domingo, 1 de mayo de 2016

Junio, mes de la novela histórica en la blogosfera.

Para ayudarnos a completar el reto genérico en el que muchos blogs participamos, Laky viene desde el suyo, "Libros que hay que leer", proponiendo junio como mes de la novela histórica, y para hacer más apetecible la participación, nos tienta con un magnífico sorteo de libros: dos títulos que acaban salir y que tienen muy buena pinta.


En juego, un ejemplar de "Los demonios del mar", de José Javier Esparza, gracias a la editorial Esfera de los Libros, y dos ejemplares de "La guerra de las dos Rosas", de Conn Iggulden, gracias a la editorial Duomo.
Y ¿qué hay que hacer para participar? Pues leer una o más novelas de temática histórica durante ese mes, y si queremos ser afortunados en el sorteo inicial, cruzar los dedos para que nos toque una de las tres novelas que se ponen en juego.

Si queréis ampliar los datos de esta convocatoria de junio como mes de la novela histórica no tenéis más que pinchar en el título que aparece debajo del banner:



Espero que junio sea un mes fructífero en cuanto a lecturas, al menos espero poder reducir mi lista de pendientes y como no, buscar un hueco para las reseñas. Si no tengo suerte en el sorteo, pese a tener mis dedos cruzados desde ya, tengo títulos que aguardan en la estantería, entre ellos "El viaje de los cuerpos celestes", que conseguí no hace mucho tiempo en un sorteo y que está esperando turno para ser leído.

Desde aquí, buenas lecturas a todos, y ¡feliz día del trabajo y feliz día de la madre!

Aquí pondré los enlaces a mis lecturas:

1.

domingo, 24 de abril de 2016

"Donde se guardan los libros. Bibliotecas de escritores", de Jesús Marchamalo.

Abril es considerado como el mes del libro, no en vano el día 23 celebramos el día del libro, pero aquellos que disfrutamos leyendo no tenemos un día ni un mes en exclusiva dedicado a la lectura... cualquier momento es bueno para acercarse a un buen libro, ¿no es cierto?
Aprovechando la efeméride y que hace tiempo que no reseño en el blog, hoy vengo con uno de esos libros que se leen con ánimo de aprender, de tomar notas en ocasiones, con uno de esos libros que hablan de libros.

Título: Donde se guardan los libros. Bibliotecas de escritores.
Autor: Jesús Marchamalo
Editorial: Siruela
Formato: Rústica con solapas
Fecha de edición: 2011
224 páginas

Sinopsis (trasera del libro): Donde se guardan los libros es un recorrido por las bibliotecas de veinte reconocidos autores españoles contemporáneos: Javier Marías, Mario Vargas Llosa, Arturo Pérez-Reverte, Jesús Ferrero, Clara Janés, Soledad Puértolas, Fernando Savater, Gustavo Martín Garzo, Luis Mateo Díez, Antonio Gamoneda... Cada uno habla de cómo se relaciona con los libros, del orden y su ubicación en los estantes, de las lecturas que en su momento le fueron decisivas o de cómo su biblioteca se ha ido construyendo con el tiempo, a veces de manera no pensada y caprichosa. Su centenar de fotografías repara en rincones y detalles de estos autores: un universo, también autobiográfico, de adornos, figuritas, objetos o minúsculos exvotos que acaban desbaratando los estantes. Un libro imprescindible para los amantes de las bibliotecas.

Impresiones sobre el libro

Donde se guardan los libros es una lectura que hay que saborear poco a poco, no porque se trate de un libro complicado, difícil de leer, sino más bien al contrario, porque estamos ante un libro que se construye a partir de unas entrevistas que el autor, Jesús Marchamalo, publicó para el suplemento cultural del diario  Abc, desde finales del 2007, en las que nos acercaba a las bibliotecas de varios autores en una serie que tituló "Bibliotecas de autor", en quince entregas publicadas en cerca de dos años, a las que ahora se han añadido otras cinco entrevistas, para configurar el libro que hoy podemos disfrutar.

Este libro surge de la manía del autor en fijarse en bibliotecas ajenas, y eso es algo que todos los que disfrutamos con la lectura solemos hacer. Siempre se ha dicho que los libros hablan mucho de sus dueños, y la forma de colocarlos en los estantes, o a lo largo de las habitaciones, amontonados por falta de sitio o con cierto orden dentro del desorden atraen a los amantes de los libros... Cuando alguien cuelga una foto de libros con una biblioteca al fondo solemos, al menos a mí me pasa, cotillear el resto de títulos que acompañan al protagonista principal. Lo que ha hecho Jesús Marchamalo en este libro es cotillear por todos nosotros cómo tratan algunos escritores su más preciado tesoro, y qué hacen cuando el espacio que ocupan esos libros les sobrepasa.


El libro está plagado de fotografías, que nos dan una idea del orden y el preciado tesoro que para los autores son sus libros. En la foto de la izquierda, una biblioteca atestada de libros en casa del escritor Javier Marías (1951).

Aunque en este caso parecen bastante ordenados, está claro que hay que tener muy controlados los tomos para encontrar lo que se busca, porque en muchos casos los autores reconocen que han tenido que comprar varias veces un libro determinado que no han podido encontrar entre sus pertenencias, bien porque en su momento lo prestaron a alguien, bien porque es muy difícil encontrar algo entre tanto libro. Reconozco que a veces me resulta complicado encontrar algún título que sé seguro que tengo en mi poder, pero tarde o temprano aparece. Lo que más me cuesta es saber si tengo o no determinado título, puesto que no llevo un listado de todos los libros que tengo (siempre he dicho que me tengo que poner a ello pero no termino de encontrar el momento), y en ocasiones he comprado un libro por el placer de leerlo y tenerlo y me he encontrado con que ya estaba en mi poder (en esos casos, he preferido donarlo a la biblioteca); los títulos repetidos acaban cedidos, a los que entran nuevos siempre les busco un hueco, aunque sea un lugar provisional hasta que nuevamente reorganizo los estantes...


Libros apilados sin casi ningún orden, porque no todos disponemos de habitaciones completas dedicadas a la lectura como algunas de las que se nos presentan en el libro que hoy tratamos. La foto de la derecha, tomada por el autor en casa del escritor Enrique Vila-Matas (1948) es lo más parecido que puede encontrarse en mi habitación cuando me da la vena de compra compulsiva de libros, unos apilados encima de otros, hasta que se vacíe algún hueco en un estante. Evidentemente, en mi caso no es tan exagerado porque la economía no da mucho de sí, pero últimamente he empezado a comprar libros de segunda mano, porque tengo un pequeño defectillo, y es que si algún título que haya leído en la biblioteca me ha gustado lo suficiente, me gusta tenerlo en papel, y que mejor forma de conseguirlo que echar mano de los libros de segunda mano. Sé que hay gente a la que esto le da cierta aprensión, pero no es mi caso, porque al fin y al cabo, en las bibliotecas normalmente no somos los primeros en estrenar un libro, a no ser que hayamos hecho una desiderata de algún título y haya dinero para comprarlo... Muchos de los autores que han pasado por las preguntas del autor se declaran compradores asiduos de las librerías de viejo, buscando títulos que han formado parte de su infancia o recordando esa misma infancia. Yo sé que disfrutaría como una niña pequeña rodeada de juguetes si pudiera pasar el rato, las horas perdidas, buceando en una librería de viejo buscando algún tesoro literario, no tanto por encontrar alguna vieja edición, sino por el placer de conseguir algún título que quedó pendiente en nuestra memoria a un precio asequible. Desgraciadamente, en mi ciudad no hay tradición de librerías de viejo, y tengo que conformarme con bucear por las bibliotecas virtuales que están a nuestro alcance en internet, pero en estos casos tenemos que fiarnos de la buena voluntad del vendedor, ya que no podemos tocar los libros, es un placer que se nos escapa. De momento no tengo queja con esa experiencia virtual, los libros que ha conseguido de segunda mano están bastante bien conservados, y reconozco que no está saliendo demasiado cara la experiencia, así que de momento continuaré con ella.

Además de acercarnos a la figura de algunos escritores que abren sus despachos y sus tesoros literarios al autor, Donde se guardan los libros es un texto que te hace reflexionar, que nos plantea las diferencias y similitudes entre nosotros mismos y esos autores que en ocasiones seguimos, así no es difícil descubrir que algunos de ellos también tienen los libros en doble fila, y que esconden al fondo de las baldas los títulos más estropeados o aquellos que de momento no tienen pensado leer y que amontonan cerca de ellos los que están utilizando en esos momentos, bien porque estén escribiendo sobre el tema, bien porque quieran aligerar su lectura. Lo malo de todo esto es que en nuestro caso bien pueden ser cinco o seis títulos los que tenemos a mano porque los queremos leer ya, mientras se van acumulando los que guardan turno.

A pesar de que no paramos de acumular, no me importaría vivir cerca de Luis Landero (1948), que según comentaba en el libro bajaba una o dos veces al año a la plaza de Olavide, en el barrio de Chamberí, cargado con bolsas con cincuenta o sesenta libros que abandonaba sobre un banco, que se acababan llevando vecinos o viandantes anónimos.

Las veinte entrevistas que conforman el libro se completan al final de cada una de ellas con tres recomendaciones literarias que el propio entrevistado elige, en principio sobre un título de literatura universal, otro de escritor contemporáneo, en principio en español, y un título escrito por ellos mismos. Es el típico libro que hay que leer acompañado de una pequeña libreta, para anotar los títulos que los autores recomiendan en este final de entrevista y también los títulos que han formado parte de su infancia, adolescencia y que les han marcado de alguna forma. Es una buena manera de acercarse a algunos autores clásicos que de alguna manera también nos han acompañado como lectores.


Si he elegido este título para reseñar es porque ya tuve ocasión de leer hace algún tiempo una pequeña joyita escrita también por Jesús Marchamalo (1960), el autor del libro que hoy presento, y que tuve oportunidad de reseñar en el blog. Si alguien está interesado en conocer la biografía del autor y acercarse a la reseña que en su momento hice de su libro, no tiene más que acceder a su título: "Tocar los libros."

Para terminar, una pequeña reflexión sacada del pensamiento de Jesús Ferrero (1952), que se declara un comprador compulsivo de libros:
"Me parece una infamia decir que no se compran libros por el precio. Los libros son uno de esos pocos objetos de los que puedes estar seguro que te va a durar toda la vida. Puedes tratarlos mal, pueden caerse, darse un golpe, mojarse incluso, y son para siempre; un libro, en general, te sobrevive."
Y yo añadiría algo más, se dejan querer y nos acompañan en buenos y malos momentos de nuestra vida, les acabamos cogiendo cariño y acaban formando parte de nosotros, los que ya conocemos y aquellos que aún están por escribir. Todos los libros son bienvenidos.

jueves, 14 de abril de 2016

Celebrando el Día del Libro

Una entrada rápida, más que nada para recordar a los seguidores de la zona y para retomar de nuevo el blog (ya me vale la de tiempo que hace que no reseño).

El 14 de abril ha sido la fecha elegida en mi ciudad para celebrar el Día del Libro. La fecha oficial, como todos sabemos, se corresponde con el 23 de abril, pero como aquí estamos disfrutando de las Fiestas de Moros y Cristianos, se ha adelantado el evento.

Son varias las librerías que participan en la fiesta, y lo mejor de todo, ofrecen un descuento del 10% en la compra de libros. Lástima que la economía no acompañe, pero es un buen momento para hacerse con algún título que tenemos en mente.

Esta vez he picado poco, ya digo que la economía no acompaña, pero he aprovechado la oportunidad con un par de títulos, uno que quería mi sobrina y otro que me he regalado a modo de capricho. Es cierto que iba buscando algunos títulos de los que tenía ganas de leer en edición de bolsillo, pero no he tenido suerte y no los he encontrado (en las librerías pequeñas suelen traer pocos ejemplares de cada título por motivo de espacio y para que no se les queden pendientes). En cuanto a las novedades, esos libros que tanto nos gustan y que suelen superar los 20€, he visto varios títulos interesantes, pero he sido selectiva a la hora de escoger (me consta que la biblioteca municipal a la que suelo acudir está recibiendo novedades y he preferido hacerme con un título del que he leído buenas críticas y que parece distinto a lo que últimamente leo).

Aquí os pongo una foto del grupo de los tres libros que se han venido conmigo en mi paseo corto a una librería de mi barrio:

"Una aventura en el Caribe", de Tea Stilton, "Un cuento oscuro", de Naomi Novik, y "Una mirada a la Festa", de Vicente Martínez Andrés, que es el libro que regalaban en las librerías gracias a la colaboración de la biblioteca y el ayuntamiento de la ciudad.

Esta vez no han caído demasiados libros, pero como mi cumpleaños casi coincide con el día del libro, seguro que más adelante entran en mi poder nuevos títulos. Además, la lista de pendientes se va incrementando gracias a las compras de libros de segunda mano que últimamente hago por internet, títulos que hace tiempo que buscaba y que estoy consiguiendo a buenos precios, aunque eso puede ser motivo de otra entrada en el blog.

Bromas aparte, espero retomar las reseñas, porque aunque las tengo abandonadas hace tiempo, las lecturas se van acumulando, y ya tengo pendientes unas diez. Será cuestión de ponerse a ello...

¡Felices lecturas a todos!
Nos leemos.


sábado, 20 de febrero de 2016

Reto genérico en su edición del 2016.

Aquí estoy de nuevo, intentando sacarme la espinita que se me queda clavada al finalizar el año, porque es la tercera vez que participo en este reto, y aún se me resiste, pese a que suelo leer de todo últimamente, de géneros variados, pero siguen quedando reseñas en el tintero, quizá por el poco tiempo que me siento delante de un ordenador.

A pesar de que este año ya se me está complicando en cuanto a las reseñas (ya tengo unos cuantos libros leídos entre enero y febrero y no he comentado nada de ellos en el blog) no quiero dejar de participar en el Reto Genérico que como cada año convoca Laky en su blog "Libros que hay que leer".


Como muchos sabéis, se hace para leer de todo y no centrarse en un único género a lo largo de todo el año, puesto que el plazo está abierto hasta el 31 de diciembre para publicar las reseñas.
¿El inconveniente? aunque seguro que no lo será para muchos, hay que leer 40 libros en total, de los géneros más variados, aunque también disponemos de tres comodines por si algún género se nos atraganta.

Si queréis ampliar las bases de la iniciativa, no tenéis más que consultarlas en el siguiente enlace.
Si todo va bien, podré empezar con mi ritmo lector a mediados de marzo, así que espero que me dé tiempo a leer y reseñar los libros suficientes para completar el reto. Si no pudiera, tampoco va a pasar nada ¿no es cierto? Leemos por placer, y sin agobios.

Aquí dejo la lista de géneros a completar, que espero que se llene al finalizar este 2016:

Reto genérico

[5 de misterio]

-
-
-
-
-

[2 thrillers]

-
-

[3 históricos]

-
-
-

[2 guerreros]

-
-

[1 novela de humor]

-

[3 amorosos]

-
-
-

[1 infantil]

-

[1 juvenil]

-

[3 familiares]

-
-
-

[1 de terror]

-

[1 de landscape]

-

[2 exóticos]

-
-

[2 libros de relatos]

-
-

[2 libros sobre libros (metaliteratura)]


[1 fantástico]

-

[1 obra de teatro, poesía o ensayo]

-

[5 de narrativa contemporánea]

-
-
-
-
-

[2 clásicos]

-
-

[2 autoeditados]

-
-

Vamos a ver cómo se nos da en este año ya comenzado.
¡Nos leemos!


martes, 12 de enero de 2016

Iniciativa lectora. Reto Tarro-Libros 2016.

Un año más se repite esta iniciativa lectora de la que informé el pasado año pero en la que no pude participar oficialmente, por apuntarme fuera de plazo. Estoy hablando del Reto Tarro-Libros 2016, que organiza un año más Carmen Forján.


¿En qué consiste esta iniciativa?

Se trata de elegir una tarro o recipiente que nos guste e ir colocando en él un euro (o la moneda de cada país porque esta iniciativa es internacional) por cada uno de los libros que leamos durante este 2016. En algunos casos, para libros que superen las 500 páginas hay miembros del grupo que prefieren guardar dos euros, cada uno decide. Podemos acompañar las monedas con el título del libro y algunos datos sobre él, aunque esto queda a gusto de cada cual. 

¿Durante cuánto tiempo se lleva a cabo esta iniciativa?

A lo largo de todo 2016 podemos ir guardando euros (u otras monedas) por cada libro leído, con la única condición de no abrir el tarro, hucha o recipiente antes del 31 de diciembre de 2016, y por supuesto, dedicar todo el dinero recaudado con nuestras lecturas a comprar más libros. ¿Verdad que la iniciativa merece la pena?

Este es el recipiente con el que participo, una caja con tapa que tenía un poco olvidada por casa y que he decidido forrar para hacerla mi "tarro" oficial.

Como no podía ser de otra forma, debajo de la caja una pequeña pila de libros pendientes de lectura, entre los muchos que vamos acumulando. Espero que a final de año haya muchas monedas en la caja, y así poder incrementar la lista de pendientes, porque seguro que este 2016 nos trae títulos apetecibles que podrán ser comprados con lo que recaudemos con nuestras lecturas.

Si queréis más información sobre esta fantástica iniciativa, aún estáis a tiempo de participar, porque en Facebook hay un grupo de esta iniciativa, que a pesar de ser cerrado, admite participantes hasta el 31 de enero. Si estáis interesados, que no os pase lo que a mí el pasado año y corred a solicitar la inclusión en el grupo. Os dejo aquí abajo el enlace al grupo, por si os animáis:

Del mismo modo, si queréis más información sobre esta iniciativa lectora, no tenéis más que pasar por el blog de la organizadora, Carmen, del que también dejo el enlace:


Este reto me viene genial, porque soy de las que lee mucho más de lo que finalmente reseña en el blog, no sé si por apatía o falta de tiempo. Será una manera de controlar todo lo leído y se verá recompensado con nuevos títulos a principios del próximo año. Creo que merecerá la pena. Espero que sea mucho lo leído.






lunes, 4 de enero de 2016

Reto Autores A-Z, edición 2016.

En estos primeros días del nuevo año tenemos muchos ánimos, y nos vemos con fuerza para todo, así que apuntarse a retos no va a ser ningún impedimento para nosotros los lectores.

Vuelvo a repetir con el Reto de Autores de la A a la Z, esta vez en su edición del 2016, organizado por los blogs EL BÚHO ENTRE LIBROSLIBROS EN EL PETATE y BOOKS&CO.


Será la tercera vez que participe, y aunque en este 2015 no lo he conseguido, sí lo hice la primera vez y debo reconocer que no es complicado, siempre y cuando se reseñe lo que se lea (que no ha sido mi caso). Este reto es ideal para conocer nuevos autores, puesto que vamos con la picardía de buscar autores cuyo apellido empiece por cada una de las letras del abecedario, y eso nos lleva a acercarnos a algunos que de otra manera nos pasarían inadvertidos (al menos eso es lo que me pasó a mí en la edición del 2014).

Por si no lo tenemos claro, son un total de 24 letras las que hay que completar, puesto que los organizadores excluyen algunas, y además, este año ponen más fácil la posibilidad de optar al sorteo final (con diez letras completadas ya participaríamos con un punto). Si queréis ampliar las bases del reto no tenéis más que pinchar en los nombres de los blogs organizadores que encontraréis en la parte superior de esta entrada.

Aquí iré poniendo las letras de mi abecedario particular, que este año espero poder completar:

A.-

B.-

C.-

D.-

E.-

F.-

G.-

H.-

I.-

J.-

K.-

L.-


N.-

O.-

P.-

Q.-

R.-

S.-

T.-

U.-

V.-

W.-

Z.-

Letras en principio excluidas

CH.-

LL.-

X.-

Y.-


domingo, 3 de enero de 2016

Reto 25 españoles, edición 2016.

Aunque 2015 no ha sido un buen año para el blog en cuanto a retos (he leído mucho pero he dejado demasiados títulos para reseñar), me lío de nuevo la manta a la cabeza y me embarco en el reto que nos propone Laky desde el blog "Libros que hay que leer".



Se trata de leer y reseñar durante el 2016 un total de 25 libros escritos originalmente en español, lo que en principio no resulta demasiado complicado, porque autores que publican en español los hay muchos y buenos, y si nos damos una vuelta por títulos que han quedado relegados a rellenar un hueco en nuestras estanterías esperando ser leídos, ya ni os cuento...

Esta va a ser la tercera vez que participe en este reto; la primera vez resultó un éxito y disfruté,  y aunque el pasado año no lo completé, espero sacarme la espinita en este 2016.

Si os interesa ampliar las bases del reto, no tenéis más que seguir el SIGUIENTE ENLACE.

Aquí iré anotando mis lecturas de este 2016. ¡Suerte a los participantes!