domingo, 20 de julio de 2014

La funeraria. Juan Luis Cano.

Aprovechando el mes del humor organizado por el blog de Laky, "Libros que hay que leer", traigo la reseña de un libro entretenido, que si bien no saca carcajadas, deja que se nos escape alguna que otra sonrisa a lo largo de su lectura.  Como el escritor es español, también nos vale para adelantar el "Reto 25 españoles", así que cumple su doble objetivo: lectura entretenida y adelanto de retos.

Datos sobre el libro

Título: La funeraria
Autor: Juan Luis Cano
Editorial: Espasa
1ª Edición: febrero de 2009
  Juan Luis Cano, 2009
  Espasa Calpe, S. A., 2009

Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-670-3092-1
246 páginas

Diseño cubierta: Víctor Monigote

Sinopsis (trasera del libro): Que el negocio de su familia fuese la funeraria de Carabanchel durante muchos años le ha ofrecido a Juan Luis Cano la coartada perfecta para embarcarse en una historia castiza e irónica, ambientada en los ya míticos años sesenta, que gira en torno a ese oficio.
A pesar del título, es una novela en la que el humor es una constante a lo largo del libro, gracias a unos personajes singulares y a sus insólitas peripecias.

"Celso Marqués era un vividor y fundó una funeraria. Lo hizo en un buen momento, cuando la gente se moría más. Por aquel entonces, con la estela de penuria que había dejado la reciente guerra, los que no cayeron quedaron con los bolsillos vacíos y los estómagos huecos. No se comía demasiado, más bien poco, algunos más bien nada. A paso lento la situación fue mejorando y los clientes disminuyeron, aunque nunca tanto como para dejar de hacer el negocio rentable."
Así empieza el libro que hoy reseñamos.


Argumento

El libro gira en torno a la figura de Celso Marqués, su familia, y el negocio que fundó, una funeraria, que será precisamente la que dé título al libro. Al frente de "La Paz Servicios Funerarios" está este hombre que no duda en pedir a sus amigos que no tardaran en morirse porque de ellos dependía la comida de sus hijos. Casado con doña Lourdes, era padre de cuatro hijos, tres de ellos varones. Cuando se jubiló del negocio familiar fue sustituido por su hijo mayor, Celsito, y él se dedicó a la pesca, a la caza y a ocuparse de las dos familias ilegítimas que había formado a espaldas de su mujer oficial. Mientras estaba bien de salud no había problema, puesto que las dos mujeres (una gitana y una criada) recibían puntualmente una paga para ocuparse de sus respectivos vástagos (a los que también había llamado Celso). Cuando se puso malo, las dos mujeres acudían a por su paga y él les lanzaba los billetes desde su ventana, hasta que el médico lo descubrió y se lo comunicó a su legítima mujer...

Como se puede ver en lo explicado en el argumento, La funeraria no es para nada un libro lúgubre, es más bien un retrato de personajes en situaciones esperpénticas en ocasiones. Cada uno de los personajes tiene una personalidad definida y ayudan con su forma de actuar a enriquecer la trama. Junto al personaje de Celso Marqués, fundador del negocio familiar, vividor, mujeriego, con una vida al margen de la de su familia oficial, destaca su mujer legítima, doña Lourdes, la matriarca, que decide tomar las riendas de la economía familiar desde el momento en que conoce los deslices de su marido, aunque sin salir de su habitación. Para no desfallecer en tan arduo trabajo contará con las visitas casi diarias del médico don Benito, que no tendrá reparos en difundir entre el vecindario los cotilleos de la familia, y el cura don Anselmo, preocupado por el alma de doña Lourdes, empeñada en confesar sus pecados y los de aquellos que la rodeaban; médico y cura no dudarían en acabar con las existencias de anís de la casa.

Celsito y Lucas, los hijos mayores del matrimonio, se harán cargo del negocio familiar, ayudados por Pablito, un trabajador de la funeraria que gustaba de pasar más horas en la taberna que en el negocio y al que no le importaba echar alguna que otra cabezadita dentro de los féretros expuestos. A ellos se unirá Pepito, el más débil de los hermanos, que iba para cura pero que abandonaría el seminario para mayor disgusto de doña Lourdes. Junto a ellos Luisita, la hermana que nunca sonreía y que tenía los mismos intereses religiosos que su madre, hasta que hizo una visita a Toledo...

Como se ha indicado con anterioridad, en el libro se detectan notas de humor, tanto en la forma de actuar de los personajes principales como en aquellos que los rodean. En algunos momentos del libro podemos estar reviviendo gags del programa de humor en el que participaba el autor, con la muerte de un miembro de una familia gitana, cadáveres que no estaban muertos, o el traslado de un féretro al cementerio en taxi, por citar algunos.

Además de la familia, el médico y el cura, tendrá relevancia un supuesto miembro de la aristocracia, Horacio López de Gauna y Solís, conde de Na Xamena, que ayudaba en la funeraria de vez en cuando; vivía en un psiquiátrico cercano, porque su familia lo tildaba de loco para hacerse con su herencia. Otro de los personajes a destacar, que pulula por el libro desde el principio es el señor Pedrón, un vecino mayor que acudía día y noche a la funeraria, porque prefería morir allí para no dar un espectáculo en su casa. También cobrará importancia uno de los hijos ilegítimos del fundador, al que en la casa conocerían como Segundo, para evitar los posibles errores con la repetición de nombres.

