a los blogs organizadores por su labor. Sin más, vamos con los datos del libro:

Título: La última vuelta del scaife
Autora: Mercedes Pinto Maldonado
Editorial: Ediciones Irreverentes, S. L.
Formato: Rústica con solapas
Edición: septiembre de 2009
ISBN: 978-84-96959-42-2
464 páginas


Sinopsis:  Josué, el protagonista del libro, nos narra su historia desde el ocaso de su aventura vital, cuando al fin alcanza la serenidad ansiada. Educado en un ambiente judío ortodoxo, conoceremos su historia y el periplo de su aventura, que inicia con diecinueve años, lejos de la Alemania en la que está cobrando fuerza el nazismo, empujado por un amor imposible.
Josué necesitará una larga "travesía por el desierto" para comprender, a través de dos grandes amigos que encuentra en su camino, que más allá de religiones y culturas existe un denominador común a todo ser humano: la capacidad de sobreponerse al instinto de supervivencia por el bien más preciado de la humanidad, el amor. Al igual que el scaife da vueltas incansable para convertir un diamante en bruto en una cegadora estrella, la vida girará alrededor del protagonista durante casi un siglo, haciendo que se implique en situaciones adversas e inesperadas, hasta hacerle comprender que en realidad su viaje no era una búsqueda, sino una huida de sí mismo.
(Sinopsis tomada de la trasera del libro).

Datos sobre la autora 

Mercedes Pinto Maldonado nace en Granada en 1961, aunque actualmente reside en Málaga. Casada y madre de tres hijos, a pesar de haber estudiado medicina, se decantó por la pintura y la literatura, sintiéndose más cómoda en esta última faceta.
Además de la obra que hoy reseñamos, ha escrito:
- El talento de Nano (novela juvenil)
- Pretérito imperfecto (novela trágico romántica contemporánea)
- El fotógrafo de paisajes (novela de intriga)
- Maldita (novela trágico romántica ambientada en los años cincuenta, y que puede comprarse tanto en versión digital como en papel).
Más datos sobre la autora, visitando su página.


Impresiones sobre el libro

La historia está narrada por Josué, que relata su vida ya anciano. Nacido en Londres en 1912, hijo de Aarón y Sara, su infancia había pasado bajo la autoridad de sus abuelos maternos, dueños de una sombrerería. Su padre, Aarón, que había dejado su educación y las decisiones familiares al designio de sus suegros, encuentra trabajo en una granja en Essen (Alemania), y allí se traslada con su familia, de la que finalmente se haría cargo. Lejos del ambiente hostil que para él representaba la sombrerería, se mostraba más amoroso y seguro de sí mismo. Eran una familia judía, pero reconociendo sus limitaciones, Aarón permite que la educación en esa fe de su hijo Josué esté supervisada por Jeremías, el encargado de la granja. Resultaba paradójico en los tiempos que se avecinaban que un capataz judío contratara a jornaleros alemanes para trabajar en una granja de propiedad alemana.

Además de instruir a Josué en temas religiosos, Jeremías le enseñó a pulir pequeños diamantes (ese era el negocio en el que Jeremías invertía sus ganancias), y con el permiso de sus padres viajará a Amberes con él para adquirir nuevas piedras. A medida que Josué va creciendo asistimos a cómo evolucionan sus sentimientos. La estancia en Essen  le acerca a su padre, que guarda para él un reloj que promete darle cuando se haga hombre, y marca para siempre su vida en el plano amoroso, puesto que se enamora de Abigail, la hija de Jeremías, casi tres años mayor que él y para su desgracia, pronto prometida a otro hombre.

La historia que Josué va narrando nos pone en antecedentes de la difícil situación por la que pasa Alemania y especialmente el pueblo judío con el triunfo del partido de Hitler.  Un viaje inesperado, propiciado por el propio Jeremías, a África del Sudoeste (Namibia), para comprar piedras preciosas que luego puedan convertir en diamantes será el punto de partida de una historia que llevará al personaje principal a vivir situaciones dramáticas y que le dará a conocer algo importante en su vida, el valor de la amistad y el compañerismo, sin importar razas ni creencias.

La motivación que va a mover a Josué a lo largo de su vida es la dignidad, aunque pueda resultar en ocasiones algo egoísta y cobarde en sus actos; necesitaba ser digno para poder recibir el reloj que su padre guarda para él y quiere conseguir una fortuna para ser digno, a los ojos de Jeremías, de casarse con Abigail.

Aunque Josué no sea un personaje al que cojamos especial afecto (ya nos indicará al principio de su historia que ha cometido muchos errores en su vida), en contraposición conoceremos a sus dos principales compañeros de andanzas, el diplomático español Carlos Ladrón de Guevara, y Kuaima, jefe de una tribu himba, con los que compartirá oficio como garimperio en el río Orange. Carlos, con su verborrea, puede elevar el ánimo en las situaciones más comprometidas. Persona de buen corazón, compasivo, es capaz de dar su propia vida por salvar a otro. Llega a África huyendo de un matrimonio con Palmira, una mujer excesivamente beata; a pesar de todo era una persona realmente libre porque estaba donde quería estar. La aparición del personaje de Carlos sirve a la autora para poner en antecedentes al lector de la difícil situación política por la que España pasa en poco tiempo: dictadura, monarquía y república, que dará paso a una guerra civil.

Kuaima, hijo bastardo del colono que había abusado de su madre y hermanas y esclavizado a su familia, busca en las aguas del río Orange un futuro para su tribu. Aunque le cuesta hablar inglés, es una persona justa e inteligente, capaz de dar a cada cosa su importancia real; será un gran apoyo para el resto de protagonistas, porque el halo de misterio que lo envuelve y su fuerza hacen que el resto de garimperios lo respeten. 

La amistad entre los tres hombres pronto se afianza; eran tres personas de religiones diferentes, que estaban de acuerdo en lo verdaderamente importante para ellos, que había un solo Dios (se llamara como se llamara) que está por encima de todas las cosas. Los tres estaban en el río para buscar fortuna, cada uno con su propia motivación, y será precisamente el descubrimiento de una gran piedra el desencadenante de unos acontecimientos que llevarán a Josué a abandonar África para trasladarse a Granada y Madrid, para finalmente volver a Alemania ya avanzada su vida.

A medida que se desarrolla la trama, los personajes principales y el lector están al tanto de cómo se suceden los acontecimientos políticos en Europa, con el estallido de la guerra civil en España y el ascenso de Hitler al poder y la huida de los judíos en Alemania, gracias al contacto esporádico que tienen con la tripulación del barco con el que llegaron a África; posteriormente serán los propios personajes los que intenten reconstruir su vida buscando a aquellos que formaron parte de su pasado.



La lectura de este libro me ha resultado grata, lo he disfrutado. Es una historia de personajes, bien ambientada, y de las relaciones de amistad que pueden surgir entre los mismos; una novela de aventuras que se desarrolla en un difícil período histórico, entre los continentes de Europa y África, y que tiene como meta final que el personaje principal se encuentre a sí mismo. He disfrutado sobre todo con la parte de la historia desarrollada en África, porque la autora ha sabido llevarnos por otra cultura y otro modo de vida sin que echemos de menos las comodidades del continente, y dejando de lado el conflicto que se estaba desarrollando en Europa. No es una historia de guerra, es una novela de aventura personal.

Estamos ante una historia bien documentada, se nota que la autora se ha tomado tiempo para desarrollar la trama. En este sentido, es de agradecer el glosario y los mapas que aparecen al final del libro, que ayudan a no perder el hilo de la historia.  He agradecido los distintos aspectos que la autora cita sobre la educación judía, de la que conocemos datos pero no siempre las palabras precisas, sobre el comercio de diamantes y todo lo que ello conlleva (reconozco que al principio no sabía lo que era un scaife), y el acercamiento a la situación de algunas tribus africanas y el tema de la esclavitud en África. El hecho de que la historia abarque casi un siglo da pie a tratar muchos temas, pero la forma de escribir de Mercedes hace que las páginas se devoren y aunque por una parte quieres saber qué pasa finalmente con los personajes principales, no quieres que acaben sus aventuras. A pesar de su extensión, el libro se lee rápido, y deja un buen sabor de boca. No descarto volver a retomar la lectura de la obra de esta autora.

El libro está plagado de citas, son muchas las que se pueden tomar, aunque me he decantado por una reflexión que Josué hace de su familia, con la que me sentí identificada:
"Ahora que lo pienso, ni siquiera los peores momentos fueron tan malos, había algo que siempre estuvo presente; nos importábamos los unos a los otros, pero esto es algo que, desgraciadamente, no aprecié hasta que no lo perdí."
(Está claro que no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos, y esto puede aplicarse en muchos aspectos de nuestra vida).

Para finalizar, agradecer de nuevo el poder haber disfrutado de esta historia en su edición en papel, que aunque tiene algún que otro fallo tipográfico, ha posibilitado que devore su lectura y que pueda releer algún pasaje que llamó mi atención. 

lunes, 22 de septiembre de 2014

Un amor secreto, de Barbara Taylor Bradford.


El mes de agosto ha hecho que adelante lecturas, aunque no así las reseñas, de las que tengo algunas, yo diría demasiadas, pendientes. Estoy intentando leer libros no demasiado extensos, con la idea principal de ir avanzando en alguno de los retos a los que me anoté a principios de año y que tengo un poco abandonados. De todas formas, a pesar de los diferentes géneros y títulos a los que me estoy acercando, agosto ha servido básicamente para disfrutar con títulos cogidos de la biblioteca que frecuento y especialmente para echar un vistazo a títulos que tenía aparcados en mis estanterías desde hace mucho tiempo y que al fin han encontrado un hueco para salir, y debo reconocer que con algunos títulos me estoy llevando gratas sorpresas. No me ha decepcionado en absoluto el libro que hoy traigo, a pesar de que no soy adicta ni mucho menos a los libros románticos. Debo reconocer que hoy reseño un libro que ni recordaba que tenía por casa. Sin más, vamos con los datos del libro:


Título original: A Secret Affair
Título: Un amor secreto
Autora: Barbara Taylor Bradford
Traductora: Anna Plata
Editorial: Planeta

Formato: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-08-03219-9
184 páginas
© Barbara Taylor Bradford, 1996
© por la traducción, Anna Plata, 1999
© Editorial Planeta, S. A., 1999
1ª edición: octubre de 1999

Sinopsis: Dos ciudadanos norteamericanos se encuentran en Venecia e inician una apasionada relación que se ven obligados a mantener en secreto.




Datos sobre la autora

Barbara Taylor Bradford nació en Leeds, Inglaterra, en 1933. A los dieciséis años fue reportera del Yorkshire Evening Post y a los veinte ya era redactora y columnista en Londres. Escribió su primera novela, "Toda una mujer" en 1976, y desde entonces ha cosechado gran éxito de crítica y público con todas sus obras. De sus libros se han vendido más de cincuenta y cinco millones de ejemplares en más de ochenta y ocho países, y se han traducido a treinta y ocho idiomas. Son muchos los títulos publicados por esta autora, así que dejo el enlace a su ficha en Lecturalia por si alguien está interesado en ampliar la información. Casada con el productor de cine Robert Bradford desde 1963, su vida transcurre entre Nueva York y Connecticut.
(Las dos fotos que presento son de la misma persona: la de la izquierda, la que aparece en la parte trasera del libro que hoy reseñamos; la de la derecha, una imagen de la autora tomada de internet, asistiendo a un acto benéfico).


Impresiones sobre el libro


La historia se desarrolla en apenas unos meses, entre agosto de 1995 y abril de 1996, teniendo como escenario Sarajevo, Nueva York, Southampton, y la romántica ciudad de Venecia.

Bill Fitzgerald, el corresponsal más prestigioso en el extranjero de la CNS, cadena informativa de televisión por cable norteamericana, llevaba casi tres años cubriendo de forma intermitente la guerra de los Balcanes, sin entender la postura de su país, aunque como buen corresponsal de guerra su labor era transmitir las noticias sin dejarse guiar por la emoción. Con treinta y tres años era viudo y padre de una niña de seis años, Helena, que quedaba en Nueva York bajo el cuidado de su madre, Drucilla, mientras llevaba a cabo su trabajo como corresponsal de guerra. Cuando Bill no se encontraba en los frentes de batalla intentaba estar con sus "chicas preferidas" (su hija y su madre), pero procuraba guardar una semana para sí mismo, en la ciudad de Venecia, a modo de descanso personal, que le ayudaba a recuperar fuerzas.

Estabilizado en parte el conflicto bélico del que estaba informando en los últimos tiempos, y antes de regresar de nuevo a Nueva York para disfrutar de su familia, Bill se toma unos días de descanso en Venecia, acompañado de un buen amigo, Francis Peterson, corresponsal de guerra de la revista Time, y allí conocen a Vanessa Stewart, una joven norteamericana, diseñadora de objetos de cristal, con la que celebran el Día de Acción de Gracias, con la excusa de ser los únicos estadounidenses que estaban por allí. Tanto para Vanessa como para Bill, Venecia es algo más que una ciudad, es una manera de vivir; los dos encuentran allí paz, y el flechazo inicial que sienten se convertirá en un proyecto de futuro, aunque tengan que hacer frente a grandes dificultades. Aunque Bill perdió a su mujer al dar a luz a su hija, Vanessa está casada con el abogado Peter Smart, y aunque apenas se ven, y viven un matrimonio monótono, más bien una farsa, ella no quiere hacerle daño, y propone a Bill vivir un amor secreto hasta que todo se solucione en su vida. Venecia será el lugar de encuentro donde disfrutar esta relación, aunque cuando uno de los dos no acuda a la cita, el lector sabrá con claridad qué es lo que habrá ocurrido. La idea de Bill será trasladarse como corresponsal a la zona de Oriente Medio (Israel o Líbano) tras montar un reportaje sobre terrorismo, y no volver de nuevo a Bosnia; Vanessa por su parte quiere acabar con la farsa de su matrimonio y poder disfrutar de la felicidad ahora encontrada.

Asistimos en el libro al nacimiento y desarrollo de una bonita historia de amor entre dos personajes que parecen tenerlo todo a favor para conseguir su fin. Los diálogos del libro son fluidos, y ayudan al avance de la trama. No se limita el libro a la mera historia romántica, sino que gracias a él paseamos por varios escenarios: Sarajevo durante la guerra, el estudio de Vanessa en pleno Soho cuyas vistas unían pasado y presente (delante edificios del siglo XIX y detrás las torres gemelas del World Trade Center), y la propia Venecia, como una protagonista más.

He disfrutado con el libro porque no solo es una historia romántica sin más; tiene como telón de fondo conflictos internacionales y la barbarie de la guerra y el terrorismo, temas por desgracia tan candentes hoy día. Aunque el libro tiene alguna que otra escena erótica, no es un libro de amor que se haga empalagoso; muy al contrario, la variedad de tramas que trata en sus páginas y el lenguaje sencillo usado por la autora hacen que el libro se disfrute. Si hay que ponerle un "pero", quizá es que te imaginas pronto cómo va a acabar, pero aún así, su lectura me ha resultado amena y he conseguido disfrutar con él.

No había leído nada de esta autora, ni recordaba que tenía este libro en mis estanterías, pero me ha gustado acercarme a él y ni la trama ni el estilo de la autora me han defraudado. Se lee casi de tirón, y como he comentado, no resulta empalagoso. Si hay algo que me ha quedado claro es que hay que dar oportunidad a esos títulos que por lo que sea han quedado estancados en un rincón, esperando su turno para ser leídos, porque en ocasiones te llevas gratas sorpresas, y no siempre te quitan demasiado tiempo. Estos "retos genéricos" que pululan por la red están haciendo en ocasiones que nos acerquemos a títulos que por algún motivo quedaron relegados por otras novedades más atrayentes. En resumen, lectura recomendable para pasar unas horas recordando hechos del pasado y rememorando algunos escenarios que ya no nos acompañan.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Manolito Gafotas, de Elvira Lindo.

Vamos con la reseña de un libro infantil, aunque bien puede estar dirigido asimismo al público juvenil y adulto, con idea de ir avanzando en el Reto Genérico 2014.
Hoy traigo la reseña de "Manolito Gafotas", una lectura a la que no había tenido el placer de acercarme, aunque conocía al personaje por la colaboración que la autora hacía en el programa de radio de la Cadena Ser "A vivir que son dos días", con Fernando Delgado, donde el verdadero protagonista era la voz de Manolito, que nos llegaba de la mano de la propia Elvira, y por supuesto tuve la oportunidad de ver la primera película en la que aparecía el personaje de Manolito y su mundo. Me está gustando esto de participar en retos, porque está posibilitando que me acerque a títulos a los que de otra manera no hubiera dado oportunidad, sobre todo conociendo previamente las historias, pero siempre se saca más partido de la letra impresa y eso a mí me está llenando. La biblioteca municipal y mi propia estantería en ocasiones olvidada, están siendo buenas aliadas a la hora de adelantar retos.

Datos sobre el libro

Título: Manolito Gafotas
Autora: Elvira Lindo
Editorial: Alfaguara
Formato: Tapa dura
Dimensiones: 19'7 X 14'5 cms.
144 páginas
ISBN: 84-204-5854-6
© del texto: 1994, Elvira Lindo
© de la ilustración: 1994, Emilio Urberuaga
© de esta edición: 2000, Grupo Santillana de Ediciones, S.A.
7ª edición: agosto, 2001

Sinopsis: Manolito Gafotas es uno de los personajes más conocidos del mundo mundial. Este chaval de Carabanchel (Alto) es único, magnífico, inimitable. Junto a él, y junto a su hermano el Imbécil, su abuelo Nicolás, sus padres, y toda la pandilla, descubriremos, a través de sus gafas, una visión del mundo rebosante de humor.

La autora

Elvira Lindo, nacida en Cádiz en 1962, es periodista, escritora y guionista. Con doce años se traslada a Madrid, y allí estudia periodismo, simultaneando sus estudios con su trabajo como locutora de radio en RNE. En 1988 inventa el personaje radiofónico de Manolito Gafotas, que luego da el salto al mundo literario y cinematográfico. En 1996 gana el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil con "Los trapos sucios de Manolito Gafotas".
Elvira Lindo ha escrito otras obras para el público infantil, como los cuentos protagonizados por "Olivia". En 2002 y 2005 vieron la luz sus dos primeras novelas para adultos, "Algo más inesperado que la muerte" y "Una palabra tuya", Premio Biblioteca Breve de la Editorial Seix Barral. En 2010 publicó "Lo que me queda por vivir", y en 2011 "Lugares que no quiero compartir con nadie", ambas en Seix Barral.
Como guionista de cine ha participado en los guiones de películas de Miguel Albaladejo, como la adaptación al cine de "Manolito Gafotas", destacando también el guión de "Plenilunio", dirigida por Imanol Uribe, basado en la novela de Antonio Muñoz Molina, marido de Elvira Lindo.
Si alguien está interesado en conocer más datos sobre la autora, dejo el enlace a su página.

Reseña del libro

En apenas diez capítulos, que pueden ser leídos como historias independientes, aunque personalmente he leído el libro de tirón, nos acercamos a la vida de un niño de ocho años, vecino del barrio obrero de Carabanchel, que nos cuenta su historia y la de aquellos que le rodean, como si nos conociera de siempre:

   "Me llamo Manolito García Moreno, pero si tú entras a mi barrio y le preguntas al primer tío que pase:
   -Oiga, por favor, ¿Manolito García Moreno?

   El tío, una de dos, o se encoje de hombros o te suelta:
   -Oiga, y a mí qué me cuenta.
   Porque por Manolito García Moreno no me conoce ni el Orejones López, que es mi mejor amigo, aunque algunas veces sea un cochino y un traidor y otras, un cochino traidor, así, todo junto y con todas sus letras, pero es mi mejor amigo y mola un pegote."

Con la lectura de este libro entramos en el universo de la vida de Manolito, y somos partícipes de anécdotas que tienen que ver con su entorno familiar, escolar y de amistades. En este libro conoceremos a su hermano pequeño, al que "cariñosamente" llama el Imbécil, y descubriremos el porqué del nombre; nos acercaremos a la figura de su abuelo Nicolás, al que Manolito calienta los pies en las noches frías y con el que comparte todo tipo de secretos y travesuras, y sabremos cómo son los padres de Manolito, aunque la figura paterna quede algo difuminada...
"Me pusieron Manolito por el camión de mi padre y al camión le pusieron Manolito por mi padre, que se llama Manolo. A mi padre le pusieron Manolo por su padre, y así hasta el principio de los tiempos."
En cambio, de la madre de Manolito, Cata, tendremos más datos; pronto descubriremos que es la que lleva la voz cantante en la familia y que no se le escapa nada; verdadera experta en el arte de dar collejas, Manolito a pesar de las múltiples broncas parece tenerla en alta estima:
"...mi madre no trabaja en la CIA porque los de la CIA no se han enterado de que existe; pero te juro que mi madre es cien mil veces mejor que James Bond y todos sus enemigos."
Y siempre relacionado con la madre, el libro está lleno de consejos, aunque narrados desde el punto de vista de un niño:
"Si quieres meterte a una madre en el bote, es mucho mejor que te rompas algo de tu propio cuerpo a que te rompas algo de la ropa. Lo de la ropa lo llevan fatal."
El universo familiar queda completado con vecinos del barrio, como la Luisa, una vecina "pesada y con mucha imaginación", y también con las madres de algunos de los amigos de Manolito, que a ojos de un niño siempre hacen cosas mejores que la suya.

Las anécdotas que se cuentan a lo largo del texto tienen lugar en período vacacional y transcurren también con la vuelta al colegio del protagonista, algo que no agrada a Manolito. Las travesuras escolares las compartirá con el Orejones López, su mejor amigo, Yihad, el chulito del barrio, y Susana Bragas Sucias, por la que parecen estar interesados. Junto a este universo infantil, tendrán protagonismo la Sita Espe, que es como llama Manolito a la psicóloga del centro, y la Sita Asunción, la profesora de todos ellos que tiene que lidiar con sus travesuras todos los días.


Aunque conociera el personaje por la radio, y pese a haber visto la primera película que se hizo de la serie en 1999, dirigida por Miguel Albaladejo, con guión del propio director, y de Elvira Lindo, me ha gustado acercarme a su historia en el papel. Tenía pensado leer el último libro de la colección, "Mejor Manolo", y así dar por finalizada esta etapa, pero la lectura del primer libro de la colección me ha dado ganas de continuarla y no descarto hacerlo (además son libros que están a nuestro alcance en la biblioteca, y con ellos está garantizado un rato de buen humor y de lectura ligera). Pese a ser libros destinados en principio al público infantil, los adultos también disfrutamos con ellos, porque al leerlos recordamos nuestras propias travesuras o anécdotas de nuestra infancia, y en algún momento podemos sentirnos identificados por los personajes adultos que pululan por sus páginas.

La lectura está acompañada de ilustraciones, que resumen bastante bien las historias que la lectura plantea. Son libros que favorecen el acercamiento del público infantil, ya que la letra utilizada es bastante grande, los capítulos son cortos, y las diferentes ilustraciones hacen que la lectura resulte bastante ágil. Los niños pueden ver en este personaje reflejado algo de su mundo, puesto que la historia transcurre en un barrio obrero de Madrid, y lo que se cuenta son anécdotas que más o menos pueden haberles pasado; los adultos disfrutamos recordando nuestra infancia e imaginando un mundo que quizá queda alejado en el tiempo, pero por un momento nos ponemos en la piel de los más pequeños y nos dejamos guiar por sus travesuras.
Personalmente, he disfrutado con la lectura de este libro, y como ya he dicho, no descarto retomar en orden su lectura. Por si a alguien le interesa, dejo aquí la relación de los libros publicados por Elvira Lindo sobre este personaje:

   - Manolito Gafotas (Alfaguara, 1994)
   - Pobre Manolito (Alfaguara, 1995)
   - ¡Cómo molo! (Alfaguara, 1996)
   - Los trapos sucios (Alfaguara, 1997)
   - Manolito on the road (Alfaguara, 1998)
   - Yo y el imbécil (Alfaguara, 1999)
   - Todo Manolito (Alfaguara, 2000) (recapitulativo de todos los libros, con ilustraciones a color)
   - Manolito tiene un secreto (Alfaguara, 2002)
   - Mejor Manolo (Seix Barral, 2012)

Y vosotros, ¿lo habéis leído? Desde aquí yo lo recomiendo.

martes, 29 de julio de 2014

El nadador. Joakim Zander.

Gracias a la Editorial Suma de Letras y a los blogs que han participado en la iniciativa para dar a conocer esta obra, he podido disfrutar, gracias a que la suerte me ha sonreído en el blog "Libros que hay que leer" de esta historia, que en algunos momentos parece que está escrita pensando en un posible guión cinematográfico. 


Título: El nadador
Título original: Simmaren
Autor: Joakim Zander
Traducción: Pontus Sánchez
Editorial: Suma de Letras
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-8365-610-5
440 páginas

© Joakim Zander 2013
© De la traducción: Pontus Sánchez, 2013
© De esta edición: Santillana Ediciones Generales, S. L., 2014
Primera edición en España: mayo 2014

Sinopsis (trasera del libro)


Una tórrida noche en Damasco a principios de los años ochenta. Un agente estadounidense abandona a su bebé a un destino incierto, una traición que jamás se perdonará y el comienzo de una huida de sí mismo. Hasta que ya no se pueda esconder de la verdad. Hasta que se vea obligado a tomar una decisión crucial.
Treinta años después, Klara Walldéen, una joven sueca que trabaja en el Parlamento Europeo de Bruselas, se ve envuelta en una trama de espionaje internacional en la que está implicado su antiguo amante y exmiembro de las fuerzas especiales del ejército sueco Mahmoud Shammosh. De la noche a la mañana, Klara y Mahmoud se convierten en el objetivo de una cacería que se desarrolla por la Europa invernal, un mundo donde las fronteras entre países se han vuelto igual de borrosas que la línea que separa a aliado y enemigo, verdad y mentira, pasado y presente.


Sobre el autor

Joakim Zander, nacido en 1975, vive con su familia en Helsinki, donde ejerce como jurista para la Unión Europea. Durante casi diez años ha trabajado en Bruselas para varias instituciones europeas y es doctor en Derecho por la Universidad de Maastricht.
"El nadador" es su primera novela.



Impresiones sobre el libro

La historia se inicia en julio de 1980 en la capital de Siria. El protagonista, que a la vez narra en presente los hechos, sufre un atentado que acaba con la vida de su pareja y lo deja solo con un bebé al que debe abandonar a las puertas de la embajada sueca en Damasco. Estos capítulos, narrados en primera persona y en presente, nos van llevando por una trama que se desarrolla también en 1985, 1988, 1991 y ya centrada en la actualidad, entre Damasco, Estados Unidos, Afganistán y Kurdistán, para converger en Suecia con el resto de protagonistas. Estos saltos al pasado, que combinan con episodios que se suceden en la actualidad, nos servirán para conocer mejor la trama y el porqué de la relación de los distintos personajes, así como para entender algo más la oscura personalidad del personaje que da título al libro.

Los capítulos que se centran en la actualidad se desarrollan en diciembre del 2013, y como se ha indicado van a dar pie a conocer a una serie de personajes que van a acabar uniendo hechos del pasado con el presente, en el más puro estilo de las películas de espías. Así conocemos a Mahmoud Shamosh, antiguo militar, ahora trabajando en la facultad de Derecho, con una tesis doctoral sobre "La privatización de la guerra", que le llevó a entrevistarse con trabajadores de empresas británicas y estadounidenses en Irak y Afganistán. Un mensaje de correo con las palabras "Voluntad, coraje y perseverancia" tras su último viaje por aquellas tierras le había advertido de que lo estaban vigilando. Casualmente, Mahmoud mantuvo en el pasado una relación con Klara Walldéen, que actualmente trabaja para una diputada del Parlamento Europeo en Bruselas, aunque pasa su tiempo libre en el Archipiélago de Sankt Anna, en Suecia, donde se crió con sus abuelos y donde guarda fotos que de vez en cuando mira. Las vidas de estos dos personajes se volverán a unir y serán perseguidos sin que ellos mismos sepan muy bien por quién ni por qué.

Otro personaje a destacar es George Lööw, un lobista que trabaja en una de las mayores empresas de relaciones públicas del mundo, dedicada a vender información e influencias al mejor postor, sin importar la ideología o las creencias morales; su ambición en el mundo en el que se mueve le harán parte importante de la trama y pieza fundamental del desarrollo de los acontecimientos. La empresa que contrata a George, Digital Solutions, estará muy interesada en la relación que retomen Mahmoud y la propia Klara.

Del personaje que da título al libro, el nadador, apenas llegamos a conocer nada, ni su nombre; es el protagonista de los hechos narrados en primera persona desde 1980, entre Damasco, Estados Unidos, Afganistán y Kurdistán, hasta converger en la trama actual. Sabemos que trabaja para el gobierno estadounidense en misiones peligrosas y que un atentado dirigido a él le costó la vida a su pareja. Le encanta nadar (de ahí el título del libro) y aquellos para los que trabaja lo saben todo de él. Su vida se limita a volver a empezar con una nueva identidad, no está acostumbrado a vivir una vida real:
"Lo único por lo que vivo es mi próximo movimiento, la siguiente partida."
Le remuerde la conciencia, sabe que los hechos ocurridos en el pasado acaban por alcanzarnos, a nosotros o a nuestras familias, y trata de enmendar por todos los medios algo que dejó sin arreglar y que ahora puede traer consecuencias a gente inocente. Quizá son estos los capítulos más difíciles de entender, porque están escritos desde la perspectiva del nadador, que nos hace partícipes de sus pensamientos y sus miedos.


El argumento sobre el que gira la trama se centra en ocultar algo por todos los medios. A medida que avanzamos en la lectura del libro vamos viendo la relación que existe entre los distintos personajes: todos parecen unidos, algunos porque los protagonizaron, otros de manera casual, por unos hechos que tuvieron lugar en el pasado y que de ninguna manera deben salir a la luz, porque ello provocaría una ruptura del equilibrio diplomático entre naciones y las consecuencias podrían ser terribles a escala mundial.

Estamos ante una historia ágil, de ritmo frenético, en la que se suceden los acontecimientos. A ello contribuye la alternancia entre episodios que tienen lugar en el pasado alternados con hechos en el presente (poco a poco ese pasado va acercándose al presente hasta finalmente confluir). El hecho de estar redactado en capítulos cortos, en presente cuando son narrados por el nadador, y en tercera persona cuando afectan a hechos actuales, aunque siempre tomando como perspectiva a cada uno de los personajes, hace que se avance en la lectura y que se quiera conocer el desenlace. Los malos son malos, porque tienen una misión que cumplir. No estamos ante el típico thriller de asesino en serie y representantes de las fuerzas del bien que tratan de parar sus actos, al que estoy más acostumbrada. "El nadador" es un thriller político, una novela de espionaje que tiene como base fundamental las relaciones que se establecen hoy día entre los distintos países y que nos habla de la importancia de la información, que por desgracia puede comprarse y venderse sin importar consecuencias.

He disfrutado conociendo algo más del funcionamiento del Parlamento Europeo (se nota que el autor sabe de lo que está hablando), y sobre todo me he tomado el libro como un entretenimiento, he disfrutado con la lectura, puesto que se ha hecho amena, y también soy de la opinión de que puede acabar en película. Si tengo que ponerle alguna pega, quizá el hecho de no haber conocido más profundamente a los personajes, o haber incluido unas pocas líneas en las que algunos de ellos pudieran explicarse qué pasó con sus vidas... y a título personal, el hecho de que los malos se salgan con la suya, cuando alguno de los buenos ha sufrido a lo largo de la trama. Muchos se han quejado del final, que puede resultar poco creíble o precipitado, pero creo que cierra bastante bien la historia; si hubiese terminado de otra forma, con los malos "pagando" o los buenos sufriendo mucho más a algunos no nos hubiera gustado (además sigo pensando que este final es digno de película, y puede que el autor haya escrito el libro con esta idea). Lo que no me ha gustado, y es algo ajeno al libro, es que para evitar consecuencias mayores algunos grupos puedan actuar al margen de la ley, sin dar explicaciones y sin importarles los resultados provocados con sus actos; por desgracia, creo que el libro refleja bien el mundo en que vivimos y del que solo conocemos lo que unos pocos privilegiados quieran contarnos.

En definitiva, "El nadador" resulta un libro entretenido, donde predomina la acción, que no incide demasiado en descripciones personales porque no son necesarias, un libro en el que los acontecimientos se suceden y que si se toma con ganas puede ser devorado en pocos días. La utilización de capítulos cortos en los que se alterna pasado (los menos) y presente, y la sucesión de personajes en la trama bajo cuyo punto de vista van siendo narrados los acontecimientos ayuda a avanzar en la lectura. Libro recomendable para pasar un buen rato sobre todo para aquellos que disfruten de las novelas de espías y para aquellos que gusten de adelantar lecturas.