Algunos de los personajes que intervienen en la trama acaban como usuarios de la propia funeraria (el propio Celso Marqués apenas dura dos capítulos), pero la forma que el autor tiene de contarnos estos hechos no es para nada oscura; la muerte es un hecho que se acepta, como la propia vida, al menos nos hace ver que los protagonistas lo aceptan como algo cotidiano.

El lenguaje empleado por el autor resulta claro y la lectura se hace ágil. La trama no es para nada seria, a pesar del escenario donde se desarrolla, y la historia narrada da paso a anécdotas, intentos de secuestro e incluso una incipiente historia de amor con fatales consecuencias. Es un libro entretenido, que se lee fácilmente. Ya he comentado más arriba que no te saca carcajadas, pero sí consigue más de una sonrisa, y eso se agradece. Le tenía echado el ojo desde hace tiempo, y me he acordado de él gracias al mes temático organizado en la blogosfera. No me he arrepentido de la lectura de este libro, puesto que no me ha ocupado demasiado tiempo y he disfrutado con la historia. Me ha servido para acercarme a la obra de un autor del que solo conocía su faceta radiofónica y últimamente sus intereses políticos. Es desde luego una lectura recomendable, ideal para estos días de calor, aunque tiene el inconveniente de que dura poco entre las manos.


Datos sobre el autor


Juan Luis Cano nació en el barrio madrileño de Carabanchel, donde como ya hemos dicho su familia paterna tuvo una funeraria.
Estudió periodismo y trabajó en publicaciones como ABC, Interviú y Diario As, además de Madrid FM y Antena 3 Radio. Conocido por el programa humorístico de radio que presentó junto a Guillermo Fesser (Gomaespuma).
Su empresa, del mismo nombre que el programa de radio, lleva casi 18 años publicando libros, cómics y discos, así como programas de radio y televisión.
Su pasión por los toros le lleva a escribir su primera novela sobre un niño que sueña con ser torero Hincaito. La historia de un chico que lidiaba sueños (2000), y luego una biografía novelada del matador Curro Vázquez, Pasa un torero (2005).
Residente en Torrelodones (Madrid), se presentó como candidato en las elecciones municipales de 2007, en un partido formado por ciudadanos (Vecinos por Torrelodones) como respuesta a supuestos escándalos urbanísticos.
(Fuente: Wikipedia)

Navegando por la red he descubierto un vídeo de poco más de un minuto en el que el autor nos presenta su libro. Si queréis acceder a él no tenéis más que pinchar en el enlace:
http://video.es.msn.com/watch/video/la-funeraria-juan-luis-cano/qi1g3w4r

miércoles, 16 de julio de 2014

Sin noticias de Gurb. Eduardo Mendoza.


Retomamos las reseñas del blog con un libro corto ideal para echar unas risas, y que te hace sonreir en algún momento de su lectura, siempre teniendo en cuenta que está ambientado en la Barcelona preolímpica y que ha llovido mucho desde entonces. Se trata de "Sin noticias de Gurb", de Eduardo Mendoza.

Datos sobre el libro
Título: Sin noticias de Gurb
Autor: Eduardo Mendoza
Editorial: Seix Barral
(Biblioteca Eduardo Mendoza)
©  Eduardo Mendoza, 1990
Primera edición en Seix Barral: marzo 1991
©  Editorial Seix Barral, S. A., 1991, 2008
32ª impresión en Biblioteca Eduardo Mendoza: julio 2008

Formato: rústica con solapas
ISBN: 978-84-322-0782-2
144 páginas

Sinopsis: Perdido en la Barcelona preolímpica, el extraterrestre Gurb pone al servicio de su supervivencia la extraña cualidad de adoptar el aspecto que le plazca. Se pierde con la apariencia de Marta Sánchez, mientras su compañero alienígena inicia su búsqueda en la jungla urbana. Por su diario personal vamos conociendo las increíbles peripecias de un extraterrestre en Barcelona.

Impresiones sobre el libro

Aunque el título del libro hace referencia a un tal Gurb, un extraterrestre que ha desaparecido adoptando la forma de la vocalista Marta Sánchez, el protagonista principal del libro no es él, sino su superior, otro alienígena que sale en su búsqueda, del que no conocemos el nombre, y cuyo diario se convierte en el esqueleto de la narración. Será precisamente esta búsqueda por una Barcelona en obras la que dará pie a más de una situación cómica, ya que el extraterrestre se verá en dificultades para pasar inadvertido intentando asimilar las costumbres terrícolas.

Al parecer, y según cuenta el autor, el libro surgió de la colaboración que él mismo mantenía con el diario El País; empezó en realidad siendo una historia por entregas que finalmente se convirtió en libro.

No es un libro largo, y sus páginas se devoran fácilmente, a lo que contribuye en gran medida la forma en que está escrito: contado como un informe diario entre los días 9 y 24, precisando la hora y minuto de cada uno de los sucesos que deben ser recogidos por el superior de Gurb en el periplo iniciado tras su búsqueda.

Dejando al margen el tiempo transcurrido entre la época en la que el autor desarrolla la trama (la Barcelona que se estaba preparando para ser la sede olímpica, con sus obras faraónicas, y el gran despilfarro de dinero que este evento trajo consigo), que nos puede resultar muy alejada en el tiempo, creo que la finalidad de la historia es entretener, y eso lo consigue. Estamos ante una lectura ágil y amena, que se lee de tirón. De haberla leído en el momento de su publicación (1990), estoy segura que la hubiera disfrutado mucho más, puesto que las escenas que el libro relata y los personajes a los que en él se hace referencia estarían mucho más vigentes, y no quedarían tan desdibujados como puede pasarnos en la actualidad si nos acercamos a la lectura de este libro. De todas formas, esto no es un impedimento a la hora de leerlo, puesto que en el libro se hace referencia a personajes todavía más extraños y de una época más lejana, en referencia a las múltiples personalidades que toma el superior de Gurb con la idea de pasar desapercibido entre los habitantes de la ciudad en la que se posan con su nave. Entre las numerosas formas adoptadas por este personaje para pasar inadvertido entre los humanos destacan el conde-duque de Olivares, Pío XII, Viriato, Gary Cooper... A pesar de asumir distintas formas, los humanos con los que tiene contacto parecen conocerlo sin ningún problema. Llega a vivir situaciones cotidianas, incluso hace amistad con los dueños de un bar y llega a tener portera, pero echa de menos a Gurb, porque no sabe hacer casi nada sin él, no consigue reparar la nave y le cuesta relacionarse con los demás.

En su periplo de pocos días por la ciudad vivirá situaciones estrafalarias que rozan el esperpento: es atropellado por varios coches distintos en un corto intervalo de tiempo en la misma travesía, se cae una y otra vez en las zanjas abiertas por los distintos organismos que una y otra vez abrían las calles de Barcelona... El libro, además de entretenido, puede tomarse como una crítica a las numerosas obras que se desarrollaron con motivo de la cita olímpica, siempre en un tono de humor.

En definitiva, un libro ameno y entretenido, que aunque pueda presentar una situación algo alejada en el tiempo y que en algún momento roza el absurdo, está bien escrito y deja un buen sabor. Se le toma cariño al personaje principal, no tanto a Gurb, porque de él no llegamos a conocer demasiado, pero a mí personalmente me han dado ganas de saber más sobre cómo se hubieran adaptado estos dos personajes en una hipotética estancia en España en el día de hoy. ¿Lo habrían conseguido?

Si hay algo que se repite mucho en el libro es precisamente el título. El hecho de estar escrito como un diario de a bordo en el que se van contando al minuto todos los hechos importantes con idea de informar a unos superiores, que son los que han enviado a estos extraterrestres a investigar los usos y costumbres en el planeta llamado Tierra, y que uno de los enviados haya desaparecido, siendo ésta la principal trama de la historia, hace que se acaben muchos de los informes, después de haber relatado los hechos, precisamente con el título:

Sin noticias de Gurb

A mí personalmente el libro me ha gustado, lo he leído rápido, y lo he disfrutado. Había leído algún que otro libro de Eduardo Mendoza, y me gusta su estilo y la forma de escribir. Ya he comentado que el entorno en el que está desarrollada la trama nos puede quedar algo lejana, y que en ocasiones algunos de los hechos narrados pueden parecer absurdos, pero si nos acercamos al libro con ganas de disfrutar, sin exigirle demasiado, puede cumplir fácilmente el cometido de entretenernos, y de eso se trata. A mí me ha sacado alguna que otra sonrisa, y eso se agradece. Por eso mismo, y porque estamos en el mes del humor, he decidido acometer su lectura y su reseña. Lo recomiendo si queréis pasar un buen rato, y además no os quitará mucho tiempo a otras lecturas.

Como llevo un poco retrasados los retos, incluyo este título en el reto genérico del mes del humor y la fantasía (julio), en el reto de 25 españoles (Eduardo Mendoza), y en el reto genérico 2014 organizado por Laky en su blog. No digáis que no merece la pena acercarse a este libro.  ¿Os animáis?



Datos sobre el autor


Eduardo Mendoza nació en Barcelona en 1943. Ha publicado las novelas La verdad sobre el caso Savolta (1975), que obtuvo el Premio de la Crítica; El misterio de la cripta embrujada (1979); El laberinto de las aceitunas (1982); La ciudad de los prodigios (1986), Premio Ciudad de Barcelona; La isla inaudita (1989); Sin noticias de Gurb (1991, 2011); El año del diluvio (1992); Una comedia ligera (1996), por la que obtuvo en París, en 1998, el Premio al Mejor Libro Extranjero; La aventura del tocador de señoras (2001), Premio al "Libro del año" del Gremio de Libreros de Madrid; El último trayecto de Horacio Dos (2002); Mauricio o las elecciones primarias (2006), Premio de Novela Fundación José Manuel Lara; El asombroso viaje de Pomponio Flato (2008), Premio Terenci Moix y Pluma de Plata de la Feria del Libro de Bilbao; y el libro de relatos Tres vidas de santos (2009), siempre en Seix Barral, y Riña de gatos. Madrid 1936, novela galardonada con el Premio Planeta 2010.
 ( fotografía del autor: Joan Tomás)
(Datos biográficos del autor extraídos del propio libro).
Más sobre el autor acudiendo a su página web, en el siguiente enlace.

jueves, 3 de julio de 2014

Julio, mes de la fantasía y el humor


Ya es un poco tarde, porque el mes de julio va de vuelo (no he visto más rápido que pasan los meses últimamente... será la edad), pero he decidido apuntarme al mes genérico que nos propone Laky en su blog, para darle un empujoncito al reto genérico que ella misma nos propuso y al que me apunté de cabeza.


En efecto, JULIO va a ser el mes de la fantasía y del humor, y para participar no tenemos más que reseñar dentro de este mes algún titulo que pertenezca a estos dos géneros tan variados. A mí en concreto me va a servir para adelantar retos y quitar algún que otro título de los que siempre se quedan pendientes.

Hubo un sorteo inicial, para los que se animaran a participar, pero ya llegamos tarde. No importa, porque yo lo que quiero es acabar con pendientes, y no incrementar su número, así que, ME APUNTO DE CABEZA.

Si estáis interesados en participar en el mes temático, y adelantar como yo los retos pendientes, no tenéis más que pasar por el siguiente enlace, donde se explican las bases.

¡Felices lecturas, como siempre!


Estos son los enlaces con los que participo en este mes temático:

Sin noticias de Gurb. Eduardo Mendoza.

La funeraria. Juan Luis Cano.


martes, 1 de julio de 2014

La madre. Pearl S. Buck.



Título: La madre
Título original: The Mother
Autora: Pearl S. Buck
Traducción: Carlos Paytuvi

Editorial: Debolsillo
Colección: Biblioteca Pearl S. Buck
© Herederos de Pearl S. Buck
© 2009Random House Mondadori, S.A.
Segunda edición en esta colección: julio, 2011
ISBN: 978-84-9908-036-9 (vol. 117/3)

Formato: Rústica sin solapas
240 páginas.

(Libro escrito en 1934).

Sinopsis: La madre es la historia de una mujer china, en el marco histórico de la década de 1930, a quien no se da nombre propio alguno en la novela -al igual que a los demás personajes, pues solo se hablará, en alguna ocasión, y como incidentalmente, de una tal familia Li, y que personifica a la sufrida madre rural china. 


Datos sobre la autora

Pearl Sydenstricker Buck  (Pearl S. Buck) (1892-1973) nació en Hillsboro, Estados Unidos. Hija de misioneros presbiterianos, vivió en China hasta 1933, lugar en donde se sitúa la mayor parte de sus más de 85 libros. Cultivó géneros tan dispares como la novela, el teatro, el guión cinematográfico y la literatura infantil. Su estilo, sencillo y directo, así como su interés por los valores humanos, le valieron en 1938 el premio Nobel de Literatura. Entre sus obras destacan Viento del este, viento del oeste (1930), La buena tierra (1931), ganadora del premio Pulitzer, y La estirpe del dragón (1942).



Impresiones sobre el libro

"La madre"
es un libro bastante completo, puesto que sus escasas 240 páginas pueden hacer que lo englobemos en diversos géneros. Es un libro exótico, puesto que nos acerca a la China de la década de los años treinta, en concreto a un entorno rural alejado de la gran ciudad, donde vemos cómo sobrevive una familia rural día a día con su trabajo en el campo... Pero es también un libro familiar, puesto que es la historia de esta misma familia, centrado en el personaje de la madre, que da título al libro, y es también un libro que muestra diferencias políticas y sociales. Los campesinos de la aldea donde se desarrolla la trama cultivan unas tierras que no son de su propiedad y cada año deben partir la cosecha con un señor, al que nunca ven, aunque cada año acuda su representante... Del mismo modo, asistimos en las páginas del libro a los inicios del comunismo en China, representado en el personaje de uno de los hijos, y de cuyo hecho se van dando pinceladas a lo largo de la trama. Exotismo, política y familia son alguno de los temas que podemos encontrar a lo largo de la lectura del libro.

Reconozco que me he acercado a este título por completar el reto genérico 2014 al que me he apuntado y que tengo algo abandonado. Conocía algunos títulos escritos por Pearl S. Buck (sobre todo Viento del Este, viento del Oeste), pero no había tenido oportunidad de leer el título que presento hoy. Lo encontré en la biblioteca, y me atrajo sobre todo el número de páginas y el formato en bolsillo, que facilitaba su traslado. Me tiraba un poco para atrás que no se nombrara a los personajes, solo por su parentesco, pensando que eso iba a hacer que perdiera el hilo de la trama, pero he de decir que en ningún momento ocurre esto, y está bien conseguido que sea un personaje principal el que se convierta en centro de la historia y que a partir de él surja toda la trama, aunque siempre bajo su punto de vista.

La madre nos ayuda a conocer la diferencia entre hombres y mujeres en la China rural de la década de los treinta. A través del pensamiento de la protagonista principal vemos las diferencias que podemos encontrar. Las mujeres se presentan como personas que luchan día a día por sobrevivir, que son felices por ocuparse de su familia, de su trabajo, que se enorgullecen si son madres o esposas, que disfrutan viendo crecer a los suyos, si la cosecha les ha permitido comprar un poco de tela para hacerse un nuevo vestido... o el nuevo traje con el que habrían de amortajarlas. El personaje de la madre habla de aceptación, de lucha del día a día, conformándose con las pequeñas cosas que la vida ofrece. Los hombres en cambio (es el caso del marido) son en ocasiones presentados como inconformistas, que no encuentran aliciente ni futuro a repetir uno y otro día las mismas acciones, trabajo en el campo y poco tiempo de descanso para volver al día siguiente a la misma rutina, y se rebelan contra ese sistema, o bien huyendo hacia otra realidad diferente o entran a formar parte de ideales políticos que buscan un cambio en este sistema preestablecido.

En el libro quedan claros los roles que desempeñaba cada cual en la sociedad china de este momento, en especial en una comunidad rural. Las mujeres eran madres y esposas, y a medida que se iban haciendo mayores soñaban con bodas y nacimientos, para dejar bien colocada a su prole cuando ellas no pudieran servir ni para llevar la casa ni para trabajar en el campo. Asistimos en el libro a la búsqueda del marido o la esposa perfecta para los hijos de la protagonista, siempre con idea de futuro, y al anhelo de la llegada de nietos que continuarían con el trabajo diario. Aunque hay un respeto a las personas mayores, se asiste a lo largo de la lectura al relevo generacional que se produce dentro de las humildes casas, y cómo los mayores van cediendo privilegios en favor de los más jóvenes (la habitación principal se cede a la pareja de recién casados y el mayor de la familia cambia su cama por un pequeño e incómodo catre). Todos ayudan en las labores diarias, cada uno en función de sus posibilidades: unos trabajan duramente en el campo, otros se ocupan de la casa y la comida, otros simplemente vigilan el fuego y a los niños si no pueden moverse... nadie es una carga, o al menos intentan no serlo, porque eso supondría un problema para la subsistencia de la propia familia.

El libro está plagado de ideas políticas, ya hemos dicho que asistimos a los principios de la fundación del partido comunista en China, hecho que tuvo lugar en 1921. Los comunistas eran definidos como "una nueva clase de ladrones que existen hoy". Algunos de los crímenes que se les achacaban eran "distribuir gratuitamente a la gente libros en los que se decían muchas cosas malas sobre derribar el Estado y distribuir por igual todo el dinero y toda la tierra". Del mismo modo, asistimos al choque de pensamiento religioso, cuando una madre cree que algunos de sus actos han enfadado a los dioses y que por ello está siendo castigada ella y su familia.

La madre es ante todo un libro ameno, que se lee bien, y que sirve para conocer una realidad diferente y otra época de un país tan desconocido como es China. A pesar de que los personajes no tienen nombre propio, sino que se habla de ellos por su parentesco, y apenas se nombra a una tal familia Li, no se pierde el hilo de la historia en ningún momento. Es un libro algo triste, de supervivencia, pero que se deja leer, y te acerca a otra época y otro tiempo. Aunque no abundan los diálogos, la lectura no se hace pesada, y poco a poco vamos introduciéndonos en una realidad de la que queremos saber más. Yo personalmente he disfrutado con la trama y con las dificultades que en ella se cuentan. No me hubiera importado conocer algo más de la vida de estos personajes, aunque al final del libro se intuya qué pasará con ellos. En definitiva, a mi modo de ver, una lectura interesante, con la que he disfrutado. No descarto acercarme de nuevo a la obra de Pearl S. Buck, porque hay buenos autores a los que tenemos muy abandonados.




sábado, 21 de junio de 2014

Lectura simultánea de "El nadador"

Desde el 27 de junio, y gracias a un sorteo organizado por Suma de Letras y los blogs "Momentos de silencio compartido", "Libros que hay que leer" y "El universo de los libros", unos pocos afortunados vamos a poder disfrutar de la lectura simultánea del que califican como el Thriller del año (espero que no se equivoquen) a través de facebook y twitter, con el hastag #EstoyLeyendoElNadador.


A partir del 14 de julio, y hasta el 8 de agosto, la red va a llenarse de reseñas de este título, puesto que los afortunados nos hemos comprometido a reseñar el libro entre estas fechas. 

Si queréis participar en la lectura simultánea y no tenéis el libro, no dudéis en participar en el sorteo activo que ofrece la página del libro (hay diez ejemplares en juego). Os dejo el enlace por si os animáis a participar:

Por si aún no estáis animados, echad un vistazo al booktrailler (os dejo el enlace de youtube) y ya decidís:


Nos seguimos en la lectura simultánea de "El nadador", de Joakim Zander, y nos leemos en las reseñas.

¡Buen fin de semana y felices lecturas!


sábado, 31 de mayo de 2014

Eloísa está debajo de un almendro, de Enrique Jardiel Poncela

Hoy retomo el blog con uno de esos títulos clásicos que descansaba en mi estantería y al que no había tenido la oportunidad de acercarme, aunque sí había visto hace algún tiempo la versión cinematográfica. Aprovechando que estoy apuntada a varios retos, he decidido sacar del descanso esta obra teatral que adelanto se lee en un suspiro y retrata bastante bien a unos personajes pintorescos en medio de una trama cómica no exenta de misterio.

El libro que hoy presento forma parte de la colección que de Clásicos españoles ofreció el Diario El País.

Título: Eloísa está debajo de un almendro
Autor: Enrique Jardiel Poncela

© Herederos de Enrique Jardiel Poncela
© De esta edición: 2005, Diario El País, S. L.

Formato: tapa blanda
ISBN: 84-9815-017-5
176 páginas

Sinopsis (tomada del propio libro):

En una atmósfera de misterio y disparate, los Briones, una familia de excéntricos, sacan a la luz un pasado lleno de sombras y secretos. El novio de una de las hijas, Fernando, que también oculta algo tras su extraño comportamiento, acabará por resolver todos los enigmas. El mayordomo es el único cuerdo en esta obra de personajes al borde de lo inverosímil.

Datos sobre el autor

Enrique Jardiel Poncela, novelista y dramaturgo español, nacido en Madrid en 1901. Fue uno de los grandes renovadores del humor en el panorama literario. Entre sus novelas figuran Amor se escribe sin hache (1929) y Pero, ¿hubo alguna vez once mil vírgenes? (1931); y entre las obras teatrales: Angelina o el honor de un brigadier (1934), Eloísa está debajo de un almendro (1940) y Los habitantes de la casa deshabitada (1942). Hijo de un periodista y una pintora, comenzó muy joven a colaborar con revistas como Buen Humor. Llegó a trabajar en Hollywood como guionista de la Fox. Los ladrones somos gente honrada fue uno de sus éxitos tras la Guerra Civil. Murió en 1952 arruinado e incomprendido por casi toda la crítica de su tiempo. Dejó una frase como epitafio para su nicho: "Si queréis los mejores elogios, moríos".
Buceando por la red buscando datos biográficos sobre el autor he accedido a un blog con su nombre, que al parecer llevan sus nietos, con fotos y datos de su vida. A continuación dejo el enlace, por si alguien está interesado en echarle un vistazo:
http://jardielponcela.blogspot.com.es/


Impresiones sobre el libro

"Eloísa está debajo de un almendro" es una obra teatral que consta de un prólogo y dos actos. Fue estrenada el 24 de mayo de 1940 en el Teatro de la Comedia de Madrid. Toda la trama tiene lugar en una misma noche, en tres escenarios distintos.

En el prólogo, que se desarrolla en las últimas filas de una sala de cine de barrio, se nos presenta un mundo castizo que parodia la gracia popular contra la que se revela el autor. Mariana y Fernando, los protagonistas principales, irrumpen en el escenario como dos seres de otro mundo, aristocrático y snob, el propio del teatro de Jardiel Poncela y del que se ocupará en los dos actos siguientes.
El prólogo sirve al autor para enfrentar dos mundos, el de la comicidad popular de la que huye en sus obras, y el propio del teatro que él representa alejado de éste, tomando como escenario un cine de barrio. El autor diferencia claramente en este prólogo las clases populares que disfrutan de la sesión de cine, de los verdaderos protagonistas de la trama, gracias sobre todo a la utilización del lenguaje, reservando el abuso de refranes a la hora de hablar y expresiones en las que se omiten las "des" finales (- Usté pue tener curiosidá) para los propios del barrio, y un lenguaje más refinado para aquellos personajes que irrumpen en su mundo, provocando con su llegada pasmo y estupor entre el público asistente (hasta el botones que vende bombones y caramelos cree que va a hacer su agosto por la llegada de tan selecto público). La irrupción en el cine de dos protagonistas femeninas que tendrán un peso importante en la trama, Mariana, de poco más de veinte años, y su tía Clotilde, de cuarenta y cinco años, ayudará al lector a conocer la peculiar historia de la familia Briones contada desde la perspectiva de la tía Clotilde; según ella, nadie se salva de la locura que parece afectar a todos los miembros de la familia, por la pesada herencia que llevan sobre sí.
Según Clotilde, la abuela de Mariana hacía vestiditos a las cerillas, el abuelo pasó los últimos años de su vida pelando guisantes, un tío pasó los últimos años de su vida en un manicomio y cuando ya estaba curado se quiso casar con el director, el padre de Mariana lleva muchos años sin levantarse de la cama porque así lo decidió un día, la hermana está desaparecida, de otra tía mejor ni hablar... Este es el panorama que se nos presenta en el prólogo, con un puntito de locura que parece afectar a toda la familia.
También sirve el prólogo para que conozcamos a la otra familia protagonista de la historia, los Ojeda, Ezequiel y Fernando, tío y sobrino, que también parecen esconder oscuros secretos. Fernando Ojeda es el novio de Mariana, y precisamente ese halo de misterio que lo envuelve es lo que atrae a Mariana (cuando se comporta como un novio formal no siente nada hacia él). El acercamiento de los Ojeda a los Briones tiene mucho que ver con el misterio que encierra la trama de esta historia.

El acto primero se desarrolla en un salón en casa de los Ojeda, y el protagonista principal es el padre de Mariana, Edgardo, que vive recostado en su cama, en un espacio abarrotado de muebles, donde no se puede caminar en línea recta. La aparición en escena de Fermín, el ayuda de cámara de Edgardo, el punto de cordura en la historia, acompañado de Leoncio, su posible sustituto, sirven de excusa para conocer aún más profundamente la locura que parece afectar a todos los miembros de la familia y da paso a escenas más o menos cómicas dentro de la extraña situación que se presenta. A pesar del buen sueldo que recibe, Fermín no puede soportar más tanta chaladura y espera que le sustituyan para huir de la casa. Aunque Edgardo lleva años sin levantarse de la cama, se empeña en viajar cada noche en tren y el mayordomo debe preparar el viaje, simulando la llegada a las distintas estaciones, mediante imágenes que se proyectan de los pueblos por donde se supone pasan. Una de las funciones del ayuda de cámara es aprenderse todos los pueblos que el tren recorre en su imaginario trayecto, para hacer verosímil este viaje ficticio que lleva a cabo Edgardo casi cada noche. Para conseguir ser digno del puesto de trabajo a cubrir, debe contestar un cuestionario misterioso que sea del agrado del propio Edgardo, aunque Fermín ya se encarga de dar las respuestas adecuadas al sustituto.
En este primer acto conocemos también a la tía Micaela, una mujer que pasea acompañada de dos grandes perros y que parece empeñada en que todos los sábados toca que entren ladrones en la casa, y a su señorita de compañía, Práxedes, que está en su sano juicio, aunque se empeña en hablar sola a gran velocidad.
Es aquí donde conocemos un misterio que también parece envolver a Ezequiel, el tío de Fernando en el que Clotilde parece interesada. En un bolsillo de su chaqueta Clotilde encuentra una libreta en la que tiene anotados nombres de mujeres, rasgos físicos y fechas en las que murieron. ¿Será un asesino en serie?
En este acto descubrimos que Fernando necesita que Mariana vaya a su casa, porque cree que ella tiene algo que ver con la resolución del misterio que envuelve su propia vida, y que tiene mucho que ver con el suicidio de su propio padre.

El acto segundo supone el desenlace de la historia y se desarrolla en la Finca de los Ojeda, donde acuden también los Briones, Mariana un poco en contra de su voluntad y los demás en su búsqueda. Aquí conoceremos el misterio que engloba a las dos familias y que enlaza pasado y presente de los protagonistas. La finca de los Ojeda resulta familiar a Mariana, aunque al parecer nunca había estado allí. Dimas, el criado de Fernando, pone aquí el punto cuerdo de la casa, aunque en algún momento parece actuar de forma extraña.
La escena en la finca pone al lector en antecedentes del desasosiego que envuelve la vida de Fernando, y que tiene mucho que ver con la muerte de su padre y la aparición de un vestido de mujer y un retrato de alguien muy parecido a Mariana. También conoceremos en este último acto cuál es el misterio que envuelve la excéntrica forma de actuar del tío Ezequiel, todo ello sin dejar de lado los toques de humor.
El encuentro de las dos familias en la finca de los Ojeda, ayudado por la falta de cordura de alguno de sus miembros, sacará a la luz un secreto que lleva en el olvido muchos años y que servirá para cerrar heridas y abrirá un nuevo futuro a los protagonistas.

Consideraciones finales

Estamos ante una obra muy interesante en mi opinión personal, que nos sirve sobre todo para pasar un buen rato, fácil de leer y entretenida, dirigida tanto a los que gusten leer teatro como a los que no, ya que la historia se nos presenta llena de situaciones cómicas y con un halo de misterio que se mantiene a la largo de toda la trama. Los diálogos resultan ágiles y divertidos, y ayudan a avanzar en la historia. Los diferentes escenarios son presentados al principio de cada una de las partes y ayudan a que nos hagamos una composición bastante clara de la trama luego descrita. Los diálogos ayudan a que nos acerquemos a los diferentes personajes sin que haya que perderse en descripciones interminables de los mismos, y eso agiliza la lectura.

Sin dudarlo, Eloísa está debajo de un almendro, resulta una lectura recomendable para pasar un buen rato enfrascados en los problemas que pueden acuciar a un grupo con el que a priori no nos sentiríamos identificados. Es sobre todo una buena excusa para retomar la lectura de esos títulos que quizá han quedado pendientes en nuestras estanterías, porque algunos nos recuerdan al instituto y a las lecturas obligadas; a mí con esta lectura me han entrado ganas de retomar algunos de estos clásicos pendientes.


Os dejo el cartel de la película dirigida por Rafael Gil en 1943, y protagonizada por Amparo Rivelles en el papel de Mariana, y por Rafael Durán como Fernando.

He tenido oportunidad de volver a verla en estos días y se acerca bastante a la obra teatral, aunque varía un poco en el prólogo, y reconozco que yo me había imaginado de otra forma la casa de los Ojeda, pero el argumento y los diálogos son bastante fieles a la historia. Echadle un vistazo si tenéis oportunidad.

Me ha gustado este acercamiento a un título clásico de nuestra literatura, seguro que no será el único que caiga este año; además, el acercamiento a los clásicos ayuda a cumplir retos, así que ¿qué más se les puede pedir?






domingo, 4 de mayo de 2014

Libros de intriga a 5'95 €, y en papel.

Supongo que estaréis al tanto de la selección de libros que el sello Debolsillo ha lanzado en el mes de abril, todos ellos a un precio de 5'95 €, y lo mejor de todo, para los que adoramos los libros tradicionales, en papel, eso sí, en rústica sin solapas, pero con el tacto del papel. Yo no me he podido resistir y alguno ha caído en mis manos. Por si no habéis visto la noticia, o no os habéis encontrado con los libros en la librería o superficie comercial (éste último ha sido mi caso), os lo recuerdo, para que vayáis "ojo avizor".



A continuación, los títulos seleccionados para esta promoción (espero que se repita pronto la iniciativa, que seguro que acaba cayendo alguno más, sobre todo si me aciertan el género).


La tristeza del samurái, de Víctor del Árbol.

El asesinato de una mujer tras la guerra civil española provoca una sucesión de hechos, asesinatos y condenas que afectarán a tres generaciones de una misma familia.
(416 páginas)

Evidentemente no me he podido resistir a la tentación de hacerme con este título, puesto que he leído muy buenas críticas de él y el precio esta vez no ha sido impedimento. Hace poco se realizó una lectura simultánea en las redes sociales, y yo no pude participar por no disponer de un ejemplar. Ahora, como suele pasar cuando compras libros, a buscarle su turno pertinente para que no quede olvidado en la estantería.





El complot de Whitechapel, de Anne Perry.

El superintendente Pitt se ve involucrado en una conspiración política que amenaza con derrocar la monarquía.
(336 páginas)


He leído algún que otro título de esta autora, pero reconozco que la tengo algo abandonada. El precio puede ser un buen aliciente para retomar su lectura, ¿no os parece?



Mentiras de sangre, de Mary Higgins Clark.

El padre de Monica murió sin conocer a sus padres biológicos. Ahora, quienes conocen el secreto de sus orígenes están dispuestos a matarla antes de que se descubra la verdad.
(368 páginas)

De esta autora he leído muchos títulos, de hecho tengo varios de sus libros gracias a una colección que de ella sacaron hace años a un precio asequible (siempre el tema económico) y creo recordar que éste lo cogí de la biblioteca. Son libros que se leen con facilidad, y si alguien tiene interés en hacerse con las obras de esta autora, qué mejor que un precio asequible. Aquí tenemos la oportunidad.



El ojo de Eva, de Karin Fossum.

El inspector Sejer investiga la muerte de una prostituta y su relación con una joven pintora.
(256 páginas)

El libro constituyó el debut de esta escritora noruega, a la que yo personalmente no he tenido el placer de acercarme, a pesar de que últimamente he leído mucha literatura nórdica de intriga y misterio escrita por mujeres.
Este título en concreto no estaban en el centro comercial, pero no descarto que se venga conmigo si lo encuentro.




Tengo que matarte otra vez, de Charlotte Link.

Un ex policía trata de encontrar al culpable de cuatro asesinatos en la ciudad de Londres y sus alrededores.
Un hombre observa en la oscuridad. Está esperando. ¿Está dispuesto a matar?
(624 páginas)

Este libro ya está en mi poder, lo compré hace algunos meses en una edición que sacaron en tapa dura de bolsillo y a un precio de 11'95 €. Me atrajo la sinopsis y el precio terminó por decantar su compra, pese a que no conocía a la autora. Acaba de salir publicado "En la guarida del zorro"; el título que aquí se ofrece puede ser un buen aliciente para acercarse a su obra, de la que he leído buenas críticas.



Sin una palabra, de Linwood Barclay.

Una noche, cuando Cynthia tenía quince años, su familia desapareció. Ahora, veinticinco años después, está a punto de saber qué pasó, aunque quizá sería mejor no averiguarlo nunca.
(400 páginas)

A este título ya le tenía echado el ojo hace tiempo. Me consta que está en la biblioteca que suelo frecuentar, leí la sinopsis y me atrajo bastante, aunque no lo cogí porque tenía algún que otro título pendiente de lectura. Sigo interesada porque a los que nos gusta el misterio este tipo de libros nos pierde. Seguramente acabe comprándolo si se cruza en mi camino (a no ser que vuelva a verlo libre en la biblioteca).



No digáis que los títulos no resultan atrayentes, y a un precio bastante asequible para tratarse de papel (hay veces que venden los e-books a precios privativos). Las ediciones de tapa dura a más de 20€ en algunos casos no están al alcance de cualquiera, por eso los que seguimos prefiriendo papel tenemos muchas veces que esperar a que los libros que nos interesan lleguen a las bibliotecas que frecuentamos, aunque lo malo es que en época de crisis las propias bibliotecas no cuentan con el presupuesto suficiente para estar al día en novedades, así que toca participar en varios sorteos y pedir un poco de suerte. Las grandes editoriales que quieren promocionar sus libros no se fijan en blogs modestos con pocos seguidores, y por tanto no ofrecen sus novedades para que las podamos reseñar. Personalmente no me puedo quejar, puesto que de vez en cuando recibo algún mail ofreciendo obras en digital, pero sigo sin lector electrónico (es algo que espero solucionar un día de estos, lo prometo) y me cuesta bastante leer en ordenador, así que solo acepto si se trata de libros cortos o de un tema que verdaderamente me llame, o si dispongo de mucho tiempo (vamos, sin prisa).

¿No podrían las editoriales más grandes fomentar la lectura ofreciendo como en este caso títulos atrayentes a un precio asequible? ¿Hay que recordar que 5'95€ son casi las "mil pesetas de antes"? A los que nos gusta leer y nos gusta el papel, nos cuesta también tener que elegir qué libros queremos comprar con el reducido presupuesto con el que a veces contamos. Estoy segura de que si se bajaran precios, a todos nos iría mejor, y las ventas se relanzarían. ¿No sois de la misma opinión? Por mi parte, que sigan con promociones como ésta, que seguro que yo acaba picando, aunque tema aparte será buscar sitio físico para colocar todos los libros que nos atraen y buscar tiempo para leerlos